Inicio / Cocina / Cocina internacional / Los cócteles

Cocina

Los cócteles

por El equipo editorial Creado en 19 de junio de 2009

Breve historia del cóctel
Durante la década 1920, en plena ley seca, aparecieron los primeros cócteles en Estados Unidos. Por aquel entonces, la idea radicaba sobre todo en camuflar el sabor del alcohol entre otras bebidas no alcohólicas. En Europa, sin embargo, no aterrizaron hasta una década después, con la emigración de grandes barmans americanos.
También fue bastante tardía la llegada del vodka, que no se empezó a utilizar en los cócteles hasta la década de 1940, años en los que se unió al resto de alcoholes base que se utilizaban: el whisky, la ginebra, el ron...

Diferentes métodos de preparación
Agitar: El agitador se utiliza para aquellos cócteles en los que se mezclan consistencias y composiciones realmente diferentes, por ejemplo para un Margarita, un Cosmopolitan o un Gin Fizz.
En vaso y mezclado: Este método, conocido también como «mezcla a la cuchara», se utiliza sobre todo para las mezclas 100 % alcohol como el Columbo, el Dry Martini o el Bloody Mary.
Con la batidora: La preparación se mezcla para obtener una textura particular, como la del granizado. Es el método empleado para el cóctel helado como el Daiquiri helado o la Piña Colada.
Directamente en vaso: Es el método más rápido y sencillo. También es el más indicado para los principiantes o para aquellos que no cuentan con material específico. Adecuado para el Mojito, el Cuba Libre, el Black Russian o la Caipiriña.

Servirlos
Según el tipo de cóctel, lo serviremos de un modo u otro. ¿Qué diferencia hay entre los cortos, los largos y los chupitos?
-Los largos se sirven en un vaso de tubo y contienen entre 12 y 25 cl de bebida (ejemplos: Bloody Mary, Gin Fizz, Mai Tai).
-Los cortos, a menudo con más concentración de alcohol, se sirven en vasos más pequeños, en los típicos vasos de cóctel. Contienen entre 7 y 12 cl de bebida (ejemplos: Daiquiri, Cosmopolitan, Vodka Martini).
-Los chupitos contienen entre 6 y 8 cl de bebida y tienen una concentración de alcohol bastante elevada (ejemplos: B-52, Bazooka, Tequila Paf).

Saber más del oficio de barman
Para los que saben del tema, el flair es el arte de poner en escena la preparación de un cóctel, desde el inicio hasta la decoración final. Es un auténtico show: el barman hace malabarismos con las botellas, hace saltar los hielos del vaso..., pero se trata de una disciplina que exige mucho trabajo y práctica. Podéis lanzaros, si queréis pero id con cuidado de no romper nada...

Para la salud
Vigila con las mezclas al tuntún, hay ingredientes que no combinan en absoluto y su unión puede ser extremadamente peligrosa. Por ejemplo, no mezcles nunca crema de whisky (como el Bailey’s) con bebidas gaseosas (como la Coca-cola).

Resumiendo, el abuso de alcohol es perjudicial para la salud. Recuerda que hay que beber con moderación.