Inicio / Cocina / Cocina internacional / Varias formas de preparar el huevo

Cocina

Varias formas de preparar el huevo

por El equipo editorial Creado en 27 de noviembre de 2009

Huevos fritos, huevos pasados por agua, huevos escalfados, pero también en tortilla, duros o revueltos, los huevos pueden cocinarse de diferentes maneras. ¿Cuáles son los distintos modos de hacer los huevos?

Huevo frito
En una sartén, calienta una nuez de mantequilla o una cucharada pequeña de aceite. Una vez que la mantequilla se ha fundido o calentado el aceite, echa el huevo en la sartén sin romper la yema. Echa sal a la clara para que coagule mejor, sazónalo con pimienta y deja que se haga a fuego flojo de 2 a 3 minutos. Puedes extender la clara con una espátula (espumadera, rasera). Retíralo del fuego antes de que la clara coja color o le salgan “burbujas”.

Video por Norma Varela

Huevo pasado por agua (1)
Sumerge el huevo con cuidado en un cazo con agua hirviendo. Deja que pasen 6 minutos, sin esperar a que vuelva a hervir. Saca entonces el huevo con la ayuda de una espumadera y mételo en agua muy fría para detener la cocción. Haz rodar el huevo sobre la encimera para que la cáscara se resquebraje. Pélalo y lávalo con agua fría. Tiene que estar blando cuando lo toques.

Huevo pasado por agua (2)
Pon un cazo con agua a hervir. Sumerge con cuidado el huevo con la ayuda de una espumadera o de una cuchara sopera. Tápalo y déjalo 3 minutos después de que vuelva a hervir. Retira el huevo con la ayuda de una espumadera, pásalo por agua fría y a continuación preséntalo en una huevera. Degústalo sin esperar: para ello, golpea sobre la parte de arriba de la cáscara con un cuchillo para retirar el “sombrero”, echa sal, pimienta y date un capricho y añade miga de pan.
Se puede preparar con antelación los huevos pasados por agua conservándolos en agua tibia.

Huevo revuelto
Pon aceite en una cacerola de fondo espeso, echa sal y pimienta. Rompe los huevos en un bol, bátelos ligeramente con la ayuda de un batidor o de una espátula y viértelos en la cacerola. Cuécelos a fuego lento y no dejes de remover hasta que la textura se vuelva cremosa. Puedes terminar, ya fuera del fuego, incorporando pequeñas nueces de mantequilla.

Huevo duro
Hierve el agua. Cuando llegue a ebullición, sumerge con cuidado el huevo con la ayuda de una espumadera o de una cuchara sopera. Cuenta 8 minutos desde que vuelva a hervir.
Saca los huevos con la ayuda de una espumadera, enfríalos bajo el agua. Para quitarle la cáscara hazlo rodar sobre la encimera. El huevo tiene que estar duro al cogerlo con los dedos; la yema está totalmente cocida.

Huevo en tortilla
Casca los huevos en un bol, echa sal y pimienta. Bátelos con un tenedor o un batidor.
Pon aceite en una sartén. Cuando crepite vierte los huevos una vez que estén batidos. Mientras el huevo está en la sartén remuévelo moviendo las partes exteriores hacia el centro. Puedes apartar la sartén del fuego cuando la tortilla esté a tu gusto más líquida o o bien hecha.
No dudes en añadir finas hierbas, tiras de beicon, queso...

Huevo escalfado
Lleva a ebullición el agua con una chorrada de vinagre. Durante este tiempo, casca el huevo en un cuenco. Cuando el agua hierva, vuelca el cuenco de una sola vez en la cacerola. Con la ayuda de una espumadera o una espátula, empuja los trocitos de clara alrededor de la yema. El agua no tiene que hervir pues se corre el riesgo de que se disperse la clara por el agua. Déjalo cocer 2 minutos. Saca el huevo de la cacerola con una espumadera y sumérgelo en agua fría para detener la cocción. Quita el sobrante de filamentos.

Huevo en tarrina
Precalienta el horno a 180ºC. Pon mantequilla en las paredes de un cuenco para horno. Añade un fondo de nata líquida, sal y pimienta, finas hierbas y echa un huevo sin romper la yema. Coloca el cuenco en un plato y añade agua en él hasta media altura. Hornéalo todo, de esta manera cuece al baño maría de 10 a 15 minutos. Hay que vigilar y sacar los huevos cuando la clara esté cuajada y la yema todavía líquida. Se degusta con miga de pan.

Debes saber
- Para las cocciones con agua, hierve el agua con una chorrada de vinagre que servirá para coagular la clara en caso de que se rompa la cáscara.
- Para determinar si un huevo es fresco o no, mételo en agua: si flota ¡es que ha sido puesto hace, al menos, 6 semanas!

Consulta también:
Los diferentes modos de cocción
La quiche

Y no te pierdas nuestras mejores recetas con huevo:
Huevos a la carta