Inicio / Belleza / Tratamientos / Cuidados de la piel en la playa

© Unsplash
Belleza

Cuidados de la piel en la playa

por Patricia Álvarez Publicado en 9 de mayo de 2018
A-
A+

Pasar unos días en la playa es muy bueno para tu organismo pero, ¡ojo con los excesos! Toma nota de estos cuidados en la playa para proteger a tu piel del sol.

¿Estás planificando tus vacaciones y buscas un destino de playa y sol? Pasar unos días en la playa es muy bueno para tu organismo, ya que sintetizarás vitamina D gracias al sol, y tu piel estará más tersa debido a las sales minerales y de oligo-elementos presentes en el mar. Pero, ¡cuidado con los excesos! Un baño de 15 minutos es suficiente para regenerar tu epidermis, así como las sesiones de exposición solar graduales, mucho más recomendables que una jornada maratoniana bajo el sol.

Por ello, no debemos olvidarnos de seguir llevar a cabo ciertos cuidados en la playa, para sacarle el máximo partido a nuestras vacaciones y ensalzar nuestra belleza natural.

Los cuidados básicos

Como bien sabrás, la protección solar es imprescindible en la playa, especialmente si vas a pasar el día al sol, ya que las radiaciones solares son las responsables del fotoenvejecimiento de la piel, las manchas y las quemaduras.

Por ello, es recomendable utilizar una protección solar con SPF 30 como mínimo, al menos en los primeros días, y aplicarla generosamente por todo el cuerpo. No olvides repetir el proceso cada 2 horas y después de cada baño.

Si tienes la piel muy sensible, reactiva, incluso alérgica utiliza un índice de protección más alto. Exponte al sol de manera gradual, empezando por sesiones muy cortitas, y ve aumentando progresivamente la duración (10 minutos el primer día, 15 el segundo, etc.).

Y recuerda que entre las 12h y las 16h has de evitar el sol, ya que es la franja horaria en la que los rayos solares inciden verticalmente sobre nosotros, y por lo tanto la más peligrosa.

Descubre: Los cuerpazos de nuestras famosas en bikini

Rihanna © @ Gtres

Qué hacer en caso de quemadura

Si no has tomado las precauciones adecuadas, no te has reaplicado el fotoprotector con la suficiente frecuencia o has utilizado un SPF inferior al que necesitabas, lo más probable es que tu jornada de playa haya acabado con una desagradable quemadura solar.

No es tiempo de lamentarse, sino de poner soluciones, por lo que te vamos a dar algunos remedios para que puedas sobrellevar las molestias lo mejor posible. Ahora ya no te dolerán hasta las sábanas porque te explicamos lo que tienes que hacer.

Lo primero y principal es no intentar aliviar el calor y la quemazón que sientes en la piel con agua del grifo, ya que solo conseguirás empeorarlo debido a la cal presente en el agua. Con la ayuda de un algodón empapado con una loción limpiadora suave (sin alcohol) o en agua termal, frota la zona agredida por el sol.

¿Un remedio de la abuela? Un yogur bien frío o un tomate aplastado alivia rápidamente las sensaciones de picor y tirantez en la piel. Los días siguientes, evita exponerte al sol, y para no pelarte demasiado, échate crema sobre la piel varias veces al día. En caso de una quemadura más severa, es imprescindible acudir al dermatólogo, para que sea él quien te recete el tratamiento más adecuado según la gravedad del caso.

Conserva tu piel hidratada

Tener la piel hidratada es también fundamental en verano, ya que el sol, la sal del mar y el cloro de las piscinas resecan la piel casi tanto como el frío.

  • Rostro: Pese a estar de vacaciones, es importante no perder las buenas costumbres, y mantener tu rutina de belleza habitual. Una crema de día por la mañana y una crema de noche antes de acostarte, así como un buen contorno de ojos serán suficientes para mantener tu piel en perfecto estado. Si además notas la piel muy seca o acalorada durante el día, puedes vaporizar agua termal sobre ella, ¡sensación de frescor al instante!
  • Cuerpo: Si hay un producto de cuidado corporal del que no nos podemos olvidar durante nuestras vacaciones en la playa ese es el after sun. El sol agota las reservas de agua de tu piel, por lo que al final del día necesitarás una dosis extra de hidratación, ¡y qué mejor que hacerlo con un producto diseñado especialmente para ello!


Un pequeño consejo: si además del after sun, por la noche, antes de acostarte, te aplicas tu crema hidratante habitual, estarás contribuyendo a una mejor regeneración de la piel.

Ensalza tu piel

Cuando ya tenemos algo de color, generalmente nos vemos mejor, más guapas e incluso más estilizadas. Aprovecha que estás morena y luce el tono natural tan bonito que has logrado. ¡Despídete del maquillaje como han hecho estas celebs!

Descubre: Los selfies más atrevidos de las celebrities: ¡sin maquillaje!

Los selfies más atrevidos de las celebrities: ¡Sin maquillaje! © IG

  • Rostro: A lo largo de los días, tu piel se broncea, y de repente, te sobra la base del maquillaje. ¡Mejor! Esto permite respirar de verdad a tu piel. Para resaltar tus facciones, aplica sólo un poco de polvo bronceador, que acentuará naturalmente tu tono dorado. Para las que verdaderamente no pueden pasar sin su base de maquillaje, es mejor optar por una hidratante con color o una BB cream, que no secará tu piel pero sí disimulará tus imperfecciones.

  • Cuerpo: Nada como un aceite para dar brillo a tu piel bronceada. Además, puedes permitirte algunas fantasías: aceites perfumados, con purpurina... Lo primero, tienen que hidratar tu piel y además, te van a permitir destacar tu bonito bronceado, ¡como una diosa de ébano!

Y además:
Elige la crema solar según tu tipo de cuerpo
Cómo proteger del sol las pieles sensibles
Mitos sobre las cremas solares

por Patricia Álvarez

Puede interesarte