Inicio / Mujer hoy / Feminismo

Mujer hoy

10 lecciones feministas que aprendimos de la ficción

por Laura Sutil Creado en 13 de junio de 2016
10 lecciones feministas que aprendimos de la ficción© Girls

Sexo en Nueva York y Girls son series consideradas 'de mujeres para mujeres' y, precisamente por eso, dicen mucho sobre la generación que representan y también nos da nuevas perspectivas de la feminidad y el feminismo. Hoy queremos recoger para ti las 10 lecciones feministas que aprendimos gracias a las 8 entrañables protagonistas de estas dos series. ¿Con cuál de ellas te quedas?

Si has sido una ávida espectadora de Sexo en Nueva York y cuando Girls llegó a tu vida no podías dejar de ver un capítulo tras otro hasta terminar las temporadas, seguramente habrás aprendido valiosas lecciones de Carrie, Hannah y el resto de personajes femininos de ambos elencos. Los capítulos piloto de estas dos ficciones están separados por más de 15 años y, evidentemente, van dirigidos a diferentes tipos de mujeres. El trasfondo de sus tramas es muy diferente y, aunque en lo que se refiere a feminismo, la serie de Lena Dunham es mucho más fiel a los principios del movimiento, tenemos que reconocer que personajes como Samantha o Miranda nos enseñaron la valentía y fuerza que implica ser mujer. Por eso, hoy hemos reflexionado sobre las principales lecciones feministas que aprendimos de estas series. Pero antes de ponernos manos a la obra, échale un vistazo a estas frases sobre empoderamiento femenino que nos inspiran:

Descubre: 20 frases inspiradoras para empoderar a las mujeres
Frases para encontrar la fuerza que necesitas © iStock

Bye, bye príncipes azules

Ni siquiera nos damos cuenta pero lo cierto es que todas aquellas historias que nos contaban cuando éramos pequeñas y que se centraban en princesas que necesitaban la salvación de un príncipe azul, han hecho un flaco favor a nuestra vida adulta. Y es que, ¿quién no fantaseó en su tierna infancia con encontrar ese hombre ideal que nos amaría para siempre?

De vuelta a la realidad, la burbuja explota y nos pasa como a Marnie con Charlie: comprendemos que las relaciones aparentemente perfectas son aburridas, que con amar no es suficiente, que no necesitamos a un hombre que nos trate como una muñeca de porcelana y que la pasión juega un papel crucial en una pareja.

Las mujeres tenemos hobbies y no son las compras

Evidentemente, hay mujeres que adoran ir de compras, pasar tiempo en la peluquería, vestirse con las últimas tendencias... Pero estarás de acuerdo con nosotras en que no toda nuestra vida puede ni debe girar en torno a esto. Girls nos muestra a cuatro mujeres con inquietudes, ganas de aprender, con formas de pasar su tiempo libre que nada tienen que ver con el consumismo ni con esos rituales femeninos que muchas veces seguimos por simple presión social. Hay tantos hobbies como mujeres en el mundo y nos encanta que una serie como esta nos lo muestre.

Disfrutar de tu sexualidad es una obligación

Si hay una mujer feminista en Sexo en Nueva York, ella es Samantha. Entre otros muchos motivos, por la forma que tiene de disfrutar su vida sexual sin importar lo que los demás puedan pensar. De hecho, Samantha es perfectamente capaz de distinguir el amor del sexo y no permite que nunca nadie la juzgue por ello.

Ser madre es solo una opción

Ser madre es una opción y no una obligación o una finalidad incuestionable en la vida de una mujer. Y eso es algo evidente entre las protagonistas de Sexo en Nueva York. Cuando comienza la serie todas ellas han pasado ya la treintena y, a excepción de Charlotte que fantasea continuamente con tener una familia perfecta, el resto tiene claro que tener hijos no entra dentro de sus prioridades (generación NoMo) y que no van a permitir que nadie las juzgue por ello.

Mujer objeto no, mujer sujeto sí

El modelo de relaciones ha cambiado y eso es indudable. ¿Recuerdas a Carrie siempre persiguiendo a Mr. Big? Piensa ahora en Hannah y sus relaciones, en Marnie, en Jessa. Por fin en Girls somos testigos de que una mujer puede decidir hacia dónde van sus relaciones y estar en igualdad de condiciones respecto a sus parejas masculinas.

Las mujeres también pueden hablar de sexo

Antes de que Sexo en nueva York apareciese en la pequeña pantalla no era frecuente ver a mujeres que hablasen abiertamente de sexo en los productos audiovisuales. Por suerte, esta serie ayudó a romper el tabú y ahora a nadie le parece extraño cuando las protagonistas de Girls hablan de sexo o se muestran en pantalla las relaciones que mantienen. De hecho, la serie de Lena Dunham ha puesto sobre la mesa palabras como squirt o annilingus, términos que además de romper barreras, pueden resultar interesantes para la espectadora.

Podemos ser amigas entre nosotras

Sexo en Nueva York supuso un antes y un después a la hora de representar las relaciones entre mujeres en la ficción. De críticas y malas con nuestras semejantes a amigas inseparables. Gracias a series como la protagonizada por Carrie Bradshaw, comenzamos a ver relaciones más reales: las mujeres no tenemos por qué luchar por el amor de un hombre ni ser rivales en el trabajo. Podemos ser amigas, cooperar entre nosotras y convertirnos en un gran apoyo para otra mujer.

Adiós a las presiones estéticas

Cuando vemos a Hannah Horvath solo podemos aplaudir. No solo es un ejemplo a seguir como mujer exitosa, sino que resulta todo un referente feminista. Nos encanta que no tenga complejos, que exponga públicamente su cuerpo, que no tenga miedo a aparecer desnuda en la pantalla o a que se critiquen ciertas partes de su anatomía. Hannah es una mujer real y, aunque tiene otras debilidades, está claro que está segura de sí misma en lo que se refiere a su físico y, sin duda, este es un detalle que valoramos muy positivamente.

Descubre: Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural
Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural © Getty

100% profesionales

Periodistas, galeristas, abogadas, escritoras... Desde principios de los años 90, las series habían comenzado a representar a las mujeres en el terreno profesional y fuera de la esfera privada, entregadas a sus quehaceres domésticos. Nos encanta esta nueva versión, mucho más real, de nosotras mismas. En este punto destacamos el ejemplo de Miranda para quien su carrera como abogada es una de las prioridades de su vida, Hannah, quien busca incansable el éxito como escritora o Shoshanna, que cruza medio mundo para sentirse realizada con su trabajo.

¡Viva la libertad de ser una misma!

El último punto lo dedicamos a la personalidad de cada una de estas ocho protagonistas. Porque no existe un solo modelo de mujer y así lo demuestran ellas: la soñadora Carrie, la conservadora Charlotte, la estricta Miranda, la salvaje Samantha, la inteligentísima Hannah, la inconformista Marnie, la inocente Shoshanna y, cómo no, la libre Jessa. Ocho mujeres que demuestran que no hay clichés o estereotipos de género que sean válidos y que, por si aún no lo haces, es el momento de que te dejes llevar y seas tú misma.

​Y además:
Test: ¿qué tipo de mujer eres?
Mujeres que admiramos: celebrities que nos sirven de inspiración