Inicio / Cocina / Cocina internacional / El sirope de arce

Cocina

El sirope de arce

por Elena Bonet Publicado en 4 de abril de 2010
A-
A+

¿De dónde procede el sirope de arce?
A finales de invierno, el arce saca fuerzas renovadas del suelo: las raíces lo invaden de azúcar y reactivan su metabolismo. Es entonces cuando el “agua de arce” (que no la savia) circula por el interior del árbol. Este agua, con un 2-3 % de azúcar, es recogida por los agricultores mediante pequeñas incisiones en la corteza. A continuación, la someten a procesos de evaporación par convertirla en sirope. Para conseguir un litro de este producto se necesitan entre 35-40 litros de dicha agua que, en un 70 %, se produce en Québec.

¿Cómo conservarlo?
Se vende en botellas transparentes, botes o latas de conserva. Mientras no esté abierto guárdalo en un lugar protegido de la luz del sol. Una vez empezado, hay que meterlo en la nevera, donde aguanta hasta tres meses en perfectas condiciones. También se puede congelar, por ejemplo, en una bolsa para cubitos. Cuando se formen cristales en el sirope, sólo hay que calentarlo al baño maría y dejar que se disuelvan.

¿Cómo utilizarlo?
-Para endulzar y aromatizar los lácteos naturales (queso fresco, yogur) como sustituto de la miel o la mermelada.
-En las crepes, los gofres y las tortitas.
-En el pan de jengibre como sustituto de la miel.
-Para bañar las torrijas.
-Para perfumar la crema catalana.
-Para dorar la piel de las aves de corral (pollo o pato): mezcla una cucharada sopera de sirope con el zumo de un limón y unta la mezcla sobre la piel del ave.
-Para marinar el rustido de cerdo y darle un toque dulce-salado.
-Para caramelizar las verduras (zanahorias, calabaza): dóralas en la sartén y cuécelas en un caldo de verduras con una cucharada sopera de sirope de arce para darles un toque delicioso.
-Para aromatizar una vinagreta (con una cucharada de café hay suficiente): exquisito con jaramago.
-En cócteles y, sobre todo, batidos.

por Elena Bonet

Puede interesarte