Inicio / Maternidad / Bebés y niños / 10 errores que cometen los padres a la hora de hacer los deberes con sus hijos

© iStock
Maternidad

10 errores que cometen los padres a la hora de hacer los deberes con sus hijos

por Cristina Gonzalez Publicado en 15 de enero de 2015

Fuera del horario escolar, los niños también tienen que hacer deberes en casa y, aunque es una responsabilidad suya, también incumbe a los padres a la hora de ayudarles, aunque a veces no sepan muy bien cómo hacerlo. ¿Quieres saber qué errores se suelen cometer y cómo poder corregirlos?

No siempre es fácil ayudar a los niños con las tareas del cole: requieren mucha paciencia, constancia y un conocimiento de la materia que nuestros hijos están dando. Por eso es normal que la hora de los deberes se convierta para algunos padres en una de las más temidas. Probablemente queramos ayudar a los niños de la mejor manera posible, pero no siempre sabemos cómo hacerlo. Por eso, hemos querido recoger algunos consejos de dos expertas en educación. Carmen Guaita, profesora y vicepresidenta del sindicato de profesores de ANPE, y María José Díaz-Aguado, Catedrática de Universidad en Psicología de la Educación. Ambas explicaron en una entrevista para ABC y en un informe de la Fundación Antena 3, respectivamente, los errores que suelen cometer los padres a la hora de ayudar a sus hijos con los deberes y cómo solventarlos.

© iStock

1. Hacer los deberes en cualquier lado

Muchas veces los niños hacen sus tareas en el sofá, con la televisión encendida o en la cocina mientras los padres preparan la cena. Lo ideal sería realizarlos en un lugar tranquilo y sin distracciones, para que vean que los padres se toman en serio su trabajo y ellos puedan concentrarse mejor.

2. Protestar porque tienen muchas tareas

Hay que aceptar la realidad y respetar dentro de lo posible la decisión del profesor. Si tiene más deberes de lo habitual, tendrá que hacerlos igualmente. De este modo estaremos preparando a los niños para que se esfuercen y trabajen en el futuro. En el caso de que creamos de verdad que el niño está saturado de deberes, siempre podemos hablar con su profesor, pero no quejarnos delante de ellos.

3. Hacer nosotros los deberes

Cuando perdemos la paciencia, a veces terminamos haciendo nosotros los deberes para que el niño termine más rápido. Pero hay que pensar que eso no beneficia a nuestros hijos: ni les estamos inculcando disciplina ni adquieren conocimientos nuevos, por eso deben hacerlos con nuestra ayuda, pero ellos solos.

4. Regañarles por no saber hacerlos

Si los niños tienen dudas y dificultades a la hora de hacer los deberes, será mejor que se las consulten a su profesor al día siguiente. Lo que no podemos hacer es regañarles cuando no sepan hacer algo ni crearles ansiedad con temas relacionados con la escuela.

5. No prestarles demasiada atención

A veces no nos tomamos en serio sus tareas o nos aburren y nos distraemos con otras cosas. Guaitana afirma que tenemos que soltar el smartphone y estar disponibles para ellos, mirándoles y escuchándoles cuando lo requieran.

6. Imponer un control absoluto

Nosotros no somos los profesores, sino sus padres, y simplemente tratamos de ayudarles. Por eso es mejor no presionarles a la hora de preguntarles la lección y demostrar que confiamos en ellos.

7. No infundir los ánimos suficientes

María José Díaz explica que "un afecto incondicional, que les dé seguridad sin protegerles en exceso", es uno de los pilares básicos en la educación escolar de los niños. Infundir seguridad en nuestros hijos es uno de los requisitos básicos a la hora de realizar las tareas escolares.

8. Permitir que hagan los deberes cansados

Las actividades extraescolares están bien, pero siempre con moderación. A veces no somos conscientes de todo lo que hacen los niños: deportes, idiomas, música... Hay que procurar que estas actividades se adecuen a la personalidad del niño y no interfieran en sus obligaciones. Si los niños llegan cansados a casa, les costará más hacer los deberes.

9. No dedicarles el tiempo suficiente

No siempre se puede sacar el tiempo necesario para ayudar a los niños, ya que el trabajo y las tareas del hogar requieren también de nuestra atención, pero es importante priorizar cuando sea posible el rato libre que tengamos para poder estar con ellos mientras hacen los deberes.

10. No darles autonomía

Los deberes escolares son refuerzos para su aprendizaje y, sobre todo, una ocasión para aprender a trabajar de manera autónoma. Los padres pueden explicarles las dudas, pero es mucho mejor que les ayuden a encontrar por sí mismos la respuesta que buscan en sus libros de texto.


Lo importante es hacer que el niño se sienta cómodo con nosotros, prestarle toda la atención que nos sea posible y establecer un momento al día para que pueda hacer los deberes con tranquilidad. Tampoco podemos olvidarnos de realizar una pequeña pausa para descansar, sobre todo pasada la hora y media de trabajo. Sabiendo todos estos consejos, ¡seguro que la hora de los deberes es pan comido!


​Y además:
Tener hijos no es tan idílico como nos cuentan: 10 imágenes que muestran la cruda realidad
¿Por qué tienen los niños amigos imaginarios? Consejos para padres

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte