Inicio / En forma / Ejercicios / Mantener la línea de peso

En forma

Mantener la línea de peso

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 4 de abril de 2010

Este gráfico tan sencillo es una de las herramientas básicas cuando queremos adelgazar. Con él podremos visualizar en un segundo la evolución de nuestro peso para detectar si debemos reajustarlo y podremos controlar mejor nuestra dieta y nuestro estado de forma.

Trazar la curva
Es muy sencillo: dibuja un gráfico con una abscisa (línea vertical) en la que indicarás el tiempo en semanas, y una ordenada (línea horizontal) en la que marcarás el peso en kilos. A continuación, determina un momento fijo en el que pesarte. Para conseguir más fiabilidad hazlo siempre a la misma hora, con la misma ropa y en la misma báscula. Y es que de una báscula a otra, de un momento a otro del día o de un día a otro el peso puede variar considerablemente. Cuando te hayas pesado, apunta los kilos en el gráfico. A medida que pasen las semanas trazarás la línea de evolución.

Descifrar la evolución

La curva obtenida refleja la evolución del peso: cuando la curva asciende significa que has engordado, cuando se equilibra, que tu peso se mantiene y cuando desciende, que has adelgazado.
Dicha curva es básica si quieres hacer dieta porque con ella se visualizan los períodos en los que tiendes a relajarte y ganas peso con rapidez (tras un duro golpe, fatiga física, vacaciones, interrupción de la actividad física, etc.). Puede ser interesante anotar al lado de cada variación de la curva el motivo por el que dicho cambio ha tenido lugar. Así podrás identificar de un modo preciso las razones de la cogida o la pérdida de peso.

Ajustar el plan de adelgazamiento
Cuando hayas identificado los motivos es conveniente rectificar la curva atacando directamente los problemas: si la ascensión de la curva se debe a una disminución de la actividad física, retómala; si, en cambio, se debe a los excesos, inicia un período de recuperación alimenticia, etc.
Si tienes pensado acudir a un nutricionista, la curva también te será de utilidad porque el profesional podrá basarse en ella para determinar tu perfil ponderal, los motivos del sobrepeso, la facilidad (o no) para adelgazar, etc.
Un último consejo antes de coger papel y lápiz: no te centres en la variación que tiene lugar entre semanas. La evolución de la curva debe observarse tras un lapso de tiempo importante porque las hormonas mandan y pueden hacer que tu cuerpo cambie en cuestión de una semana sin necesidad de coger peso.

Consulta también:
El peso ideal
Reducir muslos
Cortar el hanbre y moderar el apetito

por Elena Bonet

Puede interesarte