Inicio / Decoración / Estilos decorativos / Suelos de hormigón: ¿cómo utilizar este material como elemento decorativo?

© iStock
Decoración

Suelos de hormigón: ¿cómo utilizar este material como elemento decorativo?

por Redacción enfemenino Publicado en 21 de abril de 2015

Es resistente, fácil de mantener, puedes optar por variaos tipos, da una mayor sensación de amplitud y ofrece un estilo industrial a tu decoración . Descubre todas las ventajas de los suelos de hormigón.

El hormigón es un revestimiento compuesto de granulado, arena y argamasa (cemento), mezcla a la que se le puede añadir cualquier pigmento para dar color al suelo. Se trata de un mortero que se adhiere a diferentes soportes: madera, cemento, baldosas... Pero que sin embargo, para lograr un resultado óptimo, dichos soportes deben ser totalmente lisos sin agujeros, separaciones ni fisuras. De hecho, es importante saber que el tipo de soporte determinará la técnica de aplicación del hormigón.

© Pinterest vía Delikatessen

Ventajas de un revestimiento en hormigón

Un acabado en hormigón, si está bien preparado y correctamente colocado, implica numerosas ventajas, pues se trata de un material verdaderamente sólido, inalterable al calor y a la humedad, incombustible y prácticamente indestructible. Además, permite la opción de ser preparado para instalar la calefacción radiante.

Todos los hormigones decorativos se tratan de tal manera que no se deterioran con el paso del tiempo y sobre todo, una de las grandes ventajas es que son muy fáciles de mantener.

¿Cómo conseguir un suelo de hormigón de 10?

Existen dos soluciones:

1. Las baldosas de hormigón prefabricadas e instalables como si de un embaldosado se tratara: el "enlosado".

2. El hormigón colado, que es una capa de hormigón, que debe endurecerse a un ritmo regular. La temperatura ambiente de la habitación debe ser estable y no rozar los 0°. El hormigón se solidifica bastante rápido pero a veces hay que esperar hasta un mes para que la instalación sea perfecta.

Este material permite realizar todo tipo de fantasías. Al instalarlo, y teniendo en cuenta tus gustos, puedes darle al suelo diferentes efectos: allanar, cepillar, barrer, imprimir, marcar... También puedes darle relieve si añades a la preparación trozos de cuarzo, cristal, mármol o incluso tejido.

¿Qué acabados existen?

Cuando el suelo ya está seco, puedes pulirlo o lijarlo para acabar con los granulados como el granito y dar a la superficie un aspecto cristalizado. Pero también puedes optar por diferentes revestimientos para tratar o embellecer el suelo.

Los acabados se añaden a la masa y pueden hacer que la superficie sea antideslizante, resistente a las manchas, impermeable e incluso pueden darle brillo, hacerla mate, satinarla o espumearla. Los tipos de hormigón que existen son:

>Hormigón encerado: se obtiene mediante el aplanamiento de un mortero mineral tintado. Tras el secado, la superficie se encera con la resina que impermeabilizará y abrillantará el suelo.

>Hormigón barnizado: a diferencia del encerado, que se aplana y a continuación se trabaja, el barnizado se recubre de un barniz específico tras el secado.

>Hormigón planchado: este tipo de acabado se puede realizar manualmente, siempre que se trabaje una zona reducida. Si no es el caso, se debe utilizar una máquina llamada "helicóptero". Es importante saber que cuanto más liso sea el suelo, más brillante quedará. O simplemente puedes endurecerlo con una solución específica para este resultado.

Asimismo, cada vez se ha puesto más de moda la decoración con materiales de hormigón llegando a crear mesitas de noche, somiers, revestimiento de parecedes, pilas de baño, duchas... Es un elemento muy utilizado y que ofreceacabado industrial a cualquier estancia en la que se utilice.

¿En qué estancias se recomienda el suelo de hormigón?

Dada su robustez y su amplio abanico de colores y efectos el hormigón decorativo tiene cabida en cualquier estancia del hogar, incluso en los lugares de paso. Es más, hoy en día se aplica también en paredes, muebles y se utiliza como encimera, pila, bañera, etc.

¿Cómo mantenerlo?

Contrariamente a lo que suele pensarse, estos suelos son muy fáciles de mantener, sólo necesitan agua y jabón. Sin embargo, si tu suelo no se ha tratado contra la porosidad, es muy recomendable impermeabilizarlo y encerarlo con regularidad.

No utilices nunca amoniaco o sosa para intentar quitar una mancha del suelo de hormigón. Estos productos son muy corrosivos y atacarían la superficie sin remedio alguno. Si quieres eliminar manchas de tinta, aceite u óxido utiliza un cepillo de grama impregnado con agua y bicarbonato sódico. Aclara la zona y repite la operación hasta que la mancha haya desaparecido. También puedes cubrirla con talco para que absorba el excedente de grasa aunque la suciedad que queda impregnada en el hormigón se disipa de forma natural al cabo de cuatro años.


Y además:
Oro parece... ¡Convierte tu hogar en un lugar distinguido!
La vie en rose: claves para decorar con el color del amor

por Redacción enfemenino

Puede interesarte