Inicio / Cocina / Cocina española

Cocina

Enoturismo en globo, una experiencia de altura

por Laura Sutil Creado en 1 de junio de 2016
Enoturismo en globo, una experiencia de altura

Montar en globo es, probablemente, una de esas experiencias que todo el mundo debería probar al menos una vez en la vida. Si el vuelo además forma parte de una jornada de enoturismo por la Ribera del Duero, te garantizamos una experiencia inolvidable. Para que te acabes de decidir, a continuación te contamos nuestra experiencia. ¡Ha sido genial!

Tengo vértigo, vértigo a las alturas pequeñas y la falta de equilibrio. Por eso, cuando a las 7.15 de la mañana vi ante mí la cesta de lo que sería el globo con el que surcaríamos el cielo de la Ribera del Duero, me quedé pálida. Por suerte, soy de esas personas que, a pesar del miedo inicial, se acaban atreviendo a casi todo. Desde luego, la experiencia y las vistas bien merecían la pena. ¡Mira!

La Ribera de Duero desde las alturas

El enoturismo está más de moda que nunca y si hablamos de la Ribera del Duero, las opciones se multiplican. Nosotras no quisimos perder la oportunidad de vivirlo en nuestras propias carnes gracias al prestigioso Grupo Matarromera, con sede en Valbuena de Duero y otros pueblos limítrofes de la milla de oro de esta denominación de origen. En esta jornada de enoturismo, pudimos acercarnos al mejor vino desde su origen: desde los viñedos que crecen en la tierra austera y curtida y también desde el cielo, casi siempre despejado en Castilla en esta época del año.

También te puede interesar

Después de ver cómo poco a poco se hincha la gran lona de colores del globo y quedarnos casi sin aire por el miedo, al fin nos montamos en la cesta. Entonces, la sensación de serenidad nos invade. Aunque el conductor del globo nos recomienda que no miremos abajo mientras se eleva, lo cierto es que el paisaje es tan maravilloso que no podemos evitarlo y cuando hemos alcanzado los 300 metros de altura, nos sentimos más libres que nunca y, por si la sensación no fuese suficiente, las vistas son inmejorables.

A 12 km/h nos elevamos por encima de las hectáreas de viñedos, oteamos a lo lejos el castillo de Peñafiel, el curso del río Duero y uno de los enólogos del grupo que viaja con nosotros nos cuenta que en el siglo XII unos monjes medievales comenzaron a producir vino de forma artesanal en un monasterio ubicado esa misma tierra. La calidad del vino entonces ya debía ser sublime, ya que era el elegido para beber en la Corte española. Cuando estamos en el punto más alto de nuestro recorrido, hacemos lo que se conoce como Bautismo de Vuelo para estrenarnos en las alturas. Esto consiste en hacer un brindis. En este caso y, como no podía ser de otra manera, lo hacemos con un espumoso de la Bodega Matarromera.

Una hora después de comenzar la aventura, llega el momento de volver a poner los pies en los amplios campos de Castilla. Vaya por delante que aterrizar un globo no es tarea sencilla: "sabemos de dónde salimos pero no a dónde llegaremos", nos cuenta el conductor antes de despegar. Pero sí, al fin lo conseguimos y continuamos con nuestra ruta enoturística.

A pie de campo

© Grupo Matarromera

En los alrededores de la milla de oro de la Ribera de Duero, el Grupo Matarromera tiene tres principales bodegas: Emina, Matarromera y Rento. Cada una de ellas tiene unas características muy peculiares que imprime un carácter muy especial en el vino que se produce en cada uno de estos templos del vino. Emina es el vino más joven y la bodega más moderna, dotada de todos los sistemas más vanguardistas para convertirla en eco sostenible. Se trata de una de las bodegas más transgresora de España y en ella son fundamentales los procesos de investigación que aseguran la calidad del vino. Esta bodega incluye además una increíble sala en la que duerme el vino en unas 5.200 barricas. Todo un espectáculo visual que, sin duda, hará las delicias de los amantes del buen vino.

Cuando terminamos la visita guiada a las bodegas Emina, nos desplazamos a la de Matarromera, mucho más pequeña pero sin perder ni un ápice de encanto y destilando esa elegancia propia del grupo bodeguero. Además, allí nos enteramos de uno de los secretos mejor guardados del grupo de Carlos Moro: en una zona de esta bodega hay arcones en los que se guardan los mejores vinos de importantes familias entre la que destaca la propia Familia Real Española, la familia Jurado o Ainhoa Arteta entre otras personalidades.

¿Cómo puedes vivir esta experiencia?

Después de conocer nuestra experiencia, si tú también quieres vivir una jornada irrepetible, no tienes más que decidirte por una de las ofertas enoturísticas que tiene el grupo y que, sin duda, te hará pasar un día inolvidable. Nosotras te recomendamos el pack que incluye viaje en globo, la visita a las tres bodegas del grupo con cata de diferentes vinos en cada una de ellas y una muy especial en barrica en Rento.

Además, podrás disfrutar de almuerzo de productos de la zona convenientemente maridados y, si tienes niños mayores de 8 años, puedes llevarlos contigo a esta aventura que les va a encantar. Todo ello por un precio de 280 euros por persona. Para informarte, puedes escribir al mail enoturismo@mataromera.es o visitar su web www.grupomatarromera.com.

¡Totalmente recomendable!

Laura Sutil
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte