Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Piel sensible al sol? Los mejores consejos para protegerte en verano

Belleza

¿Piel sensible al sol? Los mejores consejos para protegerte en verano

por Patricia Álvarez Creado en 17 de julio de 2019
© Unsplash

Cualquier tipo de piel tiene que protegerse del sol, pero las pieles sensibles aún más. Te damos algunos consejos para que no corras ningún riesgo este verano.

Llega el verano y todas queremos tener un tono bonito y saludable, pero si para las pieles normales esto ya conlleva un peligro, para las sensibles e intolerantes al sol se puede convertir en todo un deporte de riesgo. Si te encuentras en este último grupo tenemos buenas noticias para ti: siguiendo unos simples consejos podrás exponerte al sol como cualquier otra persona, y disfrutar de sus beneficios sin preocuparte de que tu piel se resienta.

Video por Carla Dominguez

¿Qué características tienen las pieles sensibles?

Las pieles que consideramos sensibles son aquellas cuya barrera cutánea es débil y permeable. Esto permite que los agentes irritantes externos penetren con mayor facilidad, y produce también una mayor pérdida de agua por evaporación, es decir, son pieles que tienden a la deshidratación y la sequedad.

Además, todas aquellas pieles que pertenecen al fototipo I (pelirrojos, ojos claros, piel muy blanca y que no se broncea con facilidad), también se consideran sensibles al sol, ya que necesitan una protección muy alta para no quemarse. En algunos casos, este tipo de pieles pueden sufrir otros síntomas como reacciones o algún tipo de erupción tras la exposición al sol. Si es así, conviene acudir al médico para determinar si se trata de alergia.

Protege tu piel desde dentro

El primer consejo que te damos es que cuides tu piel desde dentro, a través de la alimentación. Incluye en tu dieta alimentos ricos en vitamina C, ya que tiene propiedades antioxidantes, sirve como refuerzo al sistema inmunológico y da como resultado una piel más luminosa.

Otra ventaja es que la vitamina C protege las fibras de colágeno y elastina, dos elementos muy importantes para mantener la belleza y salud de nuestra piel. Podrás encontrarla en todas las frutas cítricas como naranjas, limones, pomelos, kiwis y fresas y en verduras como tomates, pimientos y espinacas.

Además de consumir este tipo de alimentos, es importante que evites la ingesta excesiva de alcohol y comidas picantes y bebe como mínimo un litro y medio de agua al día. Todo esto empeora la calidad de la piel, la reseca y puede aumentar su sensibilidad.

Para dar un extra de vitamina C a tu piel, te recomendamos utilizar cremas y sérums que tengan un alto contenido de este potente antioxidante, no solo te ayudará a proteger la piel sensible del sol, sino que evitarán que los primeros signos de la edad aparezcan de forma prematura. Son numerosos los cosméticos que incluyen la vitamina C en su composición, hemos hecho una selección de los que mejores resultados dan y mejores opiniones tienen entre las usuarias, son estos:

SESDERMA C-Vit Serum Liposomado: previene y trata el envejecimiento cutáneo provocado por la exposición al sol, el tabaco o una mala alimentación. Aplica este sérum sobre la piel limpia dos veces al día, tras varias aplicaciones se verá más luminosa, con un tono más unifome y más protegida a las agresiones del sol. Puedes comprarlo en Amazon por 29,95€.

The Body Shop Crema hidratante con vitamina C: revitaliza e ilumina, perfecta para pieles apagadas, cansadas y con un tono poco uniforme. Contiene también aloe vera para regenerar la piel, ideal si la tienes sensible. Puedes comprarla en Amazon por 20,41€.

Virginic Suero facial con vitamina C: contiene numerosos ingredientes naturales como el aceite de jazmín, la vitamina E, aceite de pomelo y aceite de almendras (además de vitamina C) para nutrir la piel en profundidad, regenerarla y protegerla de las agresiones externas. No contiene químicos agresivos, parabenos o siliconas. Puedes comprarlo en Amazon por 14,99€.

© iStock

Protégete del sol en todo momento para evitar las quemaduras solares

Aunque no vayas a exponerte al sol directamente y solo vayas a dar un paseo o a disfrutar de una comida al aire libre en una terraza, es importante que utilices un protector solar con un SPF de entre 15 y 30 a diario. Así, evitarás dañar tu piel y la mantendrás correctamente protegida.

Sin embargo, los días en los que sí vayas a la playa y pases varias horas expuesta de manera directa al sol, deberás utilizar protectores que tengan, cómo mínimo, factor 50, sobre todo los primeros días de exposición. Lo ideal es que elijas cremas que protejan tanto de la radiación UVB como de la UVA. Estas indicaciones son válidas tanto a nivel corporal como facial, aunque nuestra recomendación es que no bajes del factor 50 en tu crema facial, ya que la piel de la cara es mucho más sensible y te permitirá prevenir la aparición de manchas.

Más recomendaciones para evitar las quemaduras en la playa:

  • Aumenta progresivamente tu exposición: empieza con períodos cortos, de quince o veinte minutos, y auméntalos a medida que tu piel se vaya acostumbrando al sol.
  • La ropa es fundamental: una gorra, unas gafas de sol o un sombrero pueden ser tus principales aliados. Protege las zonas que sean más sensibles y exponlas sólo con moderación.
  • Evita las horas centrales del día: de 12h a 16h los rayos solares inciden verticalmente sobre la superficie terrestre, por lo que si queremos evitar una quemadura solar es importante que en esta franja horaria no nos expongamos directamente al sol. Si has ido a pasar el día a la playa no olvides llevar la sombrilla, para poder resguardarte en esas horas.
  • Renueva la protección solar cada 2 horas: este consejo es válido para todo tipo de pieles, pero tú deberías tenerlo especialmente presente. No dejes que pasen dos horas sin que vuelvas a ponerte crema y recuerda repetir la aplicación cada vez que salgas del agua. Un truco que puede ayudarte a que el momento de la aplicación te dé menos pereza, es descartar las cremas de textura grasa y escoger aquellas cuya textura sea ligera y fácil de aplicar. Sea como sea, no olvides leer las indicaciones del producto para aplicarlo correctamente.
  • Hidrata tu piel tras la exposición al sol: el after sun y otras cremas hidratantes se convertirán en tus mejores amigas después de un día de playa o de piscina. Estas te ayudarán a restablecer la hidratación de la piel. Lo ideal es que las apliques tanto la crema o leche corporal como la hidratante facial después de la ducha. Si lo haces de forma contanste y diaria, notarás tu piel mucho mejor y evitarás la descamación propia de las pieles sensibles y secas. Eso sí, es muy importante que tengas en cuenta que el after sun nunca debe ser sustituto de la protección solar, sino un tratamiento posterior. EStos son los mejores after sun para pieles sensibles:
  • Ecran - aftersun Leche Piel Sensible & atópica, comprar en Amazon por 8€
  • ISDIN Loción After Sun para pieles irritadas, comprar en Amazon por 12,79€
  • Garnier Delial aftersun Sensitive Advanced, comprar en Amazon por 7,95€

¿Hay protectores solares específicos para la piel sensible?

La respuesta es sí. Estos productos se diferencian de los protectores solares tradicionales en que no contienen químicos agresivos que puedan dañar las pieles más sensibles o reactivas. Además, en su formulación contienen ingredientes calmantes e hidratantes que crean una capa protectora frente a las agresiones para evitar irritación o rojeces. Esta es nuestra selección de los mejores protectores solares para pieles sensibles:

La Roche-Posay Anthelios XL - Crema facial SPF50+ © Amazon

Cuidado con los más pequeños, ¡su piel es mucho más sensible!

​Los más pequeños de la casa son especialmente sensibles a las radiaciones solares. Todavía están desarrollándose, y su piel también, y sufrir quemaduras puede acarrear complicaciones en el futuro.

Lo primero que debes de saber es que no es recomendable exponer al sol de manera prolongada a los menores de tres años, ya que su piel es todavía demasiado sensible. A partir de esa edad, es importante aplicar todos los consejos que hemos visto hasta ahora, pero además existen otras recomendaciones que son especialmente importantes para los niños.

Cada dos horas se debe volver a aplicar el protector, y es deseable en el caso de los niños salir de casa con el fotoprotector ya puesto, así como volver a administrar al salir del agua o si hay una sudoración prolongada. Aplica la protección por todo su cuerpo, ¡no te olvides de nuca, orejas y pies!

Elige una crema especialmente diseñada para niños, siempre con un factor de protección de 30 como mínimo, y que sea resistente al agua y a la arena. Los ojos son la zona más sensible a la exposición solar. Protege tanto los tuyos como los de tus hijos con unas buenas gafas homologadas, gorras y sombreros. Estas son nuestras 3 mjores opciones para proteger a los más pequeños:


Por último, es muy importante consultar con el pediatra en el caso de que estén tomando cualquier medicación, ya que ésta puede ser fotosensibilizante y provocarles la aparición de manchas solares o quemaduras al exponerse al sol.

¿Has tomado nota? Si tienes cuidado y proteges tu piel correctamente, este verano podrás disfrutar del sol sin ningún peligro. Eso sí, si en alguna ocasión se produce alguna reacción en tu piel u otros síntomas tras la exposición al sol, lo mejor es que acudas al médico para descartar que exista alguna alergia o algún otro problema más allá de la sensibilidad.

Descubre: ¡Morenazas todo el año! Famosas adictas al sol
Lara Álvarez © Getty

Y además:
Cómo cuidar tu piel en la playa
Trucos para lucir un bronceado bonito durante más tiempo

¿Eres una apasionada del sol? Broncéate como las famosas este verano
Crema facial con protección solar, la clave para una piel joven

por Patricia Álvarez