Inicio / Ocio / Viajes / ¿Nos vamos al Algarve? Qué ver y hacer en una de las joyas de Portugal

Ocio

¿Nos vamos al Algarve? Qué ver y hacer en una de las joyas de Portugal

por Carla Dominguez Creado en 5 de julio de 2019
© GettyImages

El Algarve se ha convertido en la última década al igual que multitud de zonas del mundo en un reclamo turístico. Más de 9 millones de personas transitan cada año por las playas y riscos tan impresionantes que podemos encontrar en esta región del país luso. ¡Descubre la belleza natural de esta región y cómo evitar los sitios muy turísticos.

El Algarve es uno de los destinos turísticos de Portugal más recurridos si estás buscando sol y playa. además, de sus playas ya conocidas y donde cada vez se aglutinan más turistas queremos que conozcas la otra cara del Algarve, llena de artesanía, productos locales y una naturaleza impactante. ¿Nos vamos?

Video por Carla Dominguez

Comienza en Faro

Si decides ir en aeropuerto, lo más cómodo es ir al de Faro. Es uno de los que está más cerca de la zona del Algarve, y muchas compañías llegan a esta zona perfectamente. Está muy bien comunicado con el Algarve, por lo que podrás encontrar numerosos buses y ferrocarriles que te llevarán en por muy poco en 20 minutos hasta allí. Si no te cuadran los precios de los aviones hasta Faro, puedes optar por ir hasta Lisboa (Aeropuerto Humberto Delgado). Desde allí hay dos horas y media hasta el Algarve, por lo que lo ideal es que cojas un vuelo muy temprano, y estar como máximo a las 11 en el Algarve.

Una vez que estemos en el Algarve es hora de disfrutar de esta zona. Lo ideal es que alquiles un coche en el aeropuerto para que puedas moverte mucho más rápido y con más libertad por todos los pueblos. La ruta la empezaremos por Tavira, uno de los pueblos pesqueros más bonitos de la zona. En verano, es la mejor época para visitarlo por sus mercados y sus playas kilométricas. Además, es una de las ciudades consideradas desde 2008 como slow cities. Esto quiere decir que la ciudad de Tavira ha intentado preservar durante estos años una vida más sostenible y tranquila. Además, de apostar por una gastronomía tradicional y proteger el medio ambiente. Por lo que es un pueblo que debes visitar si o si durante tu ruta al Algarve.

Cuando haya terminado tu paso por Tavira es hora de ir a Faro. En Faro, podrás encontrar una amplia variedad de hoteles o apartementos para que puedas quedarte al menos una noche y disfrutar de esta bella ciudad. Disfruta Faro, sus calles y camina por su casco antiguo junto al mar. Entre los lugares que debes visitar de Faro, están la Sé (Catedral), Olhao, y si puedes el parque natural da Ría Formosa. Esto último hazlo si tienes mucho más tiempo. Si no otra opción es disfrutar de los restaurantes, de la buena comida y de un buen paseo por el mercado de la ciudad. Es un mercado poco turístico que merece la pena conocer. Podrás conseguir alimentos frescos, disfrutar de una buena terraza o de un café.

Antes de irte de Faro, una parada obligatoria es el puerto de Olhao, a 10 kilómetros de Faro. Está situado junto a ua isla con playas espectaculares. Junto a una interesante mercado, la historia y el ambiente auténtico y tradicional de esta villa pesquera contrasta con otros pueblos turísticos más elegantes.

Albufeira - zona de sol y playa

Las playas del Algarve son muy populares por la grandeza de sus riscos en medio de la naturelaza. Son uno de los reclamos turísticos más importantes de Portugal porque atrae a turistas lusos pero también españoles al estar situado muy cerca de Huelva. Una de las zonas de playas que tienes que ir es Lagos.

Si buscas un momento de sol y playa tienes que visitar la zona de la albufeira. Eso sí, ya te advertimos que es una zona bastante turística por la gran cantidad de playas que hay por esta zona. Aquí encontrarás una amplia oferta de hoteles y apartamentos en booking donde podrás elegir el que mejor se adapte a tu presupuesto. Sobre todo para los jóvenes está más recomendada esta zona, ya que la zona nocturna tiene mucha más actividad que en otros lugares del Algarve. Por lo que si lo prefieres puedes parar unas horas y luego continuar tu camino por la costa portuguesa.

Portimão

Portimao es la ciudad más importante del suroeste del Algarve y una de las pocas que sería capaz de presumir de tener un centro urbano donde el turismo es secundario. Paseando por sus calles centrales encontrarás tiendas portuguesas tradicionales. Podrás conocer la ciudad con todo su encanto. Además, esta ciudad también destaca por el submarinimo. Su arrecife es uno de los más espectaculares del mundo. Por lo que si te gusta este mundo del buceo, tienes que hacerlo si o si. Además, esta zona destaca por tener aguas tranquilas y seguras para el submarinismo durante todo el año.

Una parada en las playas (Lagos)

Una parada obligatoria es en Lagos. Es cierto que tiene ran afluencia de gente pero es espectacular y merece la pena. Además, si te gustan los deportes de agua este es tu sitio, ya que podrás practicar remo en kayak, submarinismo, surf, windsurf, kitesurf o paddle surf. Para reponer fuerzas, el mejor sitio es una simple panadería. Bueno, no tan simple: la Padaría Central, el horno más antiguo de Lagos, fundado en 1906, aún sirve los panes y pastas más frescos del Algarve. Es ideal para madrugadores (y, por supuesto, trasnochadores que han contemplado el amanecer).

Si buscamos un restaurante, en Meia Praia encontraremos muchos al borde del agua. El Bar Quim es un restaurante de playa clásico portugués, sin pretensiones, pero si queremos algo más elegante, el Atlántico resulta excelente. Cuenta con una imponente terraza con vistas a la playa y una buena carta de platos portugueses.

La ruta del corcho

Portugal es uno de los países que destaca por su producción textil y artesanía en productos de este sector. Muchas prendas y complementos de los que llevas proceden del país luso, y seguro que no te has dado cuenta. El corcho es uno de los productos naturales y más característicos de Portugal, por eso es una buena idea para que conozcas en profundidad este producto tan local hacer una ruta.

En Sao Brás de Alportel, a 12 kilómetros al este de Loulé, se registró una gran actividad en el siglo XIX cuando el corcho vivía su época álgida. La ruta del corcho se puede hacer en esta zona, e incluye una visita con un circuito guiado a una fábrica tradicional y a los almacenes de corcho, con explicaciones sobre esta actividad. En la ruta también está incluido el Museo Etnográfico do Trajo Algarvio, dedicado a las costumbres locales y en general a toda la historia del corcho.

Practicar deporte de agua

Además, de coger sol y disfrutar de un buen chapuzón puedes practicar deportes llenos de adrenalina como surf, windsurf, kitesurf o paddle surf. Si eres un amante del surf te encantará esta zona. Al estar en la punta de la península hay mucha corriente en el agua lo que favorece la práctica de surf. Existen muchos campamentos que combinan la práctica de surf con yoga en un entorno de lo más paradisiaco. Aquí las playas son amplias y kilométricas por lo que es perfecto para descansar y disfrutar haciendo deporte.

Sagres - Última parada

Finaliza el viaje en la bella ciudad de Sagres, donde se encuentra el Cabo de San Vicente y una de las puestas de sol más espectaculares de Europa. El Cabo de San Vicente está situado a muy pocos kilómetros de Sagres. Podrás encontrar un paisaje natural increíble y con unos grandes acantilados. En el pueblo encontrarás una gran tranquilidad. Lo mejor de todo es disfrutar de su calma comiendo tranquilamente en alguno de los restaurantes y terrazas de su plaza central, donde comparten espacio con tiendas pequeñas muy enfocadas al público surfista.

Además:
Los 25 lugares para viajar en pareja más románticos del mundo
Un viaje de cuento: los 50 pueblos más bonitos de Europa
Guía low cost para viajar sin que se resienta el bolsillo

por Carla Dominguez