Inicio / En forma / Ejercicios / El maquam: un método de relajación

En forma

El maquam: un método de relajación

por Redacción enfemenino Publicado en 4 de diciembre de 2009

>El ABC del maquam
El maquam es un método de relajación guiada que tiene lugar en una bañera con agua de mar a 32° C y música oriental de fondo. Esta terapia la realiza un osteópata con el objetivo de deshacer los puntos de bloqueo articular y de hacer que el cuerpo y el espíritu alcancen una relajación profunda. Es completamente beneficioso y un modo casi inmediato de reducir el nivel de estrés de forma considerable.

¿Sabías qué… El nombre de esta terapia proviene del lugar en el que se interpretaban las entrecortadas melopeyas magrebíes?

>El desarrollo de una sesión de maquam
Antes de cada sesión de relajación, hablarás un poco con el terapeuta para evaluar tu nivel de hidrofobia (te sorprenderás al darte cuenta de que en el fondo todos sentimos algo de fobia por el agua), te explicará detalladamente en qué consistirá la sesión y te pedirá que te dejes llevar y relajes todos y cada uno de tus músculos hasta la más mínima arteria, casi como hacer el muerto. Así que ¡cierra los ojos y a empezar!
El osteópata te dará la vuelta para que quedes boca bajo y con una mano sobre tu nuca y la otra en tus rodillas empezará el baile: iniciará sus movimientos al ritmo de la música oriental sólo debajo del agua. Te moverá de un lado a otro: repetición de genuflexiones, inmersión total en el agua, remolinos, etc. Tendrás la sensación de que has estado corriendo durante kilómetros, de haber cruzado un río y sin embargo apenas te habrás movido.
Para finalizar la sesión, verbalizarás las sensaciones que has tenido. Esta última conversación es básica para que el osteópata pueda adaptar las próximas sesiones de maquam y tratar tus verdaderas necesidades.

Información de base: Este método de relajación incluye varias inmersiones. El terapeuta te las indicará con una presión en el puño. Esperará a que cojas aire y a continuación te sumergirá la cabeza en el agua. No son obligatorias y es algo que te preguntará antes de iniciar la sesión. Si te niegas a las inmersiones no pasa nada, ninguno de los beneficios de la relajación se verá afectado.

>¿Cuáles son las contraindicaciones de esta terapia?
No está recomendada en casos de hidrofobia, claustrofobia o insuficiencias cardíacas.


Consulta también:
El masaje tailandés
El aquagym

Y también nuestro artículo:
Programa Okinawa: secretos del bienestar

por Redacción enfemenino

Puede interesarte