Inicio / Maternidad / Embarazo / La reeducación perineal

© Jupiter
Maternidad

La reeducación perineal

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 13 de enero de 2010

¿Qué es el perineo? El perineo es el músculo que sostiene los órganos situados al nivel de la pelvis. Es de pequeño tamaño y aguanta el peso de dichos órganos, al mismo tiempo que interviene en la expulsión de las heces, los gases y la orina. Además, gracias a él podemos contraer la vagina durante las relaciones sexuales. Por éstas y muchas otras funciones es tan importante mantener el perineo musculado y tonificado.

Reeducación… ¿para quién?
El parto, y más concretamente el momento en el que se expulsa al bebé, hace que los músculos se reblandezcan. Por eso se recomienda a todas las mujeres jóvenes que han sido mamás una reeducación especial para que el perineo recupere su elasticidad y su capacidad de apoyo. Si tienes dudas al respecto, sólo debes observar tu cuerpo: pérdidas de orina al realizar un esfuerzo, un estornudo, un ataque de tos o de risa... indican que el perineo no rinde al máximo. Ante estas señales hay que reaccionar porque no se trata de un problema que se solucione con el paso del tiempo. Un desajuste de este tipo es muy común: un 20 % de las mujeres sufren esta molestia justo después de dar a luz o unas semanas más tarde.
Esta reeducación es necesaria sobre todo si:
>no es tu primer embarazo
>el bebé ha pesado más de 3,7 kg
>su perímetro craneal supera los 35 cm
>se han utilizado fórceps durante el parto
>se ha practicado una episiotomía
Para las que no cumplen ninguna de estas condiciones la consigna es “más vale prevenir que curar”. Sería una lástima estar estupenda a los cincuenta y sufrir pérdidas de orina.

¿En qué consiste la reeducación perineal?
Este tipo de reeducación debe practicarse por profesionales cualificados durante los tres meses posteriores al parto. Consulta a tu ginecólogo, él sabrá recomendarte a un profesional serio y competente, un kinesioterapeuta con formación específica o una comadrona.

Las sesiones
Suele prescribirse automáticamente a mujeres recién salidas de la maternidad. Consiste en 10-15 sesiones de 20-30 minutos cada una, unas 2-3 veces a la semana. No obstante, la primera dura unos 45 minutos ya que el practicante, con la ayuda de esquemas anatómicos, te informa de la región pélvica, para que tomes conciencia de la zona y practiques ejercicios que la “despierten”. Estos ejercicios no se realizan con el propósito de “desarrollar grandes músculos” sino “músculos inteligentes”.

Existen 3 técnicas de reeducación perineal:
>Manual
Es un método de autorreeducación que podrás practicarte en casa. Durante las primeras sesiones aprenderás a localizar la zona que deberás tratar y tonificar. El practicante te realizará una exploración vaginal durante la cual tú deberás contraer los músculos en respuesta a las presiones que él ejerza.
>Electroestimulación
Es una técnica de estimulación eléctrica que ayuda a tomar conciencia de la contracción del perineo. Concretamente consiste en introducir una sonda en la vagina que, mediante una corriente muy débil, provoca las contracciones. El paciente las siente de repente, sin poder controlar nada. Es un buen modo de optimizar el trabajo. Experimentarás un cosquilleo desagradable que no debe ser nunca doloroso. Si la estimulación dura cuatro segundos, el tiempo de reposo será de ocho. El programa dura quince minutos en total.
>Biofeedback
También consiste en un sistema de electroestimulación: la sonda, ubicada en la vagina, estimula el músculo mediante una corriente frecuente. Como respuesta, deberás contraer el músculo de un modo voluntario. Esta contracción provocará en la máquina conectada a la sonda un efecto visual o auditivo (según el aparato) e indicará la intensidad de tu contracción. Es un método muy práctico ya que si tienes la impresión de contraer el perineo al máximo, pero la pantalla sólo indica una pequeña contracción, se estará detectando que no trabajas los músculos adecuados.

¿Y las mujeres que han dado a luz por cesárea?
El bebé se habrá apoyado igualmente sobre el perineo durante los nueve meses, por eso las mujeres a las que se les haya practicado una cesárea no quedan excluidas de esta práctica reeducación.

Consulta también:
El parto
Provocar el parto
Epidural

Y no te pierdas:
¿En qué consiste una cesárea?
Sexo y embarazo: ¡todo es posible!

por Elena Bonet