Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer

Mujer hoy

Las familias monoparentales, grandes afectadas de la crisis sanitaria

por Leticia Fernandez Creado en 30 de marzo de 2020
Las familias monoparentales, grandes afectadas de la crisis sanitaria© GettyImages-536777222

1,8 millones de hogares en España aguantan el envite con un solo progenitor a cargo de la economía familiar y el cuidado de los niños. La crisis sanitaria se suma ahora a la crisis económica familiar, dejando a las familias desprotegidas.

Ocho de la mañana. Suena el despertador. Os levantáis para trabajar y para poner a los niños en marcha, aunque desde hace semanas no van a la escuela. Porque por seguridad no hay clases y las reglas para poder haceros cargo de ellos han cambiado. Ahora los malabarismos se triplican. El teletrabajo, la reducción de jornada o prescindir de alguno de los sueldos temporalmente son algunas de las posibilidades, en mayor o menor medida, viables. También es posible que a partir de ahora vuestro trabajo no se considere esencial y os manden unos días a casa, por fin, por seguridad.

Este es el reto al que se enfrentan muchas familias que han visto su economía familiar tambalearse en una crisis sin precedentes. Claro, en el caso de ser dos. Pero en el caso de las familias de un solo progenitor, los malabarismos son todavía peores. En España, 1,8 millones de hogares son monoparentales, en el 81% de los casos monomarentales, y en torno al 50% de estas familias están en riesgo de exclusión según el indicador de pobreza de AROPE, una cifra que dobla a la de familias con dos progenitores que se encuentran en riesgo de exclusión.

Video por Diamar Dominguez

Radiografía de las familias monoparentales en España:

Las condiciones con las que viven las familias monoparentales se recrudecen durante la crisis sanitaria frente a la posibilidad de perder el empleo o parte del sueldo del que dependen. Y es que según el “Estudio sobre género, monoparentalidad y rentas mínimas” realizado por la European Anti Poverty Network (AEPN), la tasa de pobreza infantil de estas familias es 15 veces superior a la media española.

  • El 75% llegan a final de mes con dificultades: el 43% de las madres (quienes recordemos suponen el 81% de los casos totales), están desempleadas y un 17% realizan labores sin contrato.
  • A la pobreza energética (el 16,4% no puede mantener una temperatura adecuada en casa), se le suma la pobreza alimentaria (el 7,4% no puede incorporar proteínas cada dos días), a lo que hay que sumar que muchas familias dependen de las becas de comedor, con el consecuente incremento en el gasto familiar que produce el estar en casa.
  • El 18% ha tenido problemas para hacerse cargo de pagos relacionados con la vivienda.
  • El 11,5% no puede permitirse un ordenador, algo que dificulta la asistencia de los niños a las clases virtuales que puedan estar impartiendo sus centros.

Las familias monoparentales y la crisis sanitaria:

En estos días, los malabares en las familias monoparentales son más difíciles de gestionar. En una situación normal, las redes individuales de contactos de los progenitores son claves a la hora de resolver los problemas. Abuelos, familiares o amigos son habituales de favores para favorecer la conciliación. Pero, durante la crisis sanitaria actual, las ayudas se reducen al máximo. Los abuelos, parte fundamental en el cuidado familiar (23,8%), son el colectivo más vulnerable, por lo que su exposición es un riesgo que ninguna familia debería tener que asumir.

Por otra parte, las medidas laborales adoptadas hasta ahora no acaban de cuajar con su modelo familiar. En el mejor de los casos y poder teletrabajar, la tónica habitual pasa por levantarse a trabajar a horas intempestivas mientras los niños descansan para tener algo de tranquilidad. Pero es una realidad que no aplica a todas las familias, en las que tampoco son viables las reducciones de jornada. En familias en las que entra un único sueldo, la reducción salarial y sin prácticamente ahorros de los que tirar, hace que sea imposible llegar a final de mes. Quizás ahora, con la suspensión de toda actividad no esencial que entra en vigor, algunas familias encuentren algo de aliento. Un aliento, no obstante, que podría dificultar la conciliación en el futuro.
Y es que si algo evidencia la situación actual es que necesitamos repensar los modelos de familia y su diversidad, visibilizando otros tipos de familia como la monoparental para mejorar la calidad de vida de todas ellas en términos generales, y repensar las medidas frente a esta crisis y cuando todo pase. Porque pasará.

Leticia Fernandez
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …