Inicio / Maternidad / Bebés y niños

Maternidad

¿Sabes qué hacer si tu bebé recién nacido no come?

por María Viéitez Creado en 26 de septiembre de 2019
¿Sabes qué hacer si tu bebé recién nacido no come?© Getty

Esta es una de las principales preocupaciones de las madres: si el recién nacido no come (o no come lo suficiente) significa que algo va mal. Sin embargo, no debes alarmarte: la falta de apetito de los niños recién nacidos es muy común. En cualquier caso, siempre es recomendable conocer las razones por las que nuestros pequeños no quieren comer y saber cómo debemos proceder en los casos más complejos.

El organismo de un recién nacido es perfectamente capaz de regularse por eso, si no come lo suficiente, no debes preocuparte en exceso. De hecho, a menudo, los bebés que comen poco sólo están experimentando una fase de cambio como, por ejemplo, la transición de la leche a los alimentos para bebés, que al haber alterado sus hábitos, puede provocar en tu bebé un rechazo temporal de los alimentos.

Las fases más delicadas tienen lugar durante los primeros días y semanas de vida de tu pequeño, más concretamente durante la fase de destete, cuando se da cuenta de nuevos sabores y texturas. Por supuesto, no debemos olvidar que la falta de apetito puede estar relacionada con una molestia física, pero estos casos son menos frecuentes y pueden tener origen en, por ejemplo, una intolerancia alimentaria, febrícula o diarrea.

Es común que esto asuste a madres y padres primerizos, que se preguntan qué hacer, pero no debes alarmarte. Para poder responder a esta pregunta primero debes saber identificar la causa (siempre y cuando exista una razón específica) y, después, actuar en consecuencia. Aun así, debes tener siempre en ente que jamás debes forzar a un niño a que coma, incluso aunque, aparentemente, coma poco, ya que solo su cuerpo sabe cuál es la cantidad correcta de alimento que necesita para crecer.

Video por Patricia Álvarez

De 0 a 3 meses: miedo a que el recién nacido no coma y no aumente de peso

En los primeros tres meses un niño que no come puede suponer una gran preocupación para sus padres, que pueden pensar que no va a crecer lo suficiente. En relación con este temor, debes tener en cuenta que lo único que importa en las primeras etapas es que el aumento de peso sea constante y no tanto la velocidad a la que lo haga. Sobre todo, debes vigilar que los valores no disminuyan.

Durante el primer trimestre, lo que se considera adecuado es un aumento de entre 130 y 200 gramos por semana (con las excepciones necesarias). Por otro lado, no debes preocuparte si después de los dos primeros meses el crecimiento del peso se vuelve significativamente menos regular.

Son varios factores pueden contribuir a la falta de apetito del bebé durante el primer trimestre. Uno de ellos es la adaptación a la nueva situación ambiental, completamente diferente a la que estaba acostumbrado en el vientre de su madre. Otro de ellos puede ser un cambio de hábitos rutinario. Aunque parezca insignificante, un movimiento brusco mientras amamantas a tu bebé o, incluso, un timbre inoportuno, puede asustarle y desorientarle cortándole el apetito de golpe.

En estos casos, no hay nada de qué preocuparse: sólo tenemos que esperar a que nuestro hijo recupere la posesión de su querida rutina. Si la negativa a tomar leche se debe a alguna enfermedad o patología es diferente, pero lo discutiremos con más detalle más adelante.

Destete: qué hacer si tu recién nacido no quiere comer alimentos para bebés

A la edad de 6 meses, el recién nacido comienza la fase de destete, es decir, el momento en que deja gradualmente de tomar leche materna para empezar a beber del biberón y a tomar sus primeras comidas. Este es un paso natural en el crecimiento del bebé, que normalmente no tiene por qué ocasionar ningún 'trauma' en particular. Sin embargo, puede ser difícil para ellos acostumbrarse al cambio y también pueden negarse a comer al principio. Pero recuerda, ¡nada de dramas!

Si su bebé no toma leche del biberón, trata de intercalarla con el pecho al principio, aumentando el número de tomas artificiales día a día. De esta manera, le será más sentillo empezar a percibir como natural la tetina del biberón y, a la larga, la preferirá.

Si el problema es que tu bebé se niega a comer su comida, la cosa cambia. en este caso entran en juego los nuevos sabores, nuevos olores y nuevas texturas, que son completamente diferentes a la leche a la que estaba acostumbrado. Por eso, es normal que el niño al principio muestre un poco de desconfianza. Si a los 6 meses el bebé no quiere comer alimentos, lo más importante es mantener la calma: no olvidemos que hasta que cumple un año, la leche sigue siendo un elemento fundamental en la nutrición del bebé y que los alimentos para bebés sólo se utilizan como complemento. Así que, no lo olvides: ¡tu bebé no morirá de hambre aunque al principio le sea difícil aceptar la comida para bebés!

Dicho esto, te animamos a que pruebes métodos diferentes Por ejemplo, si tu recién nacido no quiere comida para bebés por su sabor, puedes intentar endulzarla añadiendo algún ingrediente. Otro buen recurso es dejar que el niño interactúe con la comida, permitiéndole tocarla y jugar con ella: te aseguramos que al final querrá probarla.

Ante todo, nunca debemos perder la paciencia y tratarle siempre con suavidad ya que, de lo contrario, percibirá e nerviosismo y lo transformará en ansiedad. Debes intentar que esté tranquilo durante el momento de la comida, por ejemplo, hablándole con carió o cantándole una canción infantil. Esto le ayudará a relajarse y no sentirse forzado.

¿Qué pasa si el bebé no come porque está enfermo? Causas y soluciones

Hemos dicho repetidamente que la falta de apetito de tu niño no debería causar una alarma particular porque es a menudo un fenómeno natural. Sin embargo, no se puede excluir la posibilidad de que el rechazo sea causado por una enfermedad o molestia física.

En la mayoría de los casos se trata de enfermedades rutinarias y leves, como resfriados, gripe, bronquitis, otitis, gastroenteritis, alergias o posibles intolerancias alimentarias. Estas patologías tienen entre sus posibles efectos la falta de apetito. ¿Qué debemos hacer si neustro bebé recién nacido no come porque está enfermo?

En primer lugar, nunca debes forzarle a que coma, incluso si no lo ha hecho en las últimas 24 horas. Sin embargo, si es recomendable que les animes a beber: si se trata de fiebre, una infección respiratoria o un trastorno gastrointestinal con diarrea, es aconsejable darle mucha agua a para prevenir la deshidratación.

Cuando se sientan mejor, ellos mismos reclamarán la comida. Esto compensará en poco tiempo la pérdida de peso causada por la enfermedad. Ni que decir tiene que si la pérdida de apetito dura varios días, siempre es mejor ponerse en contacto con el pediatra.

María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …