Inicio / Psico / Experiencias

Psico

30 pensamientos recurrentes en las fiestas de Navidad de empresa

por Diamar Dominguez Creado en 21 de octubre de 2016
30 pensamientos recurrentes en las fiestas de Navidad de empresa

Las fiestas de Navidad de la empresa suelen ser un poco extrañas. Una no elige a sus compañeros de trabajo y, sin embargo, tienes que pasarte con ellos día sí y día también, para bien o para mal. Así que, lógicamente, si a eso le añadimos barra libre de alcohol, ¡la cosa se vuelve un poco peligrosa! He aquí los pensamientos que todas solemos tener durante esas famosas fiestas navideñas de la oficina...

Estamos en plena época de comidas y cenas de empresa con motivo de la Navidad, y hay ciertas cosas que nunca cambian. Al contrario, se repiten año tras año sea la empresa que sea. Por ejemplo, las caras con sonrisa fingida de "me ha encantado" cuando abres el regalo del amigo invisible o todo aquello que se nos pasa por la cabeza una y otra vez ante estos eventos tan previsibles. A continuación te dejamos 30 de esos pensamientos con los que te sentirás identificada, empezando por la elección del outfit (¡inspírate con nuestra galería!).

Descubre: Look para tus eventos de Navidad: los outfits que nos inspiran
Los mejores looks para tus eventos de Navidad © Pinterest

1. Todos hemos estado como locos con la fiesta de Navidad desde hace semanas, así que más vale que salga bien. O, por lo menos, que salga mejor que el año pasado, porque ni siquiera recuerdo cómo llegué a casa...

2. ¡Solo por terminar cuatro horas antes de trabajar ya pinta muy muy bien! Sinceramente, con eso ya me conformo. Bye, bye, oficina. No necesito nada más.

3. ​¡Ah, no! No me puedo ir antes, me tengo que quedar para el amigo invisible.

4. ¿Todo el mundo ha traído lo que se va a poner? Esa se va a terminar arrepintiendo de ser la única que lleve puesto su vestido de cóctel rojo brillante tan pronto. ¡Todavía estamos en horario de oficina, mujer!

5. ¿Cómo se supone que vamos a conseguir maquillarnos todas en el único baño de la oficina? ¡Somos muchas y hay pocos espejos! Esto parece un anuncio de belleza.

6. Si alguien empieza a cantar Girls just wanna have fun, me largo. Oh, están cantando All I want for Christmas is you en su lugar. Eso está mejor.

7. Ahora que estamos todas maquilladas y arregladas, ¡es hora de que empiece lo bueno!

8. Y después de la comilona (y las primeras copas, claro está), ¡toca el amigo invisible!

9. No sé ni por qué le llaman amigo invisible... Si siempre que voy a abrir mi regalo, hay alguien mirándome ansiosamente con cara de circunstancia...

10. ¡Ah! ¡Una tacita con una frase mona! ¡Qué original!

11. Solo son las siete de la tarde y ya no sé ni por qué copa voy. ¿La cuarta? ¿La quinta?

12. Ha llegado el momento en el que todos empiezan a recordar todo lo bueno y lo malo de este año. Espero que nadie saque el tema de... Ahí va, ese tema. Estupendo.

13. De repente, me entran ganas de contarle a mi jefe mis secretos más oscuros, especialmente en lo referente a la empresa. No me puedo creer que no hayamos hablado nunca antes. ¡Mi jefe es ​la bomba! Ya nos hemos vuelto mejores amigos.

14. Siento que puedo contarle cualquier cosa a quien sea. ¡Es todo tan bonito!

15. Me están ABRAZANDO. Esto me debería de parecer incómodo, pero estoy tan borracha... ¡Y es Navidad!

16. ¿Por qué se está yendo la gente? ¿A quién le importa si hay que darle de comer al perro? Ah, bien, CHUPITOS, CHUPITOS.

17. Más me vale ignorar a ese no sé quién que me está echando el ojo. NO beses nunca a un hombre del que no sabes ni su nombre delante de tus compañeros.

18. Tampoco te pongas a cantar en el karaoke.

19. Canto muy bien. Mira cómo todo el mundo me anima a cantar. Aunque es raro, porque mi voz suena ronca y arrastro un poco las palabras, pero si a ellos les gusta... ¡Qué más da!

20. Al menos no he dado tanto la nota como la que se fue a casa al principio de la fiesta porque "le sentó mal lo que había bebido".

21. Siempre hay alguien a quien le pasa. Si la empresa supiera cuánto hemos gastado en alcohol hasta ahora... Ah, mira, ahí va otro.​..

22. Bueno, parece que la noche ha llegado a su fin (solo es media noche, pero si tenemos en cuenta la hora a la que empezó la fiesta...). ¡Todos a por los taxis!

23. ¿Qué más da si vives en el quinto pino a la izquierda y te pueden arruinar con la subida de bandera? ¡Solo se vive una vez!

24. De todas maneras, vas a medias con quien se queda en tu casa porque vive demasiado lejos como para irse en taxi. Incluso en estas circunstancias eres una economista de primera...

25. Todo me da vueltas... ¿Por qué está mi compi en mi cama con los cuernos de reno puestos?

26. ¿¡Cuánto dinero he sacado de mi cuenta corriente!? La fiesta de la oficina me ha costado el sueldo de tres días de trabajo. ¡Fantástico! Bueno, seguro que me dejan ponerlo como gastos de la empresa por aquello del espíritu navideño.

27. ¡¿Qué narices le conté anoche a mi jefe?! ¡Qué humillación el lunes que viene...!

28. Ir al trabajo el lunes va a ser horrible, HORRIBLE.

29. Me han etiquetado en 19 fotos en Facebook. Por favor... Dios. No. ¡NOOOOOOO! ¡Karaoke! ¡Besos estando borracha! ¿Por qué tengo rímel por toda la cara?

30. Decidido. No vuelvo a beber alcohol... Hasta las próximas Navidades, tampoco hay que ser una aguafiestas.

Diamar Dominguez
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …