Inicio / En forma / Salud / Epic fails que amenazan a una sonrisa perfecta

© iStock
En forma

Epic fails que amenazan a una sonrisa perfecta

Elvira Sáez
por Elvira Sáez Publicado en 3 de mayo de 2017

¿Quieres mantener una sonrisa bonita? Aunque no lo creas, es posible que estés cometiendo algún error a la hora de cuidarla. Desde no elegir la pasta adecuada hasta no llevar una buena alimentación. Te contamos cuáles son algunos de los fallos que puede que estés cometiendo a diario y que dañan tus dientes. ¡Toma nota y evítalos!

Para cuidar nuestros dientes correctamente, hay bastantes detalles que debemos tener en cuenta. Aunque cepillarlos a diario es, sin duda, una de las claves, de poco sirve si no lo hacemos correctamente o restamos importancia a otros cuidados. Entre ellos tiene un papel fundamental acudir al dentista de forma periódica, llevar una alimentación equilibrada y elegir los productos adecuados. ¿Cuál de estos crees que es tu punto débil? Sigue leyendo, apunta todos los errores que debes evitar y presume de sonrisa como las protagonistas de nuestra galería.

1. No visitar al dentista

Lo has escuchado muchísimas veces, ¿verdad? Entonces, deberías tenerlo en cuenta. Aunque consideres que no tienes ningún problema bucodental, es importante acudir periódicamente al dentista (1 vez al año mínimo), para asegurarte de que todo está bien, prevenir posibles problemas o evaluar esas molestias habituales a las que quizá no has dado la importancia que requieren, como puede ser la sensibilidad dental o el sangrado de encías. También tienen tratamiento y solución.

2. Utilizar pastas o cepillos de dientes inapropiados

No, no todos los dentífricos y los cepillos de dientes son iguales. Y, por lo tanto, tampoco todos son adecuados para todos los tipos de dientes. Lo ideal es que elijas entre todas esas opciones los que son más adecuados para ti, un dentista puede asesorarte sobre ello. Respecto a las pastas de dientes, no solo debes fijarte en su sabor o en si es blanqueadora, ya que podrás encontrar otras que son específicas para el sangrado de las encías o los dientes sensibles. Y en cuanto a los cepillos, aparte de manual o eléctrico, los encontrarás con diferentes durezas y cabezales. Utilizar los productos adecuados te ayudará a proteger tu esmalte y prevenir la sensibilidad dental. En este caso, deberías usar un cepillo suave y mejor si el cabezal es pequeño para acceder bien a todos los espacios de tu boca.

3. No esperar un tiempo tras la comida antes de lavarte los dientes

Seguro que ya sabes que lavarse los dientes después de cada comida es fundamental para mantener una buena higiene bucal, ¿pero sabías que es recomendable esperar un tiempo antes de hacerlo? El motivo es que los alimentos (especialmente los más ácidos) alteran el pH de la boca y si no esperamos podemos dañar el esmalte. Procura tenerlo en cuenta a partir de ahora, ya que el desgaste del esmalte es una de las principales causas de la sensibilidad dental.

4. Cepillarse de forma incorrecta

Para eliminar los restos de comida y evitar la aparición de caries, manchas y enfermedades periodontales, es fundamental que te cepilles adecuadamente. Si no es así, podrías estar dañando tus dientes. Aquí te dejamos algunos consejos para que sepas si lo estás haciendo bien:

- El cepillado debe durar entre dos y tres minutos.
- Sigue un esquema fijo para no dejar ninguna zona sin limpiar.
- Coloca el cepillo en un ángulo de 45 grados (de forma que toque el diente y la encía) y realiza movimientos vibratorios sin desplazar el cepillo. Después se desplaza hacia la lengua con un movimiento giratorio.
- No hagas demasiado presión sobre los dientes.

5. Olvidar la seda dental y los colutorios

Es muy frecuente dejar la seda dental y los colutorios fuera de la higiene dental diaria. Sin embargo, también tienen su papel imprescindible en una buena higiene bucal. La seda dental ayuda a eliminar los restos de comida que hay en los espacios interdentales y, por lo tanto, a prevenir la acumulación de sarro. No obstante, si tienes encías sensibles o te duele al utilizarla, consulta al dentista. Existen otras opciones como los cepillos interdentales. En cuanto a los colutorios, ayudan a completar la higiene de tu boca, pero también es recomendable que elijas en función de los consejos de un odontólogo.

6. No cuidar la alimentación

Lo que comes también tiene mucho que ver con la salud de tu dentadura y, por tanto, la belleza de tu sonrisa. Seguir una alimentación sana, rica en productos frescos como frutas y verduras, es fundamental, ya que las vitaminas y los minerales influyen en la salud de tus dientes.

7. Abusar de alimentos azucarados o ácidos

Siguiendo con la dieta, hay alimentos que son especialmente dañinos para los dientes. Entre ellos se encuentran los que son muy azucarados (chucherías, refrescos, bollería), los que son muy ácidos (zumos de frutas, aliños...) o los que tiñen la dentadura como el vino o el café. Además de reducir su consumo, si se hace es importante cuidar la higiene posterior.

8. Apretar demasiado los dientes

Por último, otro de los hábitos que pueden amenazar a esa sonrisa soñada es apretar los dientes. Ya sea durante la noche o en situaciones estresantes del día a día, el bruxismo puede provocar desgaste dental, exponer la dentina y con ello producir sensibilidad dental. Sin olvidar que también genera dolor en las mandíbulas, entre otros síntomas. Si crees que es tu caso, no dudes en ir al dentista, ya que es posible que necesites una férula protectora.

¿Procurarás evitar estos epic fails a partir de ahora?

Y además:
4 claves para tener unos dientes sanos
Alimentos para cuidar los dientes: ¡mima tu sonrisa de forma natural!

por Elvira Sáez