Inicio / En forma / Dietas / Dieta Hiperprotéica

© Getty
En forma

Dieta Hiperprotéica

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 16 de diciembre de 2009

Los regímenes a base de proteínas aparecieron durante la década de 1960 y, rápidamente, tuvieron un gran éxito que años después perdura. ¿El principio? Perder grasa y aumentar la grasa muscular. A continuación te contamos las ventajas e inconvenientes de la dieta hiperproteica.

Acercamiento a las proteínas
Las proteínas o prótidos son compuestos a base de aminoácidos. Estos últimos forman la trama celular y el tejido de mantenimiento del organismo algunas de cuyas partes se renuevan cada día. En total, existen 20 aminoácidos de los cuales 8 son los llamados “indispensables” o “esenciales” puesto que el cuerpo humano no sabe cómo fabricarlos.

© Getty

Igual que los glúcidos y los lípidos, las proteínas son macronutrientes, es decir, aportan energía al organismo (1 g = de proteína = 4 Kcal). Son indispensables y deben representar por lo menos un 15 % del aporte energético global diario.

Las proteínas: nutrientes clave presentes en la alimentación

Consumimos proteínas en alimentos de origen animal: carne, ave, conejo, charcutería, pescado, huevos, crustáceos, marisco, lácteos, queso, etc. pero también de origen vegetal: alimentos completos, leguminosas, soja, semillas, frutos oleaginosos, tubérculos, raíces, champiñones, etc.

Interesantes en cuanto a la pérdida de peso:

  • Cortan el hambre. Las proteínas son muy saciantes, lo que significa que una comida rica en proteínas nos previene de posibles picoteos posteriores.
  • Fabrican músculo. Con un régimen hipocalórico sin proteínas se pierde masa muscular. Si en cambio es rico en ellas sólo eliminaremos grasa: una ganga porque no sólo el músculo ocupará menos volumen y nos quedará mejor una 38 que una 40, sino que quemaremos calorías de forma constante.
  • Evitan la fatiga. Contrariamente a los regímenes hipocalóricos clásicos, un régimen rico en proteínas aporta una sensación de bienestar, buen humor y dinamismo. No nos sentimos cansados al mínimo movimiento, al contrario: ¡podemos hacer deporte!
  • Mejoran el organismo. Un régimen de proteínas no es perjudicial para el organismo. Al contrario, mejora el metabolismo de base, el funcionamiento de las hormonas, la inmunidad, la solidez de los huesos, la salud cardíaca y bascular.

Adelgazar con proteínas

Esta dieta Hiperprotéica consiste en consumir muchas proteínas (como mínimo las cantidades diarias recomendadas, es decir, 1 g por kilo de masa corporal). Todos pasan por una fase sin azúcar (ni féculas, ni productos sin azúcar) y con muy poca materia grasa. Estos últimos se introducen poco a poco en la alimentación, a medida que van apareciendo los resultados, en forma de proteínas naturales (sólo se consumen alimentos ricos en proteínas y pobres en calorías: queso blanco, yogures, huevos, carne y pescado azul) o preparaciones en bolsitas (cada día una preparación en una o dos comidas en forma de potaje, barrita, crema… rica en proteínas, vitaminas y minerales, pero pobre en calorías entre 200-400 Kcal/saco). En ambos casos se completa la alimentación con verduras y leche desnatada.

Ventajas, inconvenientes y consejos de la dieta Hiperprotéica

  • Ventajas. Con este tipo de régimen la pérdida de peso es a menudo rápida y consecuente, incluso en los casos “difíciles”. Garantiza que el organismo cuente con las aportaciones en proteínas que le son indispensables. Apenas tendrás hambre y no te sentirás cansada.
  • Inconvenientes. Consumir demasiadas proteínas y pocas grasas y azúcares conlleva una acumulación de residuos; éstos son los responsables del mal aliento y un exceso de trabajo para los riñones y el hígado. Estos regímenes son monótonos y restrictivos y provocan a menudo desocializaciones y un sentimiento de depresión. El peso perdido es difícil de establecer sobre todo cuando no se contempla una sólida reeducación nutricional. A medio o largo plazo, los fracasos son abundantes.
  • Consejos. Es ideal para quienes busquen una pérdida de peso rápida. No obstante, este método sólo resulta interesante si el objetivo es conseguir auténtica reeducación alimentaria. Siempre es mejor elegir proteínas naturales y poco saciantes. Con las proteínas naturales podemos compartir la comida, salir al restaurante o ir a casa de los amigos. Es importante seguir todas las fases en cuanto a la reintroducción de los glúcidos y los lípidos.

¡Atención!

Si quieres seguir esta dieta, como otra cualquiera, consúltalo antes con tu médico.

Puede interesarte...
La micronutrición
El régimen vegetaliano
La dieta Okinawa

Y...
La dieta del limón: ¡adelgaza en una semana!
El desayuno: tu mejor aliado

por Miriam Aguilar

Puede interesarte