Inicio / Cocina / Cocina española / Receta de cupcakes de piña: un capricho de lo más veraniego

© Extraña obsesión por los cupcakes
Cocina

Receta de cupcakes de piña: un capricho de lo más veraniego

por Bechra Dominguez Publicado en 2 de enero de 2019

Cuando llega el buen tiempo, a algunas de nosotras nos apetece menos comer ciertos tipos de dulces y siempre acabamos optando por helados y smoothies. Hoy va a cambiar nuestra idea al respecto con la receta de cupcakes de piña que te presentamos a continuación. ¡Toma buena nota!

El sabor de vitaminas además de su propiedad diurética pero, ¿te imaginas cómo quedará su característico sabor dentro de un cupcake? La bloguera Laura Plata nos trae hoy una receta muy refrescante. ¡Toma buena nota!

© Extraña obsesión por los cupcakes

Ingredientes para la masa:

  • 200 g de azúcar blanco
  • 3 huevos
  • 200 g de harina
  • Cucharadita y media de levadura química
  • 125 ml de leche
  • 100 ml de aceite
  • 4 rodajas de piña (al gusto)

Ingredientes para la crema de queso:

  • 150 g de mantequilla sin sal
  • 200 g de azúcar glass
  • 250 g de queso crema


Ingredientes para el glaseado de piña:

  • 140 g de azúcar glass
  • 3 cucharadas de zumo de piña


Para decorar:

  • Trocitos de piña
  • Hojas de hierbabuena
  • Sombrillas pequeñas

Modo de elaboración de la masa

Para empezar, precalentamos el horno a 180ºC (calor arriba y abajo). En un bol, echamos el aceite (puede ser aceite de girasol) y el azúcar y removemos. A continuación, incorporamos uno a uno los huevos y batimos. De esta forma todo se integrará muy bien (¡Tened cuidado para que no caiga ninguna cáscara!).

En otro bol, tamizamos la harina junto con la levadura para que nuestra masa no tenga ningún grumo. Lo incorporamos a nuestra mezcla poco a poco alternándolo con la leche para que nos sea más fácil y se mezcle bien.
Por último, cortamos en trocitos pequeños la piña, la incorporamos a la mezcla y volvemos a remover.
¡Listo! Ya tendríamos preparada nuestra masa.

A continuación, colocamos nuestras cápsulas de papel en una bandeja para cupcakes. Si no tenéis esta bandeja, podéis ayudaros con cápsulas de silicona para cupcakes, metéis las cápsulas de papel en cada una de ellas para que así las sujete sin que pierdan forma en el horneado.

Una vez tengamos preparadas las cápsulas, llenamos cada una de ellas (2/3 de su capacidad). Podemos hacerlo con una cuchara para helados, ya que es una cantidad suficiente y así nos aseguramos que todos saldrán más o menos igual de altos.

Introducimos la bandeja al horno y los dejamos alrededor de 20 minutos. Para saber si están hechos metemos un palillo y si sale limpio... ¡Ya están! Dejamos enfriar unos minutos antes de pasarlos a una rejilla para que se enfríen por completo.

¿Cómo elaboramos la crema de queso?

Mientras que se enfrían nuestros cupcakes, en un bol echamos la mantequilla y batimos (es muy importante que esté a temperatura ambiente para que nos sea más fácil batirla pero no queremos que esté muy derretida ya que así la crema no estará firme).

Agregamos el azúcar glass previamente tamizado y batimos hasta que se integren bien la mantequilla y el azúcar. Es muy importante batir a baja velocidad para que no se salga el azúcar. Por último, incorporamos el queso crema y mezclamos bien pero, mucho cuidado, debemos evitar que nos quede muy firme. Y ya está, ¡tenemos una crema queso riquísima!

A la hora de agregar esta crema a los cupcakes, esperaremos a que estén fríos. A continuación, cogemos una manga pastelera e introducimos la boquilla y cortamos el extremo de la manga pastelera. Incorporamos la crema en la manga y cerramos con una gomita para que nos sea más fácil trabajar. Situamos la boquilla en el centro de nuestro cupcake y presionamos sin parar en ningún momento haciendo como un rosetón en el sentido de las agujas del reloj y luego subimos la crema para darle volumen.

¡A por el glaseado de piña!

Para hacer el glaseado de piña, en un bol mezclamos el azúcar glass con el zumo de piña, aproximadamente unas tres cucharadas. Después, podemos agregar un poquito de colorante en pasta amarillo para que quede más vistoso.

A continuación, echamos el glaseado en una bolsita para cocina o en una manga pastelera y cortamos un piquito muy pequeño en el extremo y lo echamos por encima de nuestro cupcake. Para terminar, cortamos trocitos de piña y lo ponemos en un lateral de nuestro cupcake. Y para darle el toque tropical que merece un cupcake como este, colocaremos al lado de la piña una hojita de hierbabuena que le de color y frescura y también una sombrillita. ¡Tienen una pinta buenísima!

Así, ya tenemos listos unos deliciosos cupcakes. Atrévete a preparar esta delicia que dejará con la boca abierta a tus invitados.



Artículo elaborado en colaboración con Laura del blog Extraña obsesión por los cupcakes.

Y además
Refréscate de la forma más natural con los mejores tés fríos

¿Nos vamos de barbacoa? Descubre las mejores recetas

por Bechra Dominguez

Puede interesarte