Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Niños transgénero, el camino hacia su identidad

© iStock
Maternidad

Niños transgénero, el camino hacia su identidad

Sara Hormigo
por Sara Hormigo Publicado en 8 de octubre de 2015
188 compartidos
A-
A+

Niños que se sienten niñas y niñas que actúan como niños, son pocos los casos pero uno de los más comentados es el de Shiloh Nouvel Jolie Pitt. Consultamos a una experta para saber cómo deben actuar los padres en estos casos.

Su nombre es Shiloh Nouvel Jolie Pitt, tiene 8 años y se puede decir que a su tan corta edad ya ha dado casi tanto de qué hablar como sus famosos padres. Pero nada de ocultar lo evidente. Tanto Angelina como Brad siempre han apoyado a su hija y han hablado abiertamente del tema para protegerla de las habladurías y es que con tan solo 3 añitos, Shi dejó de responder a su nombre y decía querer llamarse John.

Hijos Brad Pitt y Angelina Jolie © Gtres

Angelina y Brad apoyan a su hija en la decisión de vestir de chico

Se han convertido en una de las familias numerosas más famosas del mundo. Encabezada por dos actores de reconocido estatus siempre han querido educar a sus 6 hijos de la forma más natural y abierta posible desde el amor y el cariño. Así lo han demostrado llevándoles siempre con ellos a los rodajes y viajes continentales para procurar pasar todo el tiempo posible juntos. Chivan Maddox (13), camboyano, Pax Thien (11), vietnamita, y Zahara Marley (9) de Etiopía, son adoptados. Mientas que los más pequeños, los gemelos Knox Leon y Vivienne Marcheline, de 6 años, y Shiloh de 8 son biológicos. Desde el principio apoyaron la decisión de su hija de vestirse como un chico y después de tratar el tema con psicólogos decidieron darle una educación basada en el diálogo y la comunicación sin ocultar nada y tratando con la mayor naturalidad el tema.

Descubre: Angelina Jolie, símbolo de elegancia y solidaridad

Angelina Jolie © Getty

"Es fundamental darles apoyo incondicional y potenciar la comunicación emocional"

Si consultamos a los expertos, la Asociación Americana de Psicología (A.P.A) explica que el término transgénero hace referencia a aquellas personas que no se sienten cómodas con la identidad de género asignada por nacimiento. Asimismo, los expertos definen la identidad de género como algo que atañe a aquellos niños que al nacer se les ha asignado un género en función de sus genitales que no es acorde con aquel con el que se sienten identificados.

Existen estudios al respecto, como uno realizado en Carolina del Norte en 2013 que asegura que 1 de cada 15.000 niños presentan un caso de transgénero, ¿pero cómo podemos tratar estos casos en los pequeños? ¿Cómo debemos actuar con ellos? ¿Cuál es la mejor forma en la que podemos ayudarles? Para responder a estas y muchas más preguntas hemos consultado a la psicóloga Ana Perales Martín quien nos ayuda a conocer un poco mejor estos casos.

La primera pregunta que asalta a los padres que se encuentran con un caso así en la familia es, ¿qué hago?
El aspecto más importante ante la sospecha por parte de los padres de un niño con identidad trans es el apoyo incondicional desde el primer momento y en todo el proceso de transición, dejándole verbalizar como se siente y potenciando una comunicación emocional abierta en la que el menor pueda encontrarse seguro y cómodo.
Hoy en día podemos encontrar información y las herramientas necesarias fundamentalmente en dos asociaciones a nivel estatal: Fundación Daniela: www.fundaciondaniela.org, fundación sin ánimo de lucro centrada en la sensibilización y que cuenta con un amplio cuadro de profesionales especializados. Asociaciones de LGTB, Federación Estatal de Lesbianas, gays, Transexuales y Bisexuales: www.felgtb.org.

No en todas las Comunidades Autónomas existen unidades especializadas en estos procesos pero, por ejemplo en la Comunidad de Madrid si existe un Programa de Atención e Información en los Servicios Sociales totalmente público asesorando hace 12 años.

¿Cuáles son los indicios o cómo podemos saber que nuestro hijo sufre este proceso?
Algunos de los indicios mediante los cuales podemos observar que un niño nos hace llegar sus manifestaciones sobre su identidad de género son entre otros: disconformidad con su cuerpo, no querer vestir con ropa asociada a su propio sexo, juegos no convencionales o juguetes generalmente asignados al otro sexo, lecturas no convencionales, autoaislamiento, preferencia por los amigos del sexo opuesto.

Ante todo tenemos que tener en cuenta que estos indicios son la señal de alarma de los niños por lo que desde el primer momento se debería cuidar el no castigar ni culpabilizar al menor.

¿Qué podemos hacer para que el niño no se sienta diferente?​
Sí nuestro/a hijo/a empieza a manifestar que no se siente identificado con su identidad de género el primer paso será hablarlo con él con tranquilidad, creando un clima de comunicación abierta y dejando que exprese sus sentimientos al respecto ayudándole a vencer la barrera de la incomprensión que el propio menor estará sufriendo.

Es necesario acudir a un profesional para afrontar la situación, recibiendo ayuda y orientación para el proceso tanto en el caso de los padres como del niño. Lo fundamental será en todo momento el adecuado desarrollo afectivo y de la autoestima del menor, educándole desde una perspectiva centrada en la diversidad y en la tolerancia, tratándole por tanto como a cualquier otro niño, siendo primordial el apoyo desde su entorno familiar.

"A partir de los 4 o 5 años comienzan a ser conscientes"

¿Cuándo comienzan a ser conscientes ellos mismos?
Aproximadamente entre los 4 o los 5 años los niños empiezan a ser conscientes de que pertenecen a un sexo u otro, adaptando sus conductas a lo que socialmente está asociado con el género con el que se los identifica.

Es en esa etapa cuando tanto niños como familias empezarán a notar que sus hijos/as no se encuentran a gusto con su ropa o con los roles que se les intenta inculcar, siendo en la adolescencia cuando se iniciará el rechazo más notable hacia las características sexuales que comienzan a desarrollarse en su cuerpo. También se podrá dar el caso de muchos jóvenes que se sientan conformes con su cuerpo, aunque adopten comportamientos y actitudes no asociadas a su sexo biológico.

¿Cómo podemos ayudarles a que hablen del tema?
Lo primero que necesitan los niños y niñas transgénero es el amor, la comprensión y el apoyo de sus familias ya que, sí éstas les aceptan y ayudan, la integración en la sociedad será mucho más sencilla.

Los padres deberán estar abiertos a la comunicación, escuchándoles, no sólo oyéndoles, y favorecer por tanto que puedan explicar como se sienten a través de preguntas para poder entenderlos y evitando hacer cualquier tipo de juicio. Para ello es primordial, como en cualquier otro proceso educativo saludable y asertivo, que los niños y adolescentes crezcan en un entorno que favorezca la expresión de sentimientos, la petición de ayuda y el reconocimiento de su valía, no sintiendo que haya temas tabúes y mostrando una capacidad de comunicación libre, positiva y constructiva.

"El entorno escolar será en el que encontrará mayores dificultades"

¿Cuándo está permitido un cambio de sexo de forma legal?
El cambio de sexo como tal, entendido como intervención quirúrgica no está permitido hasta que se alcanza los 18 años. Lo que sí se suele dar ante los casos de niños que hayan confirmado su condición de trans es iniciar la terapia hormonal antes de la pubertad, entre los 11 y los 14 años, tratamiento mediante el cual los bloqueadores hormonales impiden el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios como el cambio de la voz, la aparición de vello y la menstruación. A través de este proceso se evitará que el menor tenga que sufrir la etapa de cambios en su cuerpo no acordes con el género con el que se identifica.

¿Cómo podemos ayudarles a afrontar su vida social?
Será de suma importancia el continuo apoyo y la información a través de pautas claras y adaptadas a su situación a la hora de llevar a cabo pequeños cambios en el colegio y en su entorno social, ámbito donde el niño encontrará una de las mayores fuentes de estrés por la aceptación o el rechazo de sus iguales.

¿Debemos informar a los profesores?
Es importante contar con el apoyo escolar ya que es el lugar en el que el menor encontrará muchas dificultades y donde necesitará conseguir una autonomía y seguridad mayor. Poner en conocimiento del centro y de sus profesores el proceso en el que se encuentra el niño ayudarán a normalizar algunos de los cambios más importantes en su día a día, como el cambio en la vestimenta, utilizar los baños adecuados a su identificación de género y el cambio de su nombre, harán que poco a poco crezca la confianza y la capacidad para afianzar el proceso de transición de un/a niño/a, transgénero.

Contar con la familia de forma incondicional en los momentos de duda, ante sus preguntas o facilitarle estos pasos harán que sienta su día a día más acorde al género con el que se identifica, creando así la clave para el fortalecimiento de su autoestima y un desarrollo feliz, afrontando el crecimiento y los problemas que se vayan interponiendo de una forma natural y resolutiva para hacerles evolucionar sintiéndose seguros de quien quieren ser.



​Y además:
¿​Incide el factor TRA en el riesgo de depresión postparto?
Método Stop Thinking durante el embarazo

por Sara Hormigo 188 compartidos

Puede interesarte