Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Cómo lidiar con los problemas digestivos de nuestro bebé: consejos y cuidados necesarios

Cómo lidiar con los problemas digestivos de nuestro bebé: consejos y cuidados necesarios

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 16 de abril de 2015

Si las deposiciones de tu bebé son más líquidas de lo normal puede que se deba a algún problema intestinal derivado de diversos factores: alergias alimentarias, gastroenteritis... En cualquier caso no te preocupes, te explicamos qué hay hacer cuando esto ocurra.

Lo último que nos conviene es alarmarnos. Hay que tener en cuenta que los bebés, dependiendo de su edad, no comen alimentos sólidos de la misma manera en la que lo hacemos nosotros, por eso es normal que sus deposiciones sean menos sólidas. Cuando éstas cambien de manera notable, ya sea de color, se vean más líquidas u ocurran con mucha más frecuencia, probablemente se deba a que tu bebé tiene diarrea. Te explicamos qué es exactamente, a qué se puede deber y cómo actuar para intentar que se le pase cuanto antes.

¿Qué es la diarrea?

Se trata de una aceleración del tránsito intestinal que se manifiesta por la expulsión de heces líquidas unas tres o más veces al día. Suele ser síntoma de tres causas principales:

Pero también se puede producir tras haber tomado antibióticos, a consecuencia de haber ingerido muchos zumos de frutas, especialmente los que contienen azúcar, debido a una infección de oído o bien causada por alguna bacteria, como la E.coli, la salmonella o el estafilococo.

El riesgo principal que corre el bebé durante un periodo de diarrea es el de la deshidratación, por eso es muy importante que beba líquido a lo largo del día. Mantener una buena higiene es primordial, particularmente en nuestras manos. Debemos limpiar bien al bebé con productos suaves y aplicarle crema o polvos de talco en la zona afectada para evitar que se irrite.

Gastroenteritis

Es la causa principal de estas descomposiciones. Se trata de una inflamación de la mucosa de los intestinos y del estómago causada por algún virus o bacteria que suele cursar con diarrea, vómitos y dolor abdominal. Si tu bebé tiene gastroenteritis tienes que tener ciertos factores en cuenta:

© iStock

Alergias alimentarias

Todos los síntomas que hemos mencionado hasta ahora también podrían derivarse de una reacción alérgica producida por un alimento, acompañada en ocasiones por eczemas en la piel del bebé o presencia de sangre en las heces. Es importante recordar que el huevo, la leche, el pescado y los frutos secos son los alimentos más alergénicos que hay, por lo que pueden producir reacción al primer contacto. Si sospechas que la diarrea de tu bebé puede estar asociada con algún alimento es importante que acudas a tu pediatra. Elabora una lista con todas las comidas que toma tu bebé puede resultarte útil a la hora de realizar un diagnóstico en la consulta.

Inmadurez del sistema digestivo

Si las deposiciones de tu bebé con líquidas pero él se encuentra bien y gana peso de manera correcta, es posible que se deba a la inmadurez de su sistema digestivo. Es algo que ocurre especialmente en bebés prematuros pero que no encierra misterio alguno: solo necesita tiempo para que sus órganos se terminen de formar y realicen sus funciones correctamente. En cualquier caso, su pediatra le realizará el seguimiento oportuno.

Cuándo acudir al médico

Independientemente de la causa de la diarrea, siempre es importante tener en cuenta la opinión del médico ya que no habrá nadie mejor para aconsejarte y ayudar a tu bebé. Debemos acudir a él especialmente si el niño presenta alguno de estos síntomas:


​Y además:
El primer mes del bebé: ¿qué cuidados necesita durante esta etapa?
Consejos para padres primerizos: todo lo que debéis saber sobre los recién nacidos

Puede interesarte