Inicio / Ocio / Cultura

Ocio

Las 12 caras de Eva Green

por Miriam Aguilar Creado en 14 de noviembre de 2014
Las 12 caras de Eva Green

Chica mala, dura, misteriosa… Eva Green se ha metido en la piel de los personajes más diversos demostrando su capacidad para afrontar cualquier reto que se le presente. El último le ha llevado a ser protagonista del célebre calendario de Campari, que este año celebra el 150 aniversario de la casa.

Sencillamente, enamora a la cámara. Tiene una mirada enigmática, una sonrisa seductora y una voz fascinante. En persona, estas cualidades se magnifican, mostrando una “belleza indecente”, como la calificó Bertolucci. Alta y algo más delgada de lo que puede parecer en la gran pantalla, Eva Green se define a sí misma como una chica tímida que se enamoró de esta “loca profesión” a sus 17 años. Hoy, con 34, sigue dando lo mejor de sí misma en cine, televisión y publicidad. Hablamos con ella en Londres, donde nos contó todo sobre su reciente trabajo para Campari, entre otras cosas.

Enero © Campari


“Para mí, este proyecto era mucho más que un calendario. Se trataba de contar una serie de historias de una manera imaginativa, creativa y bonita, y eso es exactamente lo que hemos conseguido”, explicó la actriz. Mucho ha tenido que ver en ello la artífice de las imágenes, Julia Fullerton-Batten, primera mujer que trabaja en el calendario Campari como fotógrafa. Eva se deshizo en elogios respecto a ella: “es un placer trabajar con Julia, no parecía que estuviera trabajando en realidad, me divertí muchísimo y todo salió de forma muy sencilla”. Que haya un hombre o una mujer detrás de las cámaras no supone una gran diferencia para la actriz. “Es el talento de la persona lo que importa, no su género”, dijo. “Es una cuestión de conectar con la persona detrás de la cámara. Cuando tienes a un buen equipo cerca y te sientes feliz con el resultado, todo es genial”, añade.

Fueron cinco intensos días de shooting que dieron como resultado 12 cuidadas fotografías que cuentan historias independientes (imágenes arriba). “Mi preferida es la de la astronauta”, comentaba la actriz en la rueda de prensa de Londres. Julia, por su parte, prefiere la imagen de la bolera, “con una Eva mucho más pícara y juguetona”.

En cada una de las fotografías aparece además un cóctel de Campari, auténtica referencia al lema del calendario de este año, Mythology, Mixology. Por supuesto, no podemos dejar de preguntar a Eva sobre su preferido, que es uno de los más clásicos, el Campari Orange.

Sin miedo a nada

"Odio cuando tengo que ceñirme a un papel"
Desde que la descubriéramos en Soñadores (2003), ha recorrido mucho camino. De aquella época recuerda lo “nerviosa que estaba, y que fue la mejor experiencia de mi vida. En realidad, fue mucho más que un rodaje. Bernardo es un hombre maravilloso y nos acabamos haciendo amigos. Pasamos mucho tiempo hablando de cine, de música… fue como un sueño para mí. Estaba nerviosa, claro, era la primera película en la que salía desnuda, pero la sexualidad del filme estaba justificada”.

No fue menos interesante trabajar justo después con Ridley Scott en El reino de los cielos o con Tim Burton en Sombras Tenebrosas. También fue chica Bond en Casino Royal, “y me encantó, era un personaje mítico, complejo, bonito”. En España, le queda por estrenar Sin City: Una dama por la que matar, que para ella fue un trabajo “de lo más divertido”, si bien “nunca antes había leído comics”.

Si algo le queda por hacer a Eva a nivel profesional es la comedia. “Por supuesto, me encantaría. Me gustan las comedias y las hay muy buenas, pero son algo complicadas”, dice. “Hubo un tiempo en que me tragaba todo lo de Katherine Heigl, y me encantaba”

En cuanto a directores, uno de sus predilectos es Michael Haneke, con quien le encantaría trabajar. El año pasado estuvo bajo las órdenes de Juan Antonio Bayona, que dirigió los dos primeros episodios de su serie Penny Dreadful. “Estoy enamorada de él”, dijo con una enorme sonrisa. “Es tan mono y tiene tanto talento… Y siempre está de buen humor, es una persona llena de pasión, y a la hora de trabajar es muy visual y espontáneo. Odio cuando tengo que ceñirme al papel, y con él fue facilísimo".

​Admira a Isabelle adjani y Cate Blanchett, “que es una diosa”, pero no se pronuncia ante sus compañeros de profesión masculinos. “Sólo puedo decir que he tenido mucha suerte”.

De su vida personal, poco se sabe. De hecho, parece querer conservar ese halo de misterio que tanto le caracteriza. “Cuando no trabajo tampoco hago nada extraordinario… Me gusta ir a conciertos, pero poco más. Ni si quiera voy mucho al cine, veo las películas sobre todos en los aviones”, comenta, algo avergonzada.

"Me parece absurdo estar continuamente subiendo fotos a Instagram o Twitter"
​“Las fiestas masivas me abruman, prefiero reuniones con un grupo reducido de amigos, y más en casa que fuera”. Ese carácter quizá explique que no sea nada activa en redes sociales, de hecho asume que es "nula" y que le cansan: "son como una droga, me parece absurdo estar subiendo continuamente fotos a Instagram o Twitter”. Básicamente mantiene el contacto con sus amigos por teléfono, mail o sms, y su hermana le ayuda en la tarea, porque ella dice despistarse a menudo con sus compromisos. Su vida, que ahora se sitúa en Londres, donde lleva 8 años, le encanta. "Paso completamente inadvertida”. Veremos si en los próximos años esto sigue siendo así o se convierte en otra gran diva de Hollywood. De momento, va camino de ello.

Miriam Aguilar
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte