Inicio / Ocio / Viajes / ¡Las mejores ideas para pasar la Navidad en Europa!

© iStock
Ocio

¡Las mejores ideas para pasar la Navidad en Europa!

Adrián Martín
por Adrián Martín Publicado en 10 de diciembre de 2016
912 compartidos

¿Te apetece vivir unas Navidades diferentes? España nos encanta, pero la idea de pasear en estas fechas por ciudades como Londres, Viena, Budapest, Berlín o París, plagadas de luces y decoración navideña es demasiado tentadora. Por eso, te vamos a proponer las mejores ideas para pasar las Navidades en Europa.

¿Quieres saber dónde se encuentran las mejores luces o las actividades más divertidas para toda la familia? ¿Qué iniciativas impulsa cada país para hacer más atractivas sus ciudades en estas fechas? Si te estás planteando pasar la Navidad fuera, ¡toma nota de todas estas ideas para disfrutar de la época más mágica del año viajando por Europa! Pero, eso sí, estamos en plena época de frío y nieve así que prepara bien tu ropa de invierno, la vas a necesitar... ¡Consigue las mejores ofertas en viajes para esta Navidad 2017!

La Navidad en Londres

En Londres es difícil aburrirse. En una ciudad de tales dimensiones e historia, pasar la Navidad puede ser toda una aventura. Una de las mayores atracciones en esta época es Winter Wonderland en Hyde Park. Se trata de una espectacular creación de hielo y nieve con más de 500 esculturas, donde, además, se ubica la mayor pista de hielo al aire libre de Reino Unido, una gigantesca noria y diferentes espectáculos y mercadillos navideños.

Londres en Navidad © iStock

Si te quieres poner algo más clásica, nada como visitar el Palacio de Kensington y recrear en primera persona unas navidades al puro estilo de la Reina Victoria. Del 5 diciembre 2015 a 3 enero 2016, este majestuoso palacio abre sus puertas para que disfrutes de sus decorativos interiores, e incluso de los míticos Carol's Singers. No pierdas la oportunidad de sentirte como toda una reina.
​​
Y si prefieres otras ideas para ir a tu aire, prueba a alquilar una bicicleta y hacer un tour bajo las impresionantes luces de Navidad que invaden la ciudad. O pasea directamente por la zona del West End de Londres, una de las más y mejores decoradas que encontrarás jamás. También podemos visitar la inigualable decoración navideña de Carnaby Street o disfrutar de las maravillosas luces de Oxford Street y de Regent Street.

Pero, si lo tuyo son las compras, Londres también es una ciudad perfecta. Todas las tiendas de la ciudad se decoran para la ocasión y abren sus puertas para que puedas encontrar regalos y adornos, ¿a quién no le gustaría visitar Harrods o Covent Garden en estas fechas con su decoración especial?

Los londinenses son de lo más navideños, y por ello, dos días después de Halloween, encienden el alumbrado festivo de la ciudad, y aprovechan para dar la bienvenida a esta época del año, con una gran ceremonia repleta de actuaciones musicales.

La Navidad en Budapest

© iStock

Budapest es una de las capitales europeas de moda. Y si bien es una fantástica ciudad para visitar en primavera y verano, a orillas del Danubio y precioso en esa época del año, el gélido invierno y los numerosos mercadillos que proliferan antes de Navidad hacen de Budapest un destino perfecto para estas fechas. Y sí, es imprescindible visitar su imponente parlamento (el tercero más grande del mundo y uno de los más famosos de Europa), pero hay mucho más.

Como decíamos, los mercadillos se suceden prácticamente por todo el corazón de Budapest, con proyecciones navideñas sobre su catedral y con todo lo que un amante de la Navidad puede soñar: comida típica, cientos de adornos navideños, calcetines, ropa de invierno... En un paseo por sus calles llenas de luces navideñas, puedes descubrir también otros lugares impresionantes, como la Plaza de los Héroes o el Bastión de los Pescadores. Como hará bastante frío, no pueden faltar en tu visita lugares cerrados como el Castillo de Buda o el Mercado Central (ideal para sentirse un húngaro más).

Por último, pero muy, muy importante: dedica una mañana a disfrutar de sus termas. Budapest es conocida como la ciudad de los balnearios, ya que cuenta con 118 manantiales (naturales o artificiales) así que un baño al aire libre en agua caliente con la ciudad rondando los 0º es una experiencia única que no debes dejar pasar. El Balneario Széchenyi es uno de los más conocidos y ofrece también posibilidad de darte un relajante masaje (escógelo dentro del propio balneario, ya que a la entrada hay personas que se ofrecerán a dártelo por un precio mucho más elevado). Una experiencia perfecta para un día relajante que puede culminar, por la noche, en un romántico crucero por el Danubio.

La Navidad en Cracovia

© iStock

La ciudad polaca no es muy grande pero tiene un encanto especial. Si te gustan los inviernos muy fríos y las ciudades nevadas, con un poco de suerte es exactamente lo que encontrarás en Cracovia. Su imponente Plaza del Mercado (la plaza medieval más grande de Europa) no solo te impresionará por sus magnitudes sino que será el lugar perfecto para vivir la Navidad, con decenas de puestos en su mercadillo y múltiples tiendas de decoración típica de estas fechas.

El bagaje cultural de esta ciudad, y su reciente y terrible historia relacionada con la Segunda Guerra Mundial, hacen de Cracovia también una ciudad muy interesante a nivel histórico. En este sentido, es obligada la visita a campo de exterminio de Auschwitz y al barrio del gueto judío, estremecedoras en ambos casos pero necesarias para tomar conciencia de la magnitud de aquella tragedia.

Pero Cracovia, reconvertida ahora en ciudad de moda y cuna de artistas, tiene mucho que ofrecer también a nivel cultural con muchísimas tiendas de diseño (a muy buen precio) y unos cuantos museos dignos de ver (el MOCAK es muy recomendable). También puedes hacer una escapada a los alrededores, como a Zakopane, un pueblo a unas 3 horas con un ambiente totalmente navideño y repleto de nieve o Wroclaw, una pequeña ciudad con mucho encanto y un mercadillo navideño interminable. Y cómo no, tampoco te pierdas las minas de Sal, una excursión impresionante y bajo tierra que no te dejará indiferente.

La Navidad en Noruega

Navidad en Oslo © Maria Qureshi / We heart it

¿Eres aventurera? ¿Te gusta el frío? Entonces Noruega es tu país. Si piensas en las tradicionales Navidades repletas de nieve, ¡qué mejor idea que pasar las vacaciones en la región de Papá Noel! En el país nórdico se pueden hacer todo tipo de actividades polares. Las más divertidas y originales son los trineos de perros y los trineos de renos.

Montarse en un trineo de perros, llevado por incansables huskies, es algo que se puede hacer en numerosas ciudades de Noruega. Además de una experiencia divertida, se pueden crear vínculos con estos animales, pues se les puede dar de comer y cuidarles. Pero, aún más navideños resultan los trineos de renos. Esta actividad se puede realizar en todo el país pero, es especialmente enriquecedora en Laponia noruega, donde se pueden disfrutar de espectaculares paisajes alejados del ruido de la ciudad y de la contaminación.

Si te gustan las emociones fuertes, puedes pasar las navidades en algún hotel de hielo, como el Kirkenes Snow Hotel (si te despiertas pronto, ¡puedes ver la aurora boreal!) o el Sorrisniva Igloo Hotel. También merece la pena esquiar o patinar sobre hielo en algunas de las innumerables zonas nevadas o congeladas de Noruega. Eso sí, mete tanta ropa de abrigo como quepa en tu maleta.

Y si eres de las que aún conserva a su niña interior, no dudes en ir al auténtico pueblo de Papá Nöel. Se organizan viajes para toda la familia, incluyendo paseos en trineo y comida navideña. Por supuesto el plato fuerte es conocerlo a él, sí, al verdadero Papá Nöel.

La Navidad en París

Navidad en París © @Loveishardbutworthit / We heart ir

París es una ciudad muy completa para visitar en Navidad. Tiene de todo: espectáculos, mercadillos, tiendas... Pero una de sus señas de identidad son las luces que se encuentran en los puntos clave de la ciudad, y que se encienden el 18 de noviembre. Entre éstas no te puedes perder las que se encuentran en la avenida de los Campos Elíseos, en la plaza de Vendôme, en la avenida Montaigne o en Bercy Village.

Otra de las actividades más habituales en estas fechas es el patinaje sobre hielo. En París hay muchas opciones para practicar este deporte, desde la pista de patinaje de los Campos Elíseos a la pista de la plaza del Hotel-de-Ville (ayuntamiento). Para ir de compras, además de pasear por las míticas avenidas de París, encontramos numerosos mercadillos navideños: en Montparnasse, en Saint Germain des Prés, en La Défense o en los omnipresentes Campos Elísesos.

Y, por supuesto, si se viaja en familia, es una ocasión idónea para ir a Disneyland París y que así los más pequeños también disfruten de unas Navidades inolvidables. Además, durante los meses de noviembre y sobre todo diciembre, París se llena de actividades infantiles como tiovivos en los que puedan disfrutar los más pequeños de la casa. Es la ciudad ideal para pasar estas fechas en familia.

La Navidad en Lisboa

Navidad en Lisboa © VisitPortugal

Hay muchas veces que no hay que irse al otro lado del mundo para poder disfrutar de las Navidades. Lisboa aúna varias de las cosas que le puedes pedir a estas entrañables fiestas: luces, buena gastronomía y multitud de conciertos. Este año, su agenda está cargadita de planes que te encantarán.

Como cada año, la Plaza del Comercio alberga al árbol de Navidad en torno al cual se reúnen eventos de todo tipo, fuegos artificiales incluidos. Cada año, su decoración varía, así que siempre es una buena excusa visitar Lisboa en Navidad y contemplar esta esta concurrida plaza. Si tienes la oportunidad de acercarte un 31 de diciembre, podrás observar de primera mano cómo la ciudad entera se da cita en esta Plaza del Comercio.

​Además, siempre puedes aprovechar para hacer algunas compras en sus aledaños. Zonas como Baixa-Chiado, Bairro Alto, Príncipe Real y la Avenida da Liberdade, están repletas de particulares establecimientos. Pero tampoco te olvides de los típicos mercadillos. La feria Natalis, te encantará porque está dedicada única y exclusivamente a esta época del año.

Y como ya te habíamos adelantado, la gastronomía es otro de sus puntos a favor. Además de sus guisos típicos, en Navidad es costumbre tomar por ejemplo las populares rebanadas, el bolo-rei, (un delicioso pastel a base de frutas confitadas, pasas y nueces) o los sonhos (pasteles de nata).

Pásate por la ciudad lusa esta Navidad y déjate seducir por sus encantos.

La Navidad en Roma

Navidad en Roma © @asia_celani / We heart it

Uno de los puntos fuertes de Roma en Navidad es su fantástica iluminación. Los turistas y los romanos se pueden deleitar con un despliegue lumínico que hace ver la ciudad completamente diferente. Ya en el Aeropuerto da Vinci o en la estación de Termini se puede ver una impresionante decoración, pero es aún mejor en el casco histórico, donde algunos de los espacios míticos de la ciudad como la Plaza del Popolo, o la Plaza de España, o incluso el Coliseo, también dan la bienvenida a la Navidad de esta forma.

En la Plaza Navona se encuentra el mercadillo más conocido de la ciudad, donde se pueden encontrar juguetes, caramelos, objetos de decoración y las famosas calze della Befana, unas típicas calzas rellenas de golosinas que la bruja Befana regala a los más pequeños. Precisamente, según la tradición italiana es esta bruja la encargada de repartir regalos a los niños en Navidades. En esta plaza, junto a la famosa Fuente de los Cuatro Ríos se encuentra un enorme y antiguo tiovivo para pequeños y nostálgicos.

Y para los amantes del arte, dos recomendaciones. La primera, visitar las Iglesias Romanas, en especial la de la Piazza di Spagna, ya que se llenan de belenes con todo lujo de detalles. Y, la segunda, disfrutar del concierto de música clásica al aire libre que se da en Nochebuena en la Plazza del Quirinale.

La Navidad en Viena

Navidad en Viena © @Bibiydd1 / We heart it

Si disfrutas de los villancicos, de la música en general y de los bailes, Viena es tu ciudad para pasar las vacaciones de Navidad. Allí se celebra de forma especial la Nochevieja con una gran fiesta por el casco histórico de la ciudad. Desde las 2 de la tarde del día 31 hasta las 2 de la mañana de Año Nuevo, es imprescindible descubrir todas las sorpresas que nos depara el Sendero de San Silvestre.

A lo largo de este sendero por el centro de Viena, descubriremos espectáculos, valses, degustaciones gastronómicas, operetas, conciertos de pop y rock... ¡Incluso las escuelas de danza de la ciudad ofrecen clases relámpago en la plaza de San Esteban! La diversión está asegurada en la calle, pero también se puede disfrutar dentro de sus edificios yendo a ver un musical como Elisabeth (el musical de habla alemana más exitoso de la historia).

Para celebrar el cambio de año también se ofrecen travesías en barco por el Danubio, o una noche en el tren Majestic Imperator, un palacio sobre raíles. Y, si te apetece algo más clásico, en la Ópera Nacional de Viena se representará el clásico Fledermaus de Johan Strauss. Además, en Año Nuevo, se puede disfrutar del famoso concierto de la Filarmónica de Viena, retransmitido desde una pantalla gigante en Rathausplatz, la plaza del ayuntamiento, donde también se encuentra uno de los mercadillos navideños más famosos de Austria.

La Navidad en Bruselas

Navidad en Bruselas © iStock

Plaisirs d'hiver. O lo que es lo mismo, Placeres de invierno. Bajo este título se engloba la propuesta turística más atractiva de Bruselas para Navidad. Se trata de un inmenso festival de más de dos kilómetros de longitud con una variadísima agenda de actividades para todo tipo de públicos. Esta iniciativa se encuentra en el centro de la ciudad, y va desde la Grand Place hasta el Marché aux Poissons.

Allí se concentra un gran mercadillo de 240 casetas, atracciones (incluyendo una enorme noria), una pista de patinaje y otra de trineo, un recorrido de luces... Además, para los amantes de las luces de Navidad, en la Grand Place se ha ubicado un árbol de navidad gigantesco que ilumina las frías noches de invierno.

Pero si esto no es suficiente, hay otras propuestas para todos los gustos. Por ejemplo, el 26 de diciembre tiene lugar la Manneken Pis Corrida, una carrera solidaria que se realiza por la noche en el centro de Bruselas. ¡Una propuesta diferente para las más deportistas!

La Navidad en Holanda

Navidad en Bruselas © @dadonabhan / We heart it

¿Quieres hacer algo totalmente diferente en Navidad? Entonces Holanda puede ser tu destino perfecto. Si te gusta la nieve y el frío, hay numerosas actividades interesantes en este país. Una de las más originales es el tradicional chapuzón de año nuevo. Hay más de 60 municipios de Holanda donde los habitantes se lanzan al lago o al mar para recibir el nuevo año, aunque el más multitudinario se encuentra en la playa de Scheveningen, donde unas 10.000 personas se dan un chapuzón más que refrescante.

Otro divertido evento tiene lugar en Amersfoort, una localidad cercana a Utrecht, donde cada 22 de diciembre tiene lugar un evento deportivo benéfico... ¡Ni más ni menos que una carrera de Papás Nöeles! La distancia a recorrer son solo 5 kilómetros, y la recompensa, en la meta, son los tradicionales chocolate y vino caliente.

Y en la capital, Ámsterdam, se puede disfrutar patinando en los canales, que suelen estar congelados en estas fechas. También hay numerosas pistas de patinaje por todo el país a las que se puede acceder de forma gratuita con patines o pagando un pequeño alquiler por éstos. Otro atractivo de la capital es el Winter Magic Amsterdam, un evento cultural que iluminará algunos de los edificios más importantes de la ciudad y gracias al cual se realizarán, entre otros, un desfile de barcos, obras de arte de luz o el tradicional desfile del Canal de Navidad.

La Navidad en Berlín

Navidad en Berlín © @BeckiEvans / We heart it

En Berlín se pueden encontrar todo tipo de actividades. En estas fechas se inunda de mercadillos navideños por los que pasear y combatir el frío tomando algo caliente. Especialmente indicado para las amantes del chocolate es el mercadillo de la plaza de Gendarmenmarkt, donde además se puede tomar un afrutado vino caliente, la bebida alemana por excelencia en Navidad.

Una de las fechas más divertidas de Berlín en Navidades es la Nochevieja. El último día del año se descorchan botellas y se lanzan fuegos artificiales junto a la Puerta de Brandenburgo en la que se convierte en la mayor fiesta de toda Alemania. Hasta el día siguiente se puede bailar sin parar gracias a los variados y numerosos clubs de la ciudad y los espectáculos de bandas y artistas de moda. Y en muchas ocasiones, ¡todo es gratuito!

En estas fechas, el ámbito cultural de berlinés también cobra gran protagonismo ya que es la época en la que tanto el teatro como la ópera estrenan sus nuevas obras. Berlín es una de esas ciudades cosmopolitas capaz de que todo tipo de público se sienta como en casa allí. ¡Hay propuestas para todos los gustos!

Navidad en Reikiavik

Navidad en Reykjavik © @thepumpkinface / We heart it

No te dejes llevar por la impresión de que este alejado país está fuera de tu alcance. La Navidad en Islandia es todo un evento. Por supuesto, la nieve y las bajas temperaturas acompañan a crear un perfecto clima navideño. Es la época del año en la que más cortos son los días, así que es la mejor excusa para que los ciudadanos de Reikiavik adornen sus calles llenándolo todo de luces.

Sus tradiciones son totalmente diferentes a las nuestras. Por ejemplo, el 21 de diciembre, es cuando los niños reciben sus esperados regalos, pero no se los trae Papá Nöel, sino uno de los 13 Yulemen, algo así como un duendecillo de Navidad. Estos simpáticos personajes, bajan de uno en uno hasta la ciudad, para dejar cada día un regalo. Y a falta de carbón para los niños malos, los Yulemen dejan patatas fermentadas. ¿No te entran ganas de ir a celebrar la Navidad Islandia? ¡13 días de regalos!

El 23 de diciembre los islandeses celebran Torlak. En este día, es tradición comer skata, un particular guiso de pescado, y decorar el árbol. Por su parte, el 24 de diciembre, es el día de acudir al cementerio y decorar las tumbas de los seres queridos a modo de homenaje, y por supuesto, nunca faltan las luces.

Pero si estás pensando en hacer un viaje a Reikiavik, lo que no puedes perderte de ninguna de las maneras es el día de Nochevieja. Island Tours, el touroperador especialista en este país, organiza desde Alicante un vuelo directo con estancia para disfrutar la gran fiesta del país, en la que todo el mundo participa, incluidos los bomberos que se encargan de animar la velada con sus bocinas. Fuegos artificiales y hogueras llenan de luz, calor y alegría la fría noche islandesa. ¡Hasta puedes pasar el fin de año en una cabaña totalmente equipada con jacuzzi! La Navidad más diferente, sin duda, la ofrece Islandia.

Como habrás podido observar, no hay excusas para disfrutar de la Navidad en cualquier parte de Europa. Elige destino y repara ya tu viaje, porque la Navidad está a la vuelta de la esquina...

Y además:
Tradiciones de Nochevieja: ¿Cómo recibe el mundo el Año Nuevo?
Los lugares más románticos del mundo

por Adrián Martín 912 compartidos

Puede interesarte