Inicio / Cocina / Cocina internacional / Pollo al horno: cómo lograr que quede un plato jugoso y crujiente

Cocina

Pollo al horno: cómo lograr que quede un plato jugoso y crujiente

por Carla Dominguez Publicado en 11 de abril de 2019
525 compartidos

El pollo es una receta fácil y saludable que podrás hacer tanto para diario como para un evento especial con la familia, así que ¡toca cocinar!

La receta de pollo al horno es muy fácil de preparar y suele gustar a casi todos los invitados. Además, de ser una receta perfecta para poner en una comida familiar, puedes utilizar este plato para un día cualquiera entre semana. El pollo es una de las aves más saludables junto con el pavo, además de ser fácil de cocinar si tampoco te gusta mucho el mundo foodie. Este tipo de cocina, saca de muchos apuros, y por supuesto además de ser rápida es muy saludable. ¡Te lo contamos!

El pollo es una carne con muchos nutrientes, y por supuesto tiene un precio mucho más asequible que otro tipo de carnes. Incluso es una de las carnes más versátiles aunque no lo creas. Por eso, si eres de los típicos que acude una y otra vez al soso cerveza, a la naranja, al curry, al ajillo.. Pero hoy le toca el turno del pollo al horno, así que ¡sigue leyendo!

Receta de pollo al horno paso a paso

Ingredientes

  • 1 pollo entero
  • 4 patatas
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 5 granos de pimienta negra
  • Unas ramas de perejil
  • Sal
  • Medio limón
  • 1 vasito de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra

Modo de preparación
Para preparar el pollo lo primero es conseguirlo en la carnicería y que esté limpio por dentro para asar. Aún así cuando llegues a casa revísalo para que esté limpio del todo. Una vez lo tengas introduce en el pollo medio limón, y media cebolla cortados. Añade para la receta este pollo en una fuente para horno que esté preparada previamente con un chorro de aceite de oliva, esto es importante para que no se te pegue el pollo durante la cocción en el horno.

Mientras tanto corta las patatas en rodajas, otra cebolla, y ponlo en la fuente de horno. Luego añade encima el pollo. Añade si quieres un aliño al pollo para que tenga algo más que sabor. Para el aliño incorpora en un mortero perejil, dientes de ajo, pimienta y sal. Cuando tengas el aliño bien hecho incorpóralo en la fuente sobre el pollo y las patatas, así conseguirás un sabor más intenso. Por último, añade un vasito de vino blanco y un poco de aceite de oliva.

Mete en el horno la bandeja con el pollo, ya precalentado a 200ºC, y espera unos 90 minutos hasta que se haga por completo. Eso sí, a los 30 minutos muévelo un poco para que el aceite y el aliño se reparte bien por toda la fuente, y vuelve a hacer el mismo procedimiento 30 minutos después.

Puedes acompañar el pollo con patatas asadas pero si lo prefieres, y quieres que sea una receta mucho más healthy o baja en calorías puedes elegir la opción con verduras. Una buena alternativa es coger por ejemplo espárragos trigueros con cebolla. Este tipo de verdura queda muy bien como acompañamiento y más con el pollo.

Salsas para el pollo al horno

El propio jugo que ya va soltando el pollo es delicioso, y no necesitarás nada más. Pero sabemos, que hay muchos amantes de las salsas, por eso si eres de este grupo de salseros queremos darte algunas ideas.

  • Salsa de almendras
  • Salsa con champiñones
  • Salsa de tomate

¿Cómo conseguir un pollo más jugoso?

Un truco que muchas veces ha comentado el famosos chef Gordom Ramsey, es el de aplicar mantequilla bajo la piel del pollo. Si no puedes tomar mantequilla puedes utilizar alguna margarina vegetal. Incluso el chef no solo deja la mantequilla tal cuál, sino que también la mezcla con otros elementos como pimienta, sal, aceite de oliva, y ralladura de limón.

Además, de este truco se recomienda masajear la piel del pollo para que se vaya extendiendo bien la mantequilla o la mezcla que hayas hecho. Otro de los trucos es que el te hemos comentado en la receta, que es introducir una rodaja de limón en el interior del pollo.

¿Cómo conseguir una piel más crujiente?

Un truco para hacer el pollo más crujiente ya sea entero o con alitas es tan solo aliñando el pollo con sal, pimienta, aceite y otras especias como tomillo, romero u otras hierbas. Luego lo mejor es cocinarlo al horno para que quede más crujiente. Las parte que queda más crujiente del pollo es la pechuga o la alita, sobre todo porque contienen la mayor parte de grasa del pollo.

Si quieres conseguir este efecto en el pollo asado es distinto el proceso que debes llevar. Puedes por ejemplo, introducir el pollo en el horno durante unos minutos a una temperatura más elevada y darle un ligero toque de calor para que la piel quede mucho más crujiente. Otra opción es que el pollo evite el contacto con líquidos para que la piel pueda quedar con ese efecto más crujiente. ¿Cómo hacerlo cuando ponemos en la fuente guarnición como patatas? Pues muy sencillo, tan solo tienes que poner una rejilla en la fuente y poner encima el pollo y debajo el resto de la guarnición. Así podrás conseguir esa sensación más crujiente en el pollo asado.

En Navidad, este tipo de pollos o si eliges pavo que también es una carne blanca se puede incluir relleno. Se trata de una versión más elaborada y que es perfecta para esta época. El tipo de relleno dependerá mucho de tus preferencias pero lo ideal es rellenarlo con verduras, para que puedas seguir teniendo una receta saludable y equilibrada. Ahora no tienes excusas ni para recibir invitados en casa y por supuesto para cocinar de forma saludable, cada día. ¿Te animas?

Además:
Cómo hacer fajitas de pollo: la receta para darte un festín mexicano
Patatas al horno: 5 recetas que conquistarán a toda la familia
¿Nos vamos de barbacoa? ¡Descubre las mejores recetas!

por Carla Dominguez 525 compartidos

Puede interesarte