Inicio / Cocina / Cocina internacional / Las espinacas

Cocina

Las espinacas

por Elena Bonet Publicado en 27 de noviembre de 2009

Esta planta hortense originaria de Asia se presenta en forma de hojas verdes, lisas y ligeramente combadas unidas por un tronco crujiente y grueso.

Elegirlas
Es mejor comprarlas frescas que en bote o congeladas, garantía de que conservan todos los nutrientes y vitamina C. Para elegirlas según la apariencia puedes optar por varios métodos dependiendo del tipo de espinacas que quieras. Si buscas grandes hojas, elije las más robustas y lustrosas, de un verde intenso con el tronco flexible y crujiente. Si quieres brotes jóvenes, elije las hojas tiernas de un verde claro que no estén rotas.

Conservarlas
Tenlo claro, las espinacas no se conservan más de dos días en la nevera. Además es más que aconsejable consumirlas el mismo día que se compran. Si las guardas en la nevera no olvides envolverlas en un trapo húmedo o meterlas en una bolsa de papel, no de plástico. Una vez cocidas vigila porque se oxidan muy rápido así que mejor que las comas el mismo día que las cocines, sino pueden volverse tóxicas.

Cocerlas
Si has comprado espinacas frescas lávalas y sécalas concienzudamente. Recuerda que cuecen muy rápido en gran cantidad de agua hirviendo. Sólo son necesarios 3 o 4 minutos y ya podrás escurrirlas.
También puedes pasarlas 5 minutos por las sartén con un poco de mantequilla y especias (así perderán menos vitaminas). O sino consúmelas crudas en una ensalada, ¡están deliciosas!

Trucos para prepararlas
En el caso de las espinacas que se resisten, es decir, las rebeldes con un tronco grueso, es mejor hervirlas primero. A continuación, pásalas por agua fría y presiónalas para eliminar la máxima cantidad de agua posible. Y ahora sólo te queda ligarlas con una crema o un huevo. Aquí tienes un truco para aromatizarlas: pincha un diente de ajo o un poco de cebolla en un tenedor y da vueltas a las espinacas con él.

¿Qué platos cocinar con las espinacas como base?
Por un lado están las ensaladas, en ellas las espinacas combinan con fresas o queso de cabra, cítricos o parmesano. Cocidas van bien con cualquier preparado o con carne roja o de ave en salsa. En quiches, gratinadas, en suflé, en una sabrosa lasaña con queso de cabra. Incluso en puré o potaje con crema fresca se derriten en la boca. ¿Sabías que son un sabroso relleno para el pescado?

Consulta también:
Las endibias
La bechamel
La lasaña

por Elena Bonet

Puede interesarte