Inicio / Moda / Tendencias / Blazers de lo menos serios

Moda

Blazers de lo menos serios

por Elena Bonet Publicado en 26 de octubre de 2010

Dar con un blazer que no nos siente bien es bastante complicado. Esta chaqueta cruzada solía ser el uniforme de los marineros de antaño, de los revisores del transporte o de los burgueses más refinados. El blazer, no obstante, no es sólo eso, puede ser de lo más elegante en versión femenina. ¿Cómo es el blazer de mujer ni demasiado masculino ni demasiado serio? Y sobre todo, ¿cómo es el blazer perfecto?
Se trata de una prenda para todas las edades, para el día y para la noche, para la calle y para el trabajo. Justo por eso se ha convertido en un imprescindible de nuestro armario (¡y sin arruinarnos!): encuentra el tuyo en cualquier tienda y juega a los contrastes combinando la masculinidad y el lado más chic de dicha prenda con elementos femeninos, informales, incluso con un falso desaliñado.

La elección del blazer
Hay que evitar cometer algunos errores a la hora de comprarlo. Por ejemplo, es cierto que el blazer nunca pasa de moda, pero para que nos dure el máximo de tiempo posible sin que se vea anticuado hay que comprarlo muy sobrio. No lo customices (nada de broches ni bordados), pero llévalo a la última. Un blazer debe ser siempre sencillo.
La textura también tiene su importancia: cuanto más grueso sea el tejido, más potenciaremos el lado masculino de la prenda. El corte y los acabados hay que tenerlos muy en cuenta: costuras planas, la caída, etc., todo debe ser de la mejor calidad. En cuanto al color, el ideal es el azul marino. Con otros colores más claros o llamativos nos costará encontrar prendas con qué combinarlo, mientras que los colores kaki, el beige o el burdeos y el camel son colores que se adaptarán a él perfectamente.

Lucirlo bien
El blazer es una mezcla entre la americana y la chaqueta de deporte y queda de maravilla con los vestidos. Sin embargo, siempre hay una regla de oro: es mejor restarle formalidad que añadirle seriedad. Así que no dudes en subirle los puños. Y si quieres ir elegante y seductora, evita las combinaciones y los cortes demasiado serios.

Combínalo con faldas sencillas, pitillos (cortos, por encima de la rodilla), baggys, vestidos, shorts o tejanos un poco desgastados. El blazer luce bien con cualquier prenda. Y en cuanto a las partes de arriba: una camisa de cuadros o una camiseta de tirantes quedarán perfectas. Si buscas el french touch darás en el clavo con una camiseta de rayas, a lo marinero, y una boina. Si, sin embargo, quieres romper con el lado más estricto de la prenda, elige una camisa o una camiseta de tirantes ancha (ancha no quiere decir ni enorme ni informal) o accesorios como las bufandas, los turbantes o los fulares grandes para darte un toque más bohemio. En cuanto a los zapatos, casi todo es posible: botas, deportivas de tela, sandalias, tacones... Eso sí, nada de bambas exageradas.

Hay muchas formas de lucir un blazer: elegante, informal, femenina o romántica, pero siempre es bueno aportarle un toque vintage. Es una prenda con la que podemos jugar y probar, pero si no queremos cometer barbaridades, hay que respetar la regla de oro: nada de blazers demasiado largos, rígidos, masculinos o años ochenta con un pantalón largo.

Consulta también:
¿Cómo se combinan los colores?
Consejos para encontrar el look correcto
Saber elegir y llevar una falda

por Elena Bonet

Puede interesarte