Inicio / Cocina / Cocina internacional / Tipos de cebollas: ¿cómo usarlas en la cocina?

Cocina

Tipos de cebollas: ¿cómo usarlas en la cocina?

por Redacción enfemenino Publicado en 2 de enero de 2018
54 compartidos

¡Aprende a diferenciar los diferentes tipos de cebollas para sacarle todo el partido a tus platos!

La cebolla es uno de los ingredientes que más utilizamos en la cocina. Ya sea cruda, en ensaladas, salteada, frita... o picada para preparar todo tipo de platos, desde un buen guiso de carne hasta un pescado al horno...

Pero, si bien es cierto que todos utilizamos, en mayor o menor medida, la cebolla a la hora de cocinar, la verdad es que somos muchos los que no tenemos claro cuántos tipos de cebolla hay. Además, cada tipo de cebolla tiene unas características que lo convierten en el ideal para uno u otro plato.

Teniendo esto en cuenta, nos ha parecido interesante hacer una breve clasificación con los principales tipos de cebollas que podemos encontrar habitualmente en los supermercados para que sepas las diferencias entre ellas y para qué platos es recomendable usarlas. ¡Toma nota!

Tipos de cebollas

Cebolla morada

Procedente de Italia, se reconoce fácilmente porque tiene la piel fina y suele ser de color rojo, violeta o morado. Es uno de los tipos de cebolla más valorados por los especialistas en gastronomía puesto que su textura suave y su dulzura la convierten en el ingrediente ideal de las ensaladas.

Cebolla dorada

Se caracteriza fundamentalmente por ser grande, muy redonda y de un color entre dorado y cobrizo. Su sabor es fuerte e intenso, por lo que es perfecta para cocinar, aunque también está muy buena cruda, sobre todo para los verdaderos amantes de la cebolla.

Cebolleta

No es sino una cebolla recolectada cuando aún no ha terminado de madurar. Es la cebolla ideal para aquellos platos a los que no quieras aportar un sabor excesivo a cebolla, pues resulta algo más ligera: de hecho, cerca del 90% de su contenido es agua, por lo que contiene muy pocas calorías.

Chalota larga o escalonia

Muy cultivada en Francia, tiene la apariencia de bulbos rojizos pequeños. Es suave y muy aromática y proporciona un exquisito sabor ligeramente dulce y picante, que oscila entre la cebolla y el ajo.

Cebolla blanca

En los países más mediterráneos como España e Italia es muy valorada por su suavidad, su sabor dulzón y su escaso picor. Esto la convierte en la cebolla ideal para preparar sopas, arroces, y, por supuesto, para hacer cebolla caramelizada. Asimismo, es especialmente conocida por sus propiedades medicinales, entres las que pueden destacarse su función diurética y favorecedora del sistema circulatorio.

Cebolla cippolini

Son cebollas de color amarillo o doradas, pequeñas y achatadas. Su sabor es dulce, ya que tienen un ligero contenido más de azúcar que las demás. Por eso son perfectas para hacer con ellas cebolla caramelizada, para tomarlas asadas o como acompañamiento de otros platos con los que podamos hacer el contraste de dulce-salado.

Si buscas inspiración para incluir la cebolla en tus platos, nosotras te vamos a dar uno que nunca falla: ¡la pasta!

Descubre: Recetas con pasta

¿Sabes cómo preparar tus recetas de pasta más deliciosas? © iStock

Y además:
4 recetas fáciles y sencillas para una vida "healthy"
Intolerancia a la lactosa: alternativas a la leche de vaca

por Redacción enfemenino 54 compartidos