Inicio / Psico / Consejos / ¿Sabes organizar tu tiempo? 12 tips útiles para conseguirlo

© Regreso al futuro
Psico

¿Sabes organizar tu tiempo? 12 tips útiles para conseguirlo

por Redacción enfemenino Publicado en 6 de noviembre de 2015
324 compartidos
A-
A+

Vivimos en una sociedad en la que nunca parece que tengamos tiempo suficiente para llevar a cabo ciertas actividades. Por regla general, solemos relegar aquello que realmente nos apetece pero que no es una obligación. Para empezar a organizarnos mejor, le hemos pedido ayuda a la psicóloga Ana Perales y nos ha dado algunos consejos muy útiles. ¿Estás dispuesta a seguirlos?

Uno de los problemas más frecuentes hoy en día y que supone una de las principales fuentes de estrés de un alto porcentaje de la población es tener una agenda demasiado cargada de obligaciones, aquellos “tengo que” transformados muchas veces en “tendría que” y aquellos “quiero hacer/ir/ver...” que pasan al listado de “a ver si cuando tenga un rato libre...”. ¿Recuerdas a algunas de estas mujeres de la ficción que siempre estaban demasiado ocupadas?

© The good wife

Debido tanto a intereses como necesidades vamos generando una serie de actividades a las que tenemos que hacer frente todos los días y no siempre tenemos en cuenta el tiempo del que disponemos, nuestras fuerzas, estado de ánimo o disposición. Es por ello que resulta indispensable tener algunas conceptos claros:

  • Organízate pensando en ti. En primer lugar, es indispensable organizar el tiempo en función de nuestras obligaciones e intereses, tanto para evitar el estrés como para sentirnos satisfechos a nivel personal en las diferentes áreas de nuestra vida.

  • Sé realista. A la hora de plantearnos los objetivos a conseguir cotidianamente, en un corto medio plazo, es fundamental utilizar una organización realista y factible. No sirve de nada que llenes miles de listas con actividades para las que nunca encontramos hueco o queriendo duplicar el tiempo consiguiendo con ello que nunca tachemos todas las cosas pendientes.

  • Ordena tus prioridades. Es aconsejable también que tengamos en cuenta el grado de aceptación y apetencia de una actividad, es decir, es importante empezar por aquellas que nos resulten más arduas pero sin embargo más gratificantes por su nivel de dificultad o resistencia.

  • Escoge tu momento. También debemos analizar el nivel de exigencia o el momento en el que se les puede sacar mejor partido al afrontamiento de una tarea. Por ejemplo, no dejes para última hora del día algo que nos suponga un esfuerzo mental o físico dado que por cansancio de todo el día lo normal será desplazar dicha tarea a otro momento.

  • Tómate tu tiempo. Es vital que dejemos tiempos entre las actividades programadas, planificando a priori lo que destinaremos a cada una de ellas e intentando ajustarnos y así evitar desplazar la atención a otros temas.

  • Busca el equilibrio. Es indispensable también programar tiempos de relajación y, por supuesto, incluir aquellas tareas que nos reporten satisfacción para poder compensar las obligaciones diarias.

  • No te frustres. Busca estrategias como intentar ajustarnos al plan previsto acabando aquellas tareas que comencemos o la parte de ellas que nos hayamos propuesto.

  • Delega responsabilidades. En lugar de pensar “acabo antes haciéndolo yo” o “no sabrá hacerlo como yo”. Esta forma de pensar solo nos llevará a ir llenando el saco de obligaciones.

  • Aprender a decir NO a aquellas peticiones externas que vayan surgiendo o al menos saber posponerlas no priorizándolas sobre aquellas que ya teníamos establecidas.

  • Intentar reducir el tiempo destinado a aquellos “deberes” que nos lo consumen excesivamente.

  • Revisar y analizar por qué vamos posponiendo algunas tareas pudiendo deberse a motivos como la desmotivación o la inseguridad.

  • Hacer pequeños balances a lo largo del día reconociendo aquellos logros que vamos alcanzando, no solo centrándonos en todo lo que nos queda por hacer o aquello que será imposible conseguir. Será positivo para tu autoestima.


Por último debemos tener en cuenta que muchas veces nos dejamos llevar por las exigencias (en ocasiones externas y otras autoimpuestas) y el perfeccionismo con el que afrontamos algunas tareas. Sería importante flexibilizar nuestra manera de afrontar esas metas y organizar nuestro tiempo intentando tomar conciencia delAqui y ahora” y destinando nuestros recursos a la actividad que nos ocupa en cada momento. Es importante que no gastando energías en anticipar lo que viene después, un problema que puede desembocar en sentirnos desbordados y bloquear nuestra forma de afrontar la rutina diaria.

Artículo elaborado en colaboración con la psicóloga, sexóloga, grafóloga, perito calígrafo y judicial Ana Perales. (www.apmpsicopericial.com)

Y además
Procrastinación o 'dejar para mañana lo que puedas hacer hoy'
¿Por qué nos hacemos selfies?

por Redacción enfemenino 324 compartidos

Puede interesarte