Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer

Mujer hoy

El arzobispo de Lima justifica los abusos sexuales: "La mujer se pone como un escaparate"

por Cristina Gonzalez Creado en 3 de agosto de 2016
El arzobispo de Lima justifica los abusos sexuales: La mujer se pone como un escaparate

Las declaraciones del monseñor Juan Luis Cipriani han provocado la indignación de miles de personas. Más de 15.000 han firmado una petición en Change solicitando al Vaticano que aparten al religioso de su cargo por promover la violencia contra las mujeres.

El arzobispo del Opus Dei habló en su último programa de radio sobre el movimiento Ni una menos, que lucha contra la violencia de género. Refiriéndose a él, Cipriani comentó: "Las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas y no es porque hayan abusado de ellas, es muchas veces porque la mujer se pone como un escaparate, provocando". La indignación hacia este comentario tan lamentable no se ha hecho esperar. Los peruanos han pedido, además de la renuncia del arzobispo, la cancelación de su programa radiofónico.

Algunos afirman que desde la emisora el religioso suele "expresar semanalmente ideas contrarias a los derechos humanos, respaldar abiertamente a políticos corruptos y responsabilizar a las niñas y adolescentes que padecen violaciones”. Así lo han expresado algunos firmantes de la petición que un usuario de Change lanzó con el objetivo de recaudar 25.000 firmas y poder mandársela al Vaticano y a la Conferencia Episcopal Peruana.

© Getty

"Señalar que las mujeres sufren de violencia porque ellas caen en utilizar fácilmente la atracción sexual como un producto comercial, es prejuicioso, obsoleto, agresivo y promueve más violencia", afirma el creador de la petición, quien ha tachado al arzobispo de contribuir al retroceso social. "En el Perú, millones de ciudadanos estamos pidiendo medidas para prevenir el maltrato hacia las mujeres. Líderes con tanta influencia como Cipriani, no pueden declarar abiertamente que la mujer es la culpable de ser violentada y salir ilesos".

Tras la indignación colectiva que generaron las declaraciones del monseñor, el Arzobispado decidió difundir horas después un boletín en el que Cipriani se retractó de sus palabras y lamentó que se hubiesen podido "interpretar erróneamente". "Quiero, con toda claridad, rechazar de parte mía cualquier violencia y cualquier trato que menosprecie a la mujer por su condición de mujer. He estado fastidiado leyendo y escuchando interpretaciones que, utilizando una frase totalmente desafortunada y equivocada, pretenden criticar la responsabilidad que tengo como pastor, como hombre, como peruano y como persona, de defender y proteger a la mujer siempre”, añadió.

Sin embargo, la credibilidad del arzobispo se tambalea cuando echamos la vista atrás. El mes pasado, según recogen medios como El País, el religioso criticó por primera vez la marcha colectiva Ni una menos afirmando que "Las campañas para dañar la dignidad de la mujer en su ser mujer y madre, queriendo imponer la llamada ideología de género, no son humanas”. Alguien debería explicarle que reivindicar la no violencia contra las mujeres y pedir leyes más efectivas para las víctimas no es promover una ideología de género, sino luchar por los derechos individuales y contribuir al avance social, una evolución que personas como él dificultan.

Cristina Gonzalez
Cristina González es redactora en enfemenino. Se graduó en Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y desde entonces ha trabajado en comunicación y prensa digital. Se ha …