Inicio / Psico / Consejos / Convivir con dolor y ser feliz: consejos para lograrlo

Psico

Convivir con dolor y ser feliz: consejos para lograrlo

por Redacción enfemenino Publicado en 16 de octubre de 2017
843 compartidos

¿Qué pasa cuando el dolor es un inquilino permanente en tu vida?

Una de cada cinco mujeres convive con el dolor crónico: fibromialgia (FM), síndrome de fatiga crónica (SFC), artritis, artrosis, migrañas… Son los cinco tipos de dolor más comunes entre el género femenino, aunque hay muchos más derivados del cáncer, la diabetes, la oclusión circulatoria, menstruaciones dolorosas, entre un largo etcétera.

Entre las consecuencias más importantes de esta convivencia tan complicada, están los cambios de humor. No siempre es fácil que nos levantemos contentas si al poner el pie en el suelo nos duele todo y sabemos que va a ser así las próximas veinticuatro horas del día.

Así pues, de todas las consecuencias que tiene convivir con el dolor crónico, una de las peores es que nuestro humor, cambia por completo. Tristeza, impotencia, irritabilidad, sensaciones que oscilan a lo largo del día según las obligaciones que debamos atender, son sentimientos recurrentes y que muchas veces cuesta controlar.

A estos sentimientos se suma la frustración de ver cómo la pareja o la familia no entiende que el mal humor es fruto de una enfermedad que muchas veces nadie comprende o se infravalora, como ocurre con la Fibromialgia o la Fatiga crónica.

Consejos para convivir con el dolor

Por ese motivo, si eres de las que desgraciadamente sufre un dolor crónico, me gustaría compartir contigo algunos consejos para que tu día a día sea más fácil y llevadero:

Ante un diagnóstico de dolor crónico debemos compartirlo con los familiares más próximos para que estén informados y puedan entendernos mejor. No es algo pasajero, así que necesitamos que todo el mundo sepa cómo nos puede ayudar y apoyar.

  • En caso de no sentirte suficientemente apoyada, busca la ayuda de un psicólogo que pueda darte las herramientas necesarias para que te sientas más fuerte frente a la incomprensión de tu alrededor.

  • Si el dolor, la debilidad muscular, y el cansancio son diarios, limita el sobreesfuerzo de las tareas domésticas. Haz un plan de organización familiar o contrata ayuda doméstica. Reserva tus fuerzas para organizar más que para hacer. Eso te dará más sensación de control sobre tu vida.

  • Limita tu auto exigencia. Realiza un plan sobre todas las actividades que tienes que hacer y cómo vas a llevarlas a cabo. Eso reducirá tu ansiedad y mejorará tus síntomas.

  • Busca un equipo de salud multidisciplinar que, además de paliar síntomas, trabaje en tu curación.


La medicina y las terapias alternativas te pueden ayudar, pero vas a tener que poner mucho de tu parte para que la enfermedad no te defina. Tú no eres un diagnóstico, todo se puede mejorar, pero para ello necesitas muchas dosis de serenidad, autoestima y fuerza de ánimo. Creéme, el esfuerzo valdrá la pena.

¿Necesitas inspiración? ¡Estas frases pueden cambiarte la vida!

Articulo elaborado en colaboración con Roser de Tienda, doctora quiropráctica con especialidad en salud de la mujer y los niños.

Y además:
Claves para afrontar un divorcio de forma positiva
¡La felicidad está en los libros! Estos son los relatos de autoayuda que no te puedes perder

por Redacción enfemenino 843 compartidos

Puede interesarte