Inicio / Maternidad / Embarazo / 31a semana: octavo mes de embarazo

Maternidad

31a semana: octavo mes de embarazo

por Redacción enfemenino Creado en 15 de enero de 2017

Comienza tu 31a semana de embarazo, 33 semanas de amenorrea (SA) y te encuentras justo en el octavo mes de tu embarazo. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Salud de la madre

Este es normalmente el momento de la última ecografía realizada antes del parto. Esta revisión es importante para comprobar cómo está el feto, y observar algunos detalles. Esta ecografía permite evaluar la cantidad la cantidad de líquido amniótico, visualizar los diferentes órganos y, en particular, el corazón, controlar la placenta, realizar algunas medidas y conocer la posición del feto.

Descubre: Ilustraciones divertidas (y realistas) del día a día de una embarazada
Ilustraciones del día a día de una embarazada © Instagram Line Severinsen

Desarrollo del bebé

Normalmente, durante el séptimo y octavo mes de embarazo, el bebé empieza a cambiar de postura y a colocarse en la postura adecuada para el momento de dar a luz. Ahora el estado de desarrollo del bebé es muy avanzado, apenas tiene espacio, por eso, éste se desplaza con la cabeza abajo y "de perfil".

Pero el bebé no siempre se coloca en posición ideal (en el 4% de los casos se presenta de nalgas, de espalda, de cara...). Más adelante, si el feto todavía no se ha girado, el médico puede intentar cambiar su posición con unos masajes específicos y presionando. Pero lo más importante, ¡no intentes hacerlo tú misma! Si de aquí al final del embarazo el feto sigue manteniendo una posición poco apropiada, cabría la posibilidad de realizarte una cesárea.

Consejos para este mes de embarazo: precauciones cotidianas

Estar en cama hasta el final del embarazo

Si te han prescrito reposo absoluto hasta el parto, ¡no pierdas los ánimos!

Pero, ¿por qué debo permanecer en cama?
El médico puede mandarte estar en cama cuando las contracciones se repiten a menudo, si el cuello del útero se ha modificado, si la bolsa de líquidos se rompe o si existe placenta previa (muy baja). Según tu estado, tendrás que reposar de una forma más o menos intensa en cama para evitar que el peso del feto sobre el cuello del útero. En casos de retraso en el crecimiento del feto y de hipertensión arterial se ha comprobado también que el reposo prolongado mejora la circulación sanguínea de la madre y del bebé. Además estará mejor alimentado.

Consejos para períodos de reposo
- No tienes por qué quedarte en la habitación. Ponte en el salón, que quizá te sea más agradable.
- Mantén cerca todo aquello que te pueda ser útil (teléfono, medicamentos, papel y bolígrafo, botella de agua, ordenador…)
- Si te tumbas de lado, mejor del izquierdo: estira la pierna y dobla la derecha como haciendo un “4”. Esta posición favorece el riego sanguíneo hacia el corazón.
- Si tienes que estar hospitalizada, lleva a la habitación un poco de tu hogar: fotos, música…

¡Mi lista de recordatorios!

Empezar a preparar la habitación del futuro recién nacido
Principio de la baja por maternidad. Enviar un certificado a tu empresa.