Inicio / Famosos / Noticias Famosos

Famosos

Cayetana Guillén Cuervo: "Mi hijo de pequeño se abrazaba a la tele"

por Daniel García Creado en 21 de febrero de 2015
Cayetana Guillén Cuervo: Mi hijo de pequeño se abrazaba a la tele© Gtres

La actriz estrena nuevo trabajo en TVE con 'El ministerio del tiempo' y se desdobla con la nueva temporada de 'Versión española' en La 1.

Cayetana Guillén Cuervo está de moda. La actriz estrena nuevo trabajo en TVE el próximo martes con El ministerio del tiempo. En la serie interpreta a Irene, una mujer de carácter que trabaja para un ministerio secreto capaz de viajar en el tiempo para proteger los acontecimientos españoles más importantes. Pero además, la actriz estrena nueva temporada de Versión española, que pasa a los viernes a La 1.

Cayetana Guillén Cuervo © Gtres

¿Cómo ha sido este viaje en el tiempo?
Una chulada. Estoy súper orgullosa de que hayan contado conmigo. Es un putazo el personaje. Va creciendo un montón y tiene muchos conflictos éticos. Se les plantean unas cosas a estos chicos que son muy difíciles.

Pero tu personaje es muy resolutivo. Es la que lleva la batuta…
Se plantea así el personaje para que luego vaya evolucionando. Es un personaje muy de género norteamericano. Me hace mucha gracia dibujarlo así y no perderlo nunca. Luego sorprenden más las cosas que le van pasando.

¿Cómo te ves en el papel de mujer sexy?
A mí me hace mucha gracia. Yo soy mucho más tímida.

¿Si pudieses viajar en el tiempo cambiarías algo?
Yo echo de menos a mi padre. Pero, ¿qué gano? Se plantean cosas muy difíciles en la vida. Cada uno tiene su momento.

¿Cuál es la época en la que te gustaría vivir?
En 2015, porque en derechos y libertades hemos heredado muchas cosas. Han muerto muchas personas por el camino.

En esta serie las mujeres no dependéis de los hombres…
Eso está muy chulo. Irene, mi personaje, es una mujer lesbiana que nació en 1930 y en e 60 tiene una vida muy infeliz porque la han tratado como una enferma y la han casado con un señor. Ella puede tener su pareja, se casa con otra chica y se va a los 80 a ligar en la movida. Se ríe de ella misma.

¿Qué borrarías de tu pasado si pudieses?
Borraría cosas, como todos. Pero tampoco voy a hacer terapia. Hay que quedarse con el ahora.

Es curioso que digas que tu mejor época es el ahora cuando las mujeres suelen odiar el paso del tiempo…
Yo estoy muy bien.

¿Por qué crees que te dan siempre estos papeles con tanto carácter?
Eso digo yo. Entre esto y la de Homo Zapping la gente tiene una imagen de mí…

¿Cómo cree la gente que eres de primeras?
Siempre creen que soy más fría, más distante. No puedo hacer nada. No creo que Versión española sea un programa en el que esté yo fría. Soy muy amable con todo el mundo. Me decía Corbacho que había hecho esa imitación porque como yo era tan amable me imitaban como todo lo contrario.

¿Trabajar tanto no te quita tiempo familiar?
Me quita mucho. Yo llego a casa y me dedico al niño. Cuando se duerme me pongo a estudiar.

¿Apunta maneras ya tu hijo?
El niño tiene un carisma y un rollo que te partes de la risa. Por mí que se dedique a otra cosa. Es muy duro. Pero si él quiere le apoyaré.

¿Qué dice cuando te ve en la tele?
De pequeño se abrazaba a la tele. Ahora ya lo tiene integrado. Toda su familia sale en la tele. Debe pensar, como yo cuando era pequeña, que los adultos se dedican a esto. Yo pensaba de pequeña que crecías y te dedicabas al teatro o al cine.

¿Le gusta estar en los rodajes?
Es que es su vida. Es como yo cuando era pequeña. No se le da importancia. El niño se da cuenta de que es algo distinto por los demás, no por nosotros.

¿Te da miedo que tu hijo sienta alguna ausencia por trabajar tanto?
Siempre me da miedo. Te da miedo todo siendo madre. Pero para quien no tengo tiempo es para mí, para mi hijo tengo mucho.

¿Cómo está tu madre?
Mi madre me necesita a todas horas y yo intento estar muy presente. Todos lo estamos. Me necesita en todo lo afectuoso. Es muy independiente. Ella conduce, sube, baja y ahora no trabaja porque no quiere. Está tranquila. Pero la soledad es muy grande y la vejez es una faena. Y tenemos que estar ahí