Inicio / Psico / Consejos / La cronopsicología

Psico

La cronopsicología

por Elena Bonet Publicado en 15 de septiembre de 2009

Ya sabemos que hay que combinar las actividades intelectuales, descansar de forma regular, etc. Pero lo que solemos ignorar es que estos sabios consejos son fruto de la cronopsicología, una terapia muy seria para vivir de la mejor forma posible el trabajo y no caer en el agotamiento. Te lo explicamos todo.


>¿De qué se trata?
La cronopsicología es una disciplina científica relativamente reciente. Su objetivo se basa en estudiar las variaciones en la actividad psíquica y/o intelectual de cada individuo durante toda una jornada. Los estudiosos de esta ciencia se interesan en nuestros ritmos psicológicos: atención, memoria, reflexión, tiempo de reacción, etc., pues resulta que hay aptitudes que dependen estrechamente de nuestro reloj biológico.

>El ciclo de la actividad intelectual durante una jornada

La atención de cada uno varía según las horas. Dichas variaciones intelectuales se producen de forma regular; es entonces cuando hablamos de «oscilación». Es interesante ver que la curva tiene lugar un poco más tarde en los dormilones que en los madrugadores.

De 10 h a 13 h: Es el mejor momento para hacer uso del intelecto, la hora ideal para celebrar reuniones y encuentros importantes. Los especialistas subrayan que dedicar una hora y media a dichas actividades es suficiente para hacerlo con la máxima eficacia.
En la comida: Una vez superado el ecuador de la jornada, el cerebro sufre un bajón en el ritmo. Comer un bocadillo delante del ordenador para acabar un informe no es una solución para ganar eficacia.
Después de comer: Hay que dedicarse a actividades de comunicación (entre las que se encuentran las llamadas telefónicas) o a tareas mecánicas (seleccionar el correo o clasificarlo).

Entre las 16 h y las 20 h: El cerebro vuelve a ponerse en marcha.
Lo mismo sucede durante la jornada escolar. La capacidad de comprensión de los alumnos alcanza su punto máximo por la mañana entre las 10.30 h y las 14.30 h. Los picos más elevados relacionados con la memoria se sitúan a las 14.00 h (memoria a corto plazo) y a las 20.00 h (memoria a largo plazo).
Claro que también hay otros factores que hay que tener en cuenta, sobre todo el de la motivación.

>Las pausas, ¿por qué son importantes?
Cuanto mayor es el estrés más necesario es multiplicar las pausas. Lo mejor es realizar un descanso más o menos cada 2 horas. No se trata de un capricho sino de una necesidad biológica: las pausas permiten relajarse y, como consecuencia, nuestro nivel de motivación y atención sigue siendo elevado.
Los descansos de 10 minutos son ideales y pueden consistir en hojear el periódico, realizar una llamada personal o, incluso, charlar al lado de la máquina del café. Así pues, ¡prohibido el modo «trabajo-sin-parar-las-diez-horas».

>La particularidad del lunes
Se ha detectado que los lunes la oscilación psicológica entre personas es muy cambiante. La causa reside en la perspectiva del fin de semana, que influye en el ritmo del viernes después de comer y del lunes. Durante estos períodos seguimos tan inmersos en el fin de semana que los comportamientos y los rendimientos se ven alterados.

>Adoptar un nuevo ritmo
Hay muchos cronopsicólogos que se sublevan ante el hecho de monopolizar a los alumnos durante 3 y 4 horas en una sala de examen, igual que los que pasan jornadas enteras ante la televisión. Lo que hay que hacer es adoptar un ritmo en relieve, en lugar de uno lineal, así pasaremos de forma regular de la inmovilidad a la movilidad, de lo abstracto a lo concreto, de la fantasía a la razón. Se trata de un simple modo de adquirir más eficacia, pero también de disfrutar trabajando.

>¿Sabías qué...?
Los dos hemisferios del cerebro no funcionan de manera sincronizada.
Cuando el izquierdo (el cerebro analítico, racional, lógico) rinde al máximo, el derecho (el sintético, irracional, intuitivo) lo hace al mínimo, y viceversa. Normalmente cada hemisferio domina al otro cada 90 minutos aproximadamente. Los cronopsicólogos quieren atraer nuestra atención sobre la necesidad de tomar conciencia y respetar esta alternancia. Si organizamos nuestras actividades en función de dicho ritmo, ganaremos eficacia.

¡Todo está en la nariz!
Como lo lees... Para determinar qué hemisferio es el dominante en cada momento no hay nada más simple que concentrarse en las ventanas nasales. Incluso cuando no estamos acatarrados tenemos una ventana nasal ligeramente más congestionada que la otra. Un estudio estadounidense ha demostrado que existe una relación directa entre este fenómeno y el ciclo de dominación de los hemisferios. Es decir: si tu ventana nasal derecha está más libre que la izquierda, estás pasando por una fase racional y lógica debido a que se comunica con el cerebro izquierdo. Si, sin embargo, es la izquierda la que está más libre, te encuentras en un momento de fantasía e intuición.

por Elena Bonet

Puede interesarte