Inicio / Pareja / Sexualidad / ¿Sexo a partir de los 40? 10 trucos para aumentar el placer

© iStock
Pareja

¿Sexo a partir de los 40? 10 trucos para aumentar el placer

por Redacción enfemenino Publicado en 26 de mayo de 2013
1 666 compartidos

Mucha gente joven piensa que el sexo termina en la treintena y no saben lo equivocados que están... A partir de los 40 se puede disfrutar, y mucho, de las relaciones sexuales, porque con esa edad ya nos conocemos mejor, sabemos lo que realmente nos gusta y entendemos el sexo de forma completamente diferente. Con estos 10 trucos que te proponemos te arrepentirás de haber pensado alguna vez que el sexo tenía fecha de caducidad.

La monotonía, la vergüenza y la falta de confianza son, a menudo, los peores enemigos del placer en las relaciones sexuales. Otras, sin embargo, tiene más que ver el hecho de pensar que ya somos mayores para ello o que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pues bien, ¡deja de pensar chorradas! Con ganas, con el compañero adecuado y poniendo todo de tu parte, el sexo puede ser muy placentero a cualquier edad. De hecho, con el paso de los años, puede serlo todavía más que en tu más tierna juventud. Si no lo tienes muy claro, aquí tienes 10 consejos para aprender a disfrutar como nunca sea cual sea tu edad.

1. Potencia los preliminares

Está bien, el coito puede ser tremendamente placentero, pero con el paso de los años una se da cuenta de que el cuerpo tiene innumerables zonas erógenas por explorar. La penetración ya no es el centro de todo y ahora interesa tanto o más aumentar el placer durante los preliminares.

© iStock. 1. Bésale todo, TODO el cuerpo

2. Sexo oral, la clave de todo

Qué duda cabe, el sexo oral es uno de los preliminares estrella. Cada vez es más gente la que lo disfruta y lo practica, pero si quieres algunas claves para practicarlo y aumentar el placer, tienes que tener varias cosas en cuenta, como presionar la zona con la lengua, los labios y también los dedos (en las ingles o el perineo, por ejemplo). Un truco extra: bebe un refresco de cola o una bebida dulce antes de practicarlo. Puede parecer una tontería, pero con ese tipo de bebidas la lengua se vuelve más suave y produce más saliva, dos de las claves para aumentar el placer.

3. Utilizad lubricante

El lubricante, hoy en día, es fundamental para aumentar el placer en las relaciones sexuales. Muchas mujeres, debido a la edad o a otros factores como el estrés, no lubrican de forma natural tanto como para mantener relaciones del todo placenteras. Y es que se estima que más del 40% de las mujeres sufre de sequedad vaginal, un problema que causa picor, quemazón, dolor genital y flujo escaso. La utilización de un lubricante específico puede ser la solución perfecta para este problema. ¿Qué haríamos sin nuestros queridos lubricantes?

4. Fuera prácticas tabú

Algunas personas se acomodan con el paso de los años pero, afortunadamente, hay quien se esfuerza por innovar y descubrir nuevos mundos de placer. Una mujer madura ya sabe lo que le excita y, por lo tanto, puede potenciarlo a través de nuevas y excitantes prácticas. ¿Por qué no probar con el beso de Singapur, el annilingus, o el sexo anal? El placer sexual tiene infinitas aristas, así que comunícate con tu pareja de forma activa y propón variar de vez en cuando en vuestras relaciones.

5. No te limites a la cama

Además de variar en cuanto al tipo de prácticas que realices, también te recomendamos cambiar de escenario. Muchas veces nos limitamos a la cama y no nos damos cuenta de que el morbo de practicar sexo en lugares diferentes también puede hacer que aumente el placer. Prueba a hacerlo en plena naturaleza, en otros lugares de la casa o, por qué no, en el coche. Aquí te dejamos unas cuantas ideas si te animas por esta última opción.

6. Conócete a ti misma

Para aumentar el placer no solo vale con esforzarse durante las relaciones sexuales. La autoexploración es fundamental, y darse placer a una misma, altamente recomendable. Está probado que la masturbación es buena para la salud física, sexual y emocional, mientras que autoexplorarse sirve para saber exactamente dónde hay que poner hincapié a la hora de practicar sexo. ¡No ignores tu propio cuerpo!

7. El objetivo no es el orgasmo

En los últimos meses se ha puesto muy de moda el slow sex, un concepto que viene a explicar que, si se hace despacio, el placer en las relaciones aumenta. Y es que a partir de los 40 alcanzar el orgasmo ya no debe ser una prioridad. A esa edad se busca más disfrutar a cada momento de lo que dure el encuentro sexual, sin prisas, y por ello obtendrás más placer retrasando la eyaculación, alargando los preliminares y el coito. ¿Sabes lo que dicen de que para disfrutar de la comida debes masticarla al menos 30 veces? Pues en el sexo, algo parecido.

8. El sexo comienza vestidos

No tengáis prisa por desvestiros. En la misma línea que el anterior punto, si quieres aumentar el placer, debes hacer que sea más intenso. Enciende unas velas, pon algo de música, prepara una cena romántica... Y desvestíos poco a poco. Crear el ambiente adecuado antes de mantener relaciones también ayuda a aumentar la sensualidad y, por tanto, el placer. Otra idea: utiliza alguna de estas canciones para hacer un streptease a tu pareja o que él te lo haga a ti. ¡Os derretiréis!

9. ¡Reíd mucho!

Puede parecer una tontería, pero la complicidad y la confianza os quitará cualquier miedo y os ayudará a deshinibiros en la cama. Esto es de esas cosas que vas entendiendo mejor con la edad. Cuando estáis en mitad de los preliminares, a veces es bueno parar un poco, hablar, reíros, contaros alguna fantasía y, por qué no, decidir realizarla ese mismo día. Seguro que os resulta excitante variar de papeles por un día.

También es importante que le hables y le digas qué te excita, dónde te gusta que te toque o cómo puede hacerte disfrutar más en la cama. A menudo cuando somos jóvenes, nos avergüenza decir ese tipo de cosas, pero con la edad se va pasando. Y si aún así te sigue dando vergüenza, prueba con el lenguaje no verbal: díselo aumentando los decibelios de los gemidos cuando algo te guste mucho. Así sabrá por dónde continuar.

10. Posturas adaptadas a vosotros

Igual que no hay dos hombres iguales, tampoco hay dos penes iguales. Y es que aunque haya algunos que se parezcan, lo cierto es que un pene puede tener varias formas diferentes y, según dicha forma, habrá posturas que den más o menos placer. Cada uno tiene sus puntos fuertes: por ejemplo, un pene curvo va a hacer que sea mucho más fácil llegar al punto G, mientras que uno completamente recto suele ser más placentero para cavidades más estrechas, como el sexo anal. Por eso te animamos a probar diferentes posturas del kamasutra para descubrir qué os da más placer. ¡Que no todo sea el misionero!

Y además
¿Dolor en las relaciones sexuales? La clave para solucionarlo
10 errores a evitar en la cama: qué no debes hacer

por Redacción enfemenino 1 666 compartidos

Puede interesarte