Inicio / Cocina / Cocina internacional / Las vieiras, el toque distinguido de tus cenas más especiales

Las vieiras, el toque distinguido de tus cenas más especiales

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 23 de septiembre de 2016

¿Quién no ha probado unas deliciosas vieiras en un restaurante de costa? Están buenísimas pero su elevado precio las hacen solo aptas para algunas de nuestras comidas más especiales. Hoy te desvelamos todos los secretos sobre ellas.

Que las vieiras están deliciosas es algo que todas sabemos. Sin embargo, no siempre que nos apetecen podemos permitirnos el lujo de prepararlas, ya que tienen un precio bastante elevado. Sin embargo, ahora que se acercan épocas de fiestas y reuniones familiares en las que el marisco es uno de los protagonistas indiscutibles, es el momento de que sepamos un poquito más acerca de este molusco.

Algunos datos sobre las vieiras

Aunque asociemos las vieiras con la gastronomía gallega, lo cierto es que existen dos variedades: la del Atlántico (de 7 a 13 cm) y la del Mediterráneo (de 8 a 10 cm). La vieira está formada por un medallón de carne, la parte blanca, bastante dura y con una textura ligeramente fibrosa y un coral, la parte naranja que la rodea y que contiene una especie de pasta, cuya textura recuerda a la un puré granulado. El coral tiene dos partes, una blanca (macho) y una roja (hembra), que crece a medida que las huevas que contiene se maduran. Además de su delicioso sabor, la vieira es una fuente excelente de proteínas, vitaminas y oligoelementos, y con sólo 50 Kcal/100 g.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprarlas?

Para empezar, la temporada de la vieira va de octubre a mayo, pero la estación con más abundancia es el invierno, más o menos entre diciembre y marzo. A continuación, te contamos cómo puedes encontrarlas:

- Frescas con concha: Se distingue si una vieira es fresca por la vista, el tacto y el olor. La concha debe ser pesada y estar bien cerrada. Además, debe cerrarse si se toca la carne del interior y debe oler a yodo, nada más.

- Frescas sin concha: Los medallones de carne frescos son de color blanco nacarado. El coral es brillante y abombado. Si es posible, hay que evitar comprar vieiras conservadas directamente sobre hielo, ya que el contacto directo con éste estropea la carne. Basta con colocar un papel entre ambos para conservarlas.

- Congeladas: Es importante saber que las vieiras congeladas pueden soltar mucho agua. Se venden con y sin coral. Para conservar su blandura y su sustancia, basta con descongelarlas en un recipiente con leche a temperatura ambiente.

¿Cómo desconchar una vieira?

En primer lugar hay que abrir la vieira seccionando la carne con un cuchillo pequeño, aguantando la concha con un paño para evitar accidentes. También se puede meter 5 minutos en horno caliente para que se abra sola. Una vez abierta, separa la carne con la ayuda de una cuchara y aparta las barbas (puedes guardarlas para hacer un caldo). A continuación limpia la vieira y el coral con agua y enjuágalos con un paño limpio.

Modo de conservación

Si están enteras, se conservan como máximo 3 días envueltas en un trapo limpio y colocadas en la parte inferior de la nevera. Sin concha, duran unos 2 días, también en frío. Para congelarlas, en primer lugar hay que secarlas bien y congelarlas sobre una bandeja. Una vez endurecidas por el frío, hay que meterlas dentro de bolsas herméticas. De este modo se conservan durante 3 meses.

¿Sabes cómo cocinarlas?

A continuación, te damos unas cuantas ideas para que sepas cómo cocinar las vieiras de una forma sencilla.

Con salsa tártara. Cortar la vieira en dados de 5 mm. Añadir finas hierbas picadas, con cebolleta o cilantro para darle un toque asiático. Condimentar con un poco de jugo de limón (amarillo o verde), un chorrito de aceite, sal y pimienta. También se le pueden añadir dados de salmón o incluso de manzana granny.

En carpaccio. Cortar la vieira en finas láminas de 2 mm. Rociar un chorrito de aceite y dejar marinar al menos 20 minutos en frío. Antes de servir, añadir una pizca de sal y pimienta.

Salteadas. Poner aceite a las vieiras y dorarlas en una sartén bien caliente durante un minuto por cada lado, sin materia grasa. También se pueden hacer con mantequilla.

En brocheta. Hacer una brocheta con las vieiras, rociar aceite (puede ser perfumado) y hacerlas a la parilla. Cubrirlas de marinada para evitar que se resequen.

Gratinadas. Una bechamel ligera al vino blanco, unos cuantos champiñones o una crema de puerros, un poco de pan rallado y a gratinar en el horno.

Maridaje con vieiras

Y para que tu capricho sea totalmente redondo, solo necesitas combinar el sabor de las vieiras con el vino adecuado. Estas son nuestras recomendaciones:

  • Un cava Brut o Extra-brut con las recetas crudas de tipo tártara o carpaccio.
  • Un vino blanco seco y mineral con las vieiras salteadas y las salsas ligeras.
  • Un vino blanco seco afrutado con el resto de recetas.
  • Un vino tinto ligero con las recetas más elaboradas y las combinaciones mar y tierra (vieiras asadas con tocino).

Y, por si necesitas más ideas ligeras para tus cenas especiales, aquí te dejamos algunas:

Y además:
La guía definitiva para que tus recetas de pescado estén deliciosas
¿Sabes cuántas calorías tiene cada tipo de pan?

Puede interesarte