Inicio / Maternidad / Embarazo / El cuarto mes de embarazo

© iStock
Maternidad

El cuarto mes de embarazo

por Redacción enfemenino Publicado en 25 de septiembre de 2017
56 compartidos

Vamos a por el cuarto mes de embarazo y ya se te empieza a notar la tripita. Probablemente haya llegado el momento de hacer público tu embarazo y empieza la ilusión de los preparativos para la llegada del bebé. A continuación te contamos más detalles algunos datos que debes conocer sobre esta etapa del embarazo.

Ha llegado el segundo trimestre de tu embarazo y además de comenzar a notar tu tripita más abultada, llega el momento en el que empezarás a sentir también a tu futuro bebé. Sus primeros movimientos tienen lugar entre las semanas 16 y 18 de gestación. En este momento del embarazo, el feto ya escucha los sonidos del exterior y su crecimiento avanza más rápidamente.

Con todo ello, hay algunos consejos que debes tener en cuenta y que te desgranamos a continuación.

Descubre: Evolución del embarazo

Evolución del embarazo © enfemenino

Prioridad: exámenes médicos y trámites en el cuarto mes de embarazo

Este mes, te vigilarán de cerca. El ginecólogo te propondrá una serie de exámenes con el fin de detectar alguna posible anomalía en el feto. Te harán al menos un análisis de sangre. Aunque no sea muy agradable, es obligatorio y sobre todo necesario. Recuerda que los análisis de sangre se realizan para vigilar los índices de dos hormonas:

- La HT21: un índice muy elevado de esta hormona durante la 15ª o 16ª semana de embarazo puede indicar una anomalía cromosómica, tal como el síndrome de Down (trisomía 21). Según tu edad, el índice indicado y la medida del pliegue nucal de la primera ecografía (el pliegue nucal mide el espacio translúcido entre los músculos y la piel del cuello del feto, un espacio que sólo es visible entre la 9ª y 14ª semana de embarazo), y puede que te propongan realizar una amniocentesis.

Esta prueba se hace durante una ecografía. El médico introducirá una jeringuilla muy fina a través de la pared abdominal y uterina, y extraerá una muestra de 15 a 20 ml de líquido amniótico en el que se baña el feto.

- Dosis de alfafetoproteína: esta dosis permite detectar una posible espina bífida (defecto de cierre de la columna vertebral y la médula ósea que resulta en parálisis y minusvalía mental). Si el índice es demasiado bajo o demasiado elevado, es señal de que existe un problema. Se podrá determinar mediante una amniocentesis. Esta enfermedad es poco frecuente.

Durante este cuarto mes de embarazo, en las visitas al ginecólogo también se medirá la altura uterina. El útero se agranda, lo que te ocasionará dolores frecuentes y agudos en el bajo vientre y que pueden aparecer en el momento más inesperado. Finalmente el médico observará el cuello del útero. Si éste se abre, te someterán a un cierre de cuello uterino.

Si notas dolores de ligamentos, quemazón o dolor al orinar, consúltalo con el médico ya que, en el primero de los casos, puede ser señal de alguna anomalía.

Evolución del bebé: desarrollo y adquisición de peso

Durante este mes, sentirás por primera vez cómo se mueve el bebé. Es un momento muy especial. Notarás una pequeña sensación de dolor intestinal, pero que no cunda el pánico, aprenderás a reconocerla. Además, el cuerpo del bebé se cubre de lanugo (una manta fina) que desaparecerá con el tiempo. Crece el pelo y las uñas. La cabeza, que hasta ahora era más grande que el resto del cuerpo, empezará a tomar la proporción adecuada. Se desarrolla el cerebelo. Los miembros se alargan al mismo tiempo y las pequeñas manos se terminan de formar.

Por otro lado, el líquido amniótico entra y sale de los pulmones pero todavía no se ha establecido la función respiratoria. También los órganos sensoriales se siguen desarrollando y casi llegan a su formación completa. El bebé puede sentir. Si le acaricias a través de la fina capa de tu piel, te sentirá. Su pequeña boca se mueve y se afina su gusto. Se forma el circuito auditivo. El bebe también nota los cambios de luz, aunque todavía no es capaz de ver. Mide unos 19 centímetros y pesa entre 200 y 250 gramos.

Pasos prácticos en el cuarto mes de embarazo.

Realiza los exámenes médicos indicados arriba. Además, ya es posible conocer el sexo del bebé. Por supuesto, puede que prefieras mantener el suspense hasta el momento del parto.

Recuerda prestar especial atención a la alimentación en este momento. Al igual que el resto de meses del embarazo, evita tomar medicamentos, come mucha fibra y bebe agua en abundancia. Debes saber que una producción elevada de progesterona frenará considerablemente el tránsito intestinal.

También se recomienda comer 80 gramos de proteínas por día, mitad vegetal, mitad animal, ya que deberás compartirlos con el bebé. A partir del segundo trimestre, el bebé come alrededor de 9 gramos por semana. Para el bien de tu cuerpo y del bebé, aporta oligoelementos, vitaminas y nutrientes. Varía la alimentación e intenta tomar cuatro comidas al día: desayuno, comida, merienda y cena. Evita comidas pesadas, con especias y frituras.

Psicología en el cuarto mes de embarazo

¿Niña o niño? La segunda ecografía (a finales de mes) es necesaria más que nada para comprobar los órganos genitales del feto. También es un momento muy emotivo, que a veces resulta en división de opiniones entre tu pareja y tú. Habladlo y decidid si preferís conocer el sexo de vuestro hijo en este momento o esperar al gran día.

Y además:
El primer mes de embarazo
El tercer mes de embarazo

por Redacción enfemenino 56 compartidos

Puede interesarte