Inicio / Cocina / Cocina española / ¡Que la Navidad no pueda contigo! Prepara un menú delicioso y económico

Cocina

¡Que la Navidad no pueda contigo! Prepara un menú delicioso y económico

por Laura Sutil Creado en 15 de septiembre de 2014
© iStock

La Navidad es una demostración de lujo y grandes manjares. Sin embargo, lo sabroso no siempre está ligado con los alimentos más caros. ¿Qué te parece si esta Navidad nos apretamos el cinturón y nos olvidamos del marisco y el cordero? Hay todo un mundo de posibilidades para preparar un menú económico. ¡No pierdas detalle de nuestras sugerencias!

Solemos asociar la Navidad con las luces en las calles, las mesas decoradas hasta el mínimo detalle y la mejor comida sobre nuestra mesa. Y, aunque tenemos que reconocer que el marisco está muy bien, las alternativas son muchas si le echamos un poco de imaginación. A continuación, te proponemos algunas recetas deliciosas para un menú de Navidad de lo más completo y saludable también para nuestro bolsillo. Aquí van algunos de los ingredientes que protagonizarán las recetas que te sugerimos a continuación.

Pollo al horno con especias © Vanesa Quevedo vía Pinterest

Unos entrantes llenos de sabor y color

Para empezar, puedes elaborar unos cuantos entrantes caseros en los que no te dejes mucho dinero. ¿Qué te parecería, por ejemplo, preparar unas deliciosas croquetas caseras de champiñones? O, ¿qué me dices si pruebas a elaborar unas con espinacas y queso? O, si las croquetas no son lo tuyo, tenemos algo igual de económico y muy sencillo de preparar. ¿Qué piensas del mundo de los canapés variados?

​​Empecemos con las croquetas. ¿Qué te parece si deleitas a tus comensales con una receta elaborada con espinacas, piñones y queso gorgonzola?

Ingredientes:

  • 300 g de queso gorgonzola
  • 500 g de espinacas
  • 1 cebolla grande
  • 400 ml de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 100 g de harina de trigo
  • 50 g de maicena
  • 100 g de piñones
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 3 claras de huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva para freír


Modo de elaboración:
Para empezar, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una cazuela y sofreímos bien la cebolla picada hasta que esté dorada. Cuando esté lista, añadimos las espinacas frescas y el gorgonzola cortado en daditos. Después, lo cocemos durante cinco minutos y en un bol aparte mezclamos con la batidora o unas varillas la leche, la harina, la maicena, las yemas, la sal, la pimienta y los piñones e incorporamos esta mezcla al sofrito que hemos preparado.

Lo ponemos todo a fuego medio y continuamos con la cocción sin dejar de remover hasta que la masa se despegue de las paredes. Cuando tenga la consistencia adecuada, la dejamos enfriar, le damos forma y las pasamos por las claras de huevo, las rebozamos con pan rallado y las freímos en aceite bien caliente. ¡Te encantarán!

Si prefieres los canapés, te vamos a dar dos opciones que no te dejarán indiferente. Por un lado, vamos a aprender a preparar un riquísimo paté de berberechos en conserva y un riquísimo volován elaborado con paté de mejillones y huevo cocido. ¿Nos ponemos manos a la obra?

​El paté de berberechos en conserva es muy fácil de preparar y tiene un toque especial que viene dado por el queso curado que utilizaremos en su elaboración. En función de los invitados que tengas en casa, puedes jugar con las cantidades para tener la cantidad que precises.

Ingredientes:

  • 200 g de berberechos en conserva
  • 100 g de queso crema
  • 100 ml de nata líquida para cocinar
  • 50 g de queso curado
  • El zumo de medio limón
  • Aceite de oliva
  • Pimienta


Modo de elaboración:
En primer lugar , ponemos en el vaso de la licuadora todos los ingredientes, excepto el aceite de oliva y la pimienta. Lo batimos bien hasta obtener una textura homogénea. Si vemos que la textura es demasiado espesa, podemos incorporar algo más de nata y remover bien. Por último, podemos añadir un chorrito de aceite de oliva y pimienta al gusto.

A la hora de emplatar, nuestra sugerencia es que adornes cada panecillo con una rodaja de manzana cruda o al horno si lo prefieres. La combinación es realmente maravillosa.

​Otra opción es que prepares un delicioso volován relleno de paté de mejillones y un huevo cocido para adornar. Preparar este sabroso paté es muy sencillo. Toma buena nota de nuestra receta.

Ingredientes:

  • Una lata de mejillones en escabeche (retirando la salsa)
  • Una lata pequeña de bonito bien escurrido
  • 4 palitos de cangrejo
  • 3 cucharadas de mahonesa
  • Una cucharada de ketchup
  • Dos huevos cocidos


Modo de elaboración:
Como todos los patés, en este caso también se trata de una preparación muy simple. Tan solo necesitas colocar todos los ingredientes, a excepción de los huevos, en el vaso de la licuadora. Presta especial atención a escurrir bien tanto los mejillones como el bonito para evitar que el paté nos quede excesivamente aceitoso.

Batimos bien todos los ingredientes hasta que obtengamos una masa homogénea. Si el resultado final es demasiado espeso puedes añadir de forma proporcional mahonesa y ketchup. Eso sí, procura no excederte con este último, ya que su potente sabor podría desvirtuar el resultado final de nuestro aperitivo.

A la hora de servir, rellena los volován con el paté y decora con huevo cocido rallado. ¡Una verdadera delicia!

Un primer plato para entrar en calor

¿Qué te parece si para entrar en calor en un fría noche de Navidad nos decidimos por una ligera y caliente sopa o una sencilla crema? Y es que, si eliges este menú para la hora de cenar necesitarás algún plato ligero como, por ejemplo, la típica lombarda, una receta económica que refleja a la perfección la esencia de la Navidad. También puedes decidirte por una sopa de pescado completa o unos pimientos rellenos. ¡Toma nota de nuestras recetas!

​La sopa de pescado no tiene porque incluir piezas caras como el rape o mariscos típicos de esta época. Si lo prefieres, puedes decidirte por algún pescado más económico. Estará llena de sabor y, además, tendrá un matiz diferente al que están acostumbrados tus invitados.

Ingredientes:

  • Una cebolla
  • Un pimiento verde
  • Dos tomates naturales
  • 200 g de lomos de merluza sin espinas
  • 100 g de gambas peladas
  • 100 g de arroz alargado
  • Un litro de agua
  • Laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal


Modo de elaboración:
Para empezar, vamos a preparar un sofrito con las verduras. Para ello, cortamos en juliana la cebolla y en taquitos pequeños el pimiento verde y el tomate natural. En primer lugar, ponemos una olla grande con un chorrito de aceite de oliva en el fuego. Cuando esté caliente, agregamos la cebolla y el pimiento y mantenemos a fuego bajo. Cuando comiencen a ablandarse, agregamos el tomate y dejamos unos cinco minutos a mínima intensidad del fuego.

Mientras se hacen, en una olla aparte vamos a cocer la merluza con sal y una hoja de laurel. No será necesario que se haga totalmente, así que será suficiente con que hierva durante unos diez minutos. Una vez que haya pasado este tiempo, sacamos del agua el pescado y lo desmenuzamos con las manos. Reservamos el agua de la cocción.

A continuación, agregamos el pescado ya desmenuzado al sofrito de verduras y aumentamos la intensidad del fuego durante un par de minutos. A continuación, agregamos el agua que hemos utilizado durante la cocción y añadimos más si fuese necesario. Cuando comience a hervir, incorporamos las gambas y la tacita de arroz. Dejamos hervir durante unos diez minutos.

Por último, probamos y rectificamos de sal. ¡Una receta perfecta para entrar en calor!

​Otra de las mejores opciones para una comida que no nos haga sufrir en la cuesta de enero es elaborar unos pimientos rellenos de carne picada o, si lo prefieres, puedes decantarte por una versión vegetariana con quinoa. Nosotras te proponemos hoy esta opción ligera... ¡No te la pierdas!

Ingredientes:

  • 250 g de quinoa
  • Una cebolla morada
  • Un pimiento rojo
  • Un pimiento verde
  • Un tomate
  • 4 pimientos para rellenar
  • Queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • ​Comino
  • Sal



Modo de elaboración:
Para empezar, cocemos la quinoa, tal y como indique el fabricante. Mientras tanto, cortamos la cebolla, el tomate y el pimiento rojo en daditos y los freímos en la sartén con un chorrito de aceite de oliva hasta que comiencen a pocharse.

Cuando la quinoa esté cocida, la añadimos a la sartén y mezclamos bien. Precalentamos el horno a 180º y vamos rellenando los pimientos con la mezcla anterior. Los colocamos en la bandeja del horno, espolvoreamos queso rallado por encima y horneamos durante unos 10 minutos aproximadamente hasta que el queso esté completamente fundido.

Para hacer aún más sencilla esta receta, puedes utilizar pimientos de piquillo en conserva, perfectos para elaborar pimientos rellenos. Además, te sugerimos que agregues otras verduras al sofrito. A nosotras nos encanta añadir berenjena y preparar una bechamel ligera. ¿Te atreves a improvisar?

Segundo plato, el toque especial de lo de siempre

Cuando llega el segundo plato parece obligatorio decidirnos por el pavo o el cordero, precisamente cuando ambas carnes multiplican su precio en estos días. Así que, ¿por qué no probar con una receta diferente de pollo asado? Es muy saludable y te ofrece muchísimas posibilidades. O, si eres de la que prefiere el pescado, te sugerimos que prepares un salmón al papillote con patatas y una salsa especial.

¿Qué te parece si nos decidimos por una receta de pollo al horno con miel y mostaza? Esta es nuestra sugerencia para el segundo plato. ¡Toma buena nota!

Ingredientes (para 8 personas):

  • 12 muslos de pollo
  • Dos cebollas medianas
  • 200 ml de mostaza
  • 200 ml de miel de flores
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco
  • Romero
  • Sal


Modo de elaboración:
En primer lugar, ponemos el horno a precalentar a 180º y, mientras tanto, comenzamos a preparar nuestra receta en la bandeja del horno. Para empezar, limpiamos bien las cebollas y las troceamos en juliana. En la bandeja del horno, echamos un chorrito de aceite de oliva y agregamos la cebolla que hemos cortado.

En un bol aparte, vamos a preparar la salsa que protagonizará nuestra receta. Elaboramos la mezcla de miel y mostaza y añadimos sal y romero al gusto. Después, removemos bien con una cuchara hasta que tengamos una textura homogénea. En el bol en el que hemos elaborado la salsa, vamos a ir impregnando cada uno de los muslos. Posteriormente, los colocaremos en la bandeja del horno, con cuidado de que no esté uno encima del otro.

Cuando lo tengamos todo en la bandeja del horno, agregamos un chorro abundante de vino blanco. Después, llevamos al horno y mantenemos en él durante 45 minutos a 180º. Cuando está cocinado, podemos utilizar el grill para que se dore la parte superior y tenga un aspecto más apetitoso.

​Si en estas fechas prefieres decantarte por un jugoso pescado al horno, nada como el salmón en papillote. Además, lo acompañaremos de patatas y una buena salsa tártara. ¡Hará las delicias de tus comensales!

Ingredientes (para 8 personas):

  • 8 rodajas de salmón
  • Dos cebolletas
  • Un puerro
  • 3 patatas grandes
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco
  • Eneldo
  • ​Pimienta
  • Sal


Ingredientes para la salsa tártara:

  • 500 ml de mahonesa
  • Una cebolla morada
  • 50 g de alcaparras en vinagre
  • 50 g de pepinillos en vinagre


Modo de elaboración:
En primer lugar, precalentamos el horno a 180º. Mientras tanto, vamos cortando en rodajas las patatas lavadas y con piel. Cortamos también las cebolletas y el puerro en trozos muy pequeños. Colocamos estos ingredientes en los paquetitos de papel de aluminio que hayamos preparado. Cada uno de estos paquetes será una ración.

Aparte, salpimentamos las rodajas de salmón y agregamos eneldo al gusto. Colocamos cada una de las rodajas sobre el lecho de verduras que hemos preparado. Rociamos con un chorrito de vino y aceite de oliva y cerramos bien cada paquete. Dejamos hacer en el horno durante unos 15 o 20 minutos.

Durante este tiempo vamos a elaborar la salsa tártara. Para ello, prepararemos una mahonesa casera a la que vamos a ir agregándole los pepinillos y las alcaparras bien escurridos y cortados muy pequeños. Haremos lo mismo con la cebolla. Después, removeremos bien hasta que todos los ingredientes estén integrados en nuestra salsa tártara.

Por último, servimos el salmón envuelto en el papel de aluminio y, al lado, un cuenco individual con la salsa que hemos preparado. ¡Delicioso!

El postre, un dulce y perfecto broche final

Después de este riquísimo menú, hemos llegado al final de nuestra comida o cena navideña pero, como toda buena comilona, no podemos olvidarnos del postre. Para este dulce momento hemos preparado dos ideas: peras al vino o mousse de turrón. ¡Te enseñamos a prepararla!

Si quieres que el broche final a tu banquete no sea demasiado copioso, te proponemos que te decidas por las peras, es una fruta de temporada que suele gustar a todos en casa y que estará deliciosa si elaboras esta receta en la que las acompañamos de vino tinto.

Ingredientes:

  • 8 peras grandes
  • Un litro de vino tinto
  • Una rama de canela
  • 100 g de azúcar
  • Una cáscara de naranja
  • Una cáscara de limón
  • Cardamomo


Modo de elaboración:
En primer lugar, pelamos las peras y las dejamos enteras. En una olla grande, vamos a verter el vino tinto, la rama de canela, las cáscaras de fruta y una pizca de cardamomo. Mantenemos a fuego medio hasta que comience a calentarse, agregamos 100 gramos de azúcar y removemos para que se integre bien. Cuando lo hayamos conseguido, incorporamos las ocho peras, bajamos a fuego mínimo y tapamos para que se cuezan durante unos 20 minutos.

Una vez pasado este tiempo, sacamos las peras y reservamos en una bandeja. Subimos el nivel de fuego y dejamos que se cueza durante unos diez minutos más hasta que espese ligeramente. A la hora de emplatar colocaremos la pera en un cuenco y la bañaremos con el almíbar de vino que hemos cocinado.

​Si sois una familia más golosa, no hay nada más navideño que el turrón. Por eso, te proponemos que elabores un delicioso mousse de turrón para poner el broche de oro a tu comida.

Ingredientes:

  • 200 g de turrón blando de almendras
  • 200 ml de nata para montar
  • 100 ml de leche entera
  • Una cucharada sopera de azúcar
  • Dos huevos
  • Tres láminas de gelatina


Modo de elaboración:
En primer lugar, hidratamos las tres hojas de gelatina en agua muy fría. Mientras tanto, en un bol vamos a separar las yemas de las claras y montamos las claras a punto de nieve. Llevamos al frigorífico. Hacemos lo mismo con la nata: vamos a montarla y reservamos en el frigorífico.

A continuación, ponemos la leche a calentar en un cazo y cuando comience a estar caliente y antes de que hierva, incorporamos las hojas de gelatina y las deshacemos. Después, colocamos en el vaso de la licuadora, agregamos el turrón y trituramos bien. Tras esto, vamos a ir incorporando la nata montada con movimientos envolventes y después haremos lo mismo con las claras a punto de nieve y seguimos removiendo hasta que todo esté bien integrado.

Por último, servimos en copas de postre individuales y llevamos al frigorífico hasta que se enfríe y adquiera consistencia de mousse.

Y además
Cena de Nochevieja: 10 trucos para un gran buffet

Saborea la Navidad alrededor del mundo y descubre los platos más típicos