Inicio / En forma / Bienestar / Las propiedades del coco: una fruta muy beneficiosa con olor a verano

En forma

Las propiedades del coco: una fruta muy beneficiosa con olor a verano

por Elvira Sáez Creado en 24 de junio de 2019
477 compartidos
© Unsplash

Descubre cuáles son las propiedades nutricionales del coco y cómo puedes incluirlo fácilmente en tu alimentación diaria.

Artículo elaborado por Guillermo Milans del Bosch, CEO de Baïa Food

Cuando oímos hablar de grasas saturadas no podemos evitar sentir cierta aprensión hacia ellas, nos han grabado a fuego que son malas y perjudiciales para nuestro organismo. Pero, ¿realmente es tan fiero el león como lo pintan, o existe, como con casi todo en la vida, otra cara de la moneda?

Todo comenzó con el prestigioso fisiólogo estadounidense Ancel Keys, que fue pionero en estudiar el efecto de la dieta sobre las enfermedades cardiovasculares. Considerado actualmente el gran impulsor de la denominada dieta mediterránea, Keys llegó a la conclusión de que, a mayor consumo de grasas saturadas, mayor probabilidad existía de muerte por enfermedad cardiovascular.

Su Estudio de los Sietes Países fue el primer ensayo epidemiológico multinacional sobre la potencial relación entre enfermedad coronaria y el colesterol de la dieta. El inconveniente fue que de los 22 países que había estudiado solamente publicó los resultados de siete de ellos, por lo que los datos se tergiversaron completamente y las grasas saturadas se demonizaron de por vida.

Video por Carla Dominguez


Las grasas saturadas se encuentran de manera natural en los alimentos de origen animal y en algunos de origen vegetal. Debemos tener claro que, a pesar de la mala prensa que tienen este tipo de grasas, consumirlas en cantidades equilibradas, y sabiendo de dónde procede la fuente en cuestión, no va a hacer que se nos dispare el nivel de colesterol. El problema viene cuando consumimos grasas saturadas derivadas de animales sometidos a tratamientos con antibióticos, hormonas y toxinas que se adhieren a la grasa, así como alimentos procesados como bollería industrial o fritos. En su defecto, elige alimentos como el huevo, el aguacate o los frutos secos.

Además de aportar al cuerpo la energía que éste necesita para trabajar adecuadamente, las grasas saturadas son beneficiosas para la protección de las células, para fijar el calcio en los huesos, para fortalecer el sistema inmunitario (la leche materna contiene un 50% de grasa), incluso para el desarrollo de nuestro cerebro, que es 50% grasa saturada.


Por tanto, queda claro que no podemos prescindir de los alimentos que tengan grasas saturadas porque necesitamos su aporte calórico, pero debemos hacer un uso equilibrado de ellos e intentar buscar aquellos alimentos que tengan una fuente natural de grasas.

Una buena opción para añadir grasa saturada “de la buena” a nuestra dieta, y más en verano, es el coco. Este alimento, y particularmente su olor, nos transporta directamente a la playa, a las vacaciones, al mar, y produce una sensación positiva en nuestra mente. Pero además de todo eso, nos sorprenderá la cantidad de beneficios que tiene.

Como curiosidad, cabe destacar que diferentes estudios han demostrado que algunas poblaciones que han consumido una gran cantidad de este alimento no han desarrollado ninguna enfermedad cardiovascular. Es el caso del archipiélago de Tokelau, en Oceanía, donde más del 60% de las calorías que consumían provenían del coco, y un estudio demostró que cuando comenzaron a reemplazarlo por azúcar y harina fue cuando empezaron a desarrollar enfermedades coronarias. Lo mismo ocurrió con la población de Isla de Kitava, en Papúa Nueva Guinea, cuyas calorías provenían del coco en un 17%, y estudios demostraron que cuando sus pobladores emigraban a otros países y adoptaban una dieta occidental era cuando comenzaban a aparecer en ellos este tipo de afecciones.

Propiedades nutricionales del coco

Pero, ¿cuáles son las principales razones que convierten al coco en un alimento tan recomendable a nivel nutricional?

  • Es un alimento rico en triglicéridos de cadena media, algo difícil de encontrar en otros alimentos. Significa que su metabolización es curiosa: va directamente del intestino al hígado, sin pasar por el sistema linfático, por lo que se produce una utilización rápida de energía. Por eso se recomienda su consumo en deportes de fuerza.
  • Ayuda a la producción de cuerpos cetónicos, el combustible favorito del cerebro.
  • Tiene un alto contenido en fibra, por lo que es muy saciante.
  • Es buena fuente de vitamina E , de acción antioxidante, junto a vitaminas hidrosolubles del grupo B. También es fuente de minerales, como calcio, magnesio, fósforo, selenio, potasio y cromo, que ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre.

¿Cómo incluir el coco en nuestra dieta?


Después de conocer su composición y lo que nos aporta, es buen momento para decidirnos a buscar la mejor manera de introducirlo en nuestra dieta. Si recurrimos al coco fresco encontramos varia dificultades. En primer lugar, no siempre es fácil de encontrar en la frutería o el supermercado habitual. En el caso de que lo encontremos, lo que tampoco es sencillo es abrirlo. Y finalmente, si superamos el escollo de su dura corteza, debemos consumirlo en el día para que no pierda sus propiedades.

Sin embargo, en el mercado existen otras alternativas que resultan más prácticas, como el coco deshidratado, que mantiene íntegras sus propiedades y facilita su consumo. El de Baïa Food se importa directamente de pequeños productores locales de Ghana, donde crece salvaje en su hábitat natural. Posteriormente, se somete a un proceso de producción único que le hace tener una textura mucho más crujiente y sabrosa que cualquier otro coco deshidratado del mercado. Además, cuenta con certificación ecológica que garantiza que ha seguido una cadena de suministro ética.

Este coco se puede consumir como snack saludable para llevar a la playa o a la piscina, evitando los tradicionales ‘picoteos’ industriales. Otra opción sería añadirlo como crunchy en los helados, o como topping en los bowls de frutas y cereales. Cualquier idea es buena para comer un ‘coco’ que no da nada de miedo, sino que nos aporta infinitas propiedades.

Descubre: 50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente
50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente © Getty

Y además:
5 mascarillas caseras con aceite de coco para cada tipo de piel
Los mil y un usos del aceite de coco en belleza
Frutas y verduras de temporada: ¡descubre las mejores opciones de cada mes!

por Elvira Sáez 477 compartidos