Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Comedores escolares, la mejor alternativa saludable

© iStock
Maternidad

Comedores escolares, la mejor alternativa saludable

por Redacción enfemenino Publicado en 4 de julio de 2018
119 compartidos
A-
A+

Con trabajos que nos ocupan todo el día y con empresas en las que los horarios todavía son poco flexibles muchas veces no nos da tiempo de gestionar las comidas y no nos queda más remedio que dejar a nuestros peques en el comedor del cole... ¿cómo saber si su alimentación es la adecuada?

Nuestros compromisos diarios, el trabajo y nuestra rutina del día a día que a veces es más estresante de lo que nos gustaría hacen que hacer la comida de mediodía con los niños en casa se complique. Una de las alternativas más frecuentes es dejar a los peques en el comedor escolar (ya sea en colegios públicos o privados), sin embargo, cuando se trata de las primeras veces, nos solemos plantear algunas dudas sobre si la comida de los comedores de los centros educativos es todo lo saludable y variada que nos gustaría. Incluso existen algunos beneficios para los padres en este sentido ya que pueden conseguir becas para los comedores escolares bien sea por programas de las Comunidades Autónomas o Ayuntamientos, infórmate en el centro donde va de tu hijo preguntando a sus docentes y consigue las solicitudes en el caso de que cuentes con este servicio. ¿Cómo son las comidas de los comedores escolares? ¿Cómo se preparan? ¿Cuáles son las necesidades nutricionales de un niño? ¡Te resolvemos todas tus preguntas a continuación!

Necesidades nutricionales de los niños

Se trata de una época en la que nuestros hijos se están desarrollando tanto física como intelectualmente y para conseguirlo es esencial que mantengan una alimentación y dieta equilibrada. El aporte de energía que les ofrecen los alimentos es esencial para su día a día. La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, recomienda las siguientes cantidades de calorías diarias que necesitan los niños.

Cada comida debe aportar los nutrientes esenciales desde el inicio del día: vitaminas (verduras, ensalada y frutas), proteínas (carnes, pescado o huevos), calcio (leche y derivados) e hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbres y pan). Es importante que tomen agua y eviten los refrescos azucarados con gas. Asegúrate de que el menú del comedor incluye semanalmente todos estos alimentos. Cada alimento tiene una función concreta y aportará una cantidad de principios nutritivos determinados para los niños. La forma de combinar y gestionar los alimentos será crucial para el desarrollo y la salud del niño tanto para el invierno como para el verano.

Descubre: Meriendas para niños

Meriendas para niños © iStock

¿Cómo funciona la cocina del comedor escolar?

A veces suele ser una empresa especializada la que se encarga de preparar las comidas que más tarde se sirven en los comedores escolares. Pero en otras ocasiones, los encargados de cocinar son especialistas del sector.

Los comedores tienen que respetar una serie de normas estrictas de las escuelas tanto para el uso de utensilios por el alumnado como para la higiene en general a la hora de manipular alimentos. Entre estas normas se incluyen: lavarse continuamente las manos con jabón anti bacteriano, limpiar y desinfectar la cocina después de cada jornada, comprobar la correcta refrigeración de los alimentos o elaborar un menú variado y equilibrado en el que diariamente se ofrezcan productos con calcio a los niños (leche o yogur) y fruta.

La elaboración del menú del comedor escolar debe llevarla a cabo un nutricionista y todos los menús deben estar revisados por las autoridades sanitarias así como por expertos formados en Estética y Nutrición. También es importante hacer revisiones y análisis esporádicamente a los niños para ver si su alimentación está siendo la adecuada. En España son casi 2 millones los niños que comen en los comedores escolares a diario y existen distintos tipos pero la situación ideal que deben cumplir todos ellos es:

>Debe ofrecer siempre primer plato, segundo plato y postre. El segundo plato debe alternar carne, pescados y huevos. Como postre los lácteos y la fruta serán siempre la mejor opción y por supuesto, tener siempre en cuenta las alternativas alimentarias para aquellos alumnos con necesidades especiales.
>Supone entre el 30% y el 35% de las necesidades nutricionales del día.
>Debe influir en la educación en hábitos saludables y modales en la mesa.

© iStock

Información para los padres

Es esencial que los padres estén informados de la alimentación que se administra a los niños en los comedores escolares. Que conozcan el menú, cómo se prepara, quién lo prepara y quiénes son los miembros del personal, entre otras cosas. El menú mensual del comedor se reparte entre los padres para que puedan llevarse la información a casa y la tengan en cuenta para no repetir platos similares en la cena.


Se recomienda que el centro organice reuniones informativas y educativas, y se celebren jornadas de puertas abiertas. La empresa que se encarga de elaborar los menús o la propia cocina del colegio está obligada a informar sobre la composición de los alimentos a los padres que lo soliciten, para evitar así posibles riesgos alérgicos. Así mismo, si un niño presenta alguna alergia alimentaria, se debe comunicar a la cocina del comedor para que tomen medidas y sustituyan aquellos alimentos que el niño no puede tomar por otros. Por ejemplo, a los niños alérgicos a la lactosa, en vez de leche de vaca se les suele dar leche de soja.

Ventajas del comedor escolar

Además de permitirnos a nosotras compaginar la vida laboral, los comedores escolares tienen también ventajas para los niños:

  • Les ofrece un menú semanal variado en el que se asegura el aporte de los nutrientes esenciales.
  • Ayuda a los niños a comer mejor y a comer de todo, incluyendo aquellos platos que no suelen gustarles demasiado, como el pescado, las verduras o las legumbres.
  • Les ayuda a establecer una rutina diaria.
  • Favorece la socialización e integración de los niños: comen acompañados, imitan conductas positivas y establecen nuevas amistades, especialmente durante el recreo.
  • Adquieren normas y hábitos de higiene: lavarse las manos antes y después de comer, cepillarse los dientes, sentarse rectos, no comer con la boca abierta, utilizar los cubiertos y no las manos...

Teniendo en cuenta todos estos factores y asegurándonos de que el comedor del colegio de los niños y niñas cumple con todos los requisitos, no deberíamos tener dudas ni desconfianza a la hora de dejar a los peques en él. Recuerda que puede ser la mejor opción y, a veces, la única que nos queda vaya a escuela pública o a privada, eso es indiferente ya que el menú debe ser el mismo.

Y además:
Adolescentes: ¿cómo se conocen a sí mismos?
Fobia escolar: cómo ayudar a tu hijo a superarla

por Redacción enfemenino 119 compartidos