Inicio / Maternidad / Concepción / ¿Cuáles son los síntomas de la implantación embrionaria?

Maternidad

¿Cuáles son los síntomas de la implantación embrionaria?

por María Viéitez Creado en 6 de abril de 2020
© GettyImages

Después de la implantación del embrión en el útero, se inicia un periodo de entre una y dos semanas en las que, en algunos casos, se pueden presentar algunos síntomas. Las leves hemorragias o la sensación de pinchazo en el vientre son algunos de ellos, pero no siempre se manifiestan ni son los únicos.

Si estás intentando quedarte embarazada, seguramente prestes atención a todos y cada uno de los síntomas que manifiesta tu cuerpo tratando de encontrar en ellos signos que pueden dar alguna pista de un posible embarazo. Y es que tras una fecundación, nuestro cuerpo cambia: tiene que prepararse para dar acogida al bebé y, en este proceso, es posible advertir algunos síntomas. ¿Es posible saber si se ha producido o no la implantación del embrión antes de hacernos una prueba de embarazo? ¿A través de qué sintomas se manifiesta? ¿Qué ocurre exactamente cuando un embrión anida? A continuación, te contamos todo lo que debes esperar si estás intentando quedarte embarazada.

Video por Patricia Álvarez

De la fertilización a la implantación: ¿qué sucede en nuestro cuerpo?

¡Embarazada al fin! ¡El óvulo ha sido fecundado! Pero, ¿qué pasa ahora? A pesar de que podemos decir que el embarazo ya ha iniciado su camino, este óvulo todavía tiene que abrirse camino a través de las trompas de Falopio de camino hacia el útero para implantarse. Este proceso puede durar, aproximadamente, cinco días. Por tanto, se puede decir que, por norma general, la implantación del óvulo en el útero tiene lugar en torno al quinto o sexto día después de ser fecundado y, de esta manera, es muy sencillo calcular cuáles fueron los días en que tuvo lugar nuestra ovulación. ¿Qué ocurre después?

Una vez en el útero, el embrión se adhiere a las paredes del útero y anida. En ese lugar, es revestido por los tejidos de este órgano, los mismo tejidos que se desprenden durante la regla. Es entonces cuando el embarazo comience a mostrar síntomas resultado de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer embarazada.

Una vez el embrión ha anidado, ¿cuánto tiempo debe pasar para que un test de embarazo dé un resultado positivo?

Un test de embarazo común mide los niveles de la hormona del embarazo hCG en la orina. Estos niveles aumentan cuando el óvulo fertilizado se ha implantado. Como decimos, esto suele ocurrir entre 6 y 8 días después de la ovulación, por lo que, en teoría, el embarazo puede probarse con una de estas pruebas en torno a los 8 días posteriores a la implantación.

Sin embargo, la recomendación de los médicos es que, para evitar falsas alarmas, esperemos a que hayan pasado de 12 a 14 días después de la ovulación para realizar una prueba de embarazo. Además, es aconsejable que estas pruebas se realicen con la primera orina de la mañana, ya que está más concentrada y es más fácil que se detecten los altos niveles de hCG.

¿Cómo detectar la implantación? Los síntomas más comunes

Si bien no existe una lista específica de los síntomas que manifiesta la implantación de un óvulo fecundado en el útero y la mayoría de las mujeres apenas notan alteraciones en su organismo, en algunos casos si se pueden detectar ciertos signos que nos pueden ayudar a reconocer cuando un óvulo fecundado se ha implantado.

1. Dolor o pinchazos en el vientre
Muchas mujeres advierten que, después de que se haya producido una posible implantación, sienten una especie de dolor en el abdomen, similar a un pinchazo aunque no demasiado intenso. Este signo puede aparecer entre 6 y 10 días después de la fecundación del óvulo.

2. Sangrado de implantación
Cuando el óvulo anida en las paredes del útero, algunas mujeres experimentan una débil sangrado interna que se manifiesta a través de una mancha de color claro en la ropa interior. Si te ocurre, debes saber que no hay de qué preocuparse. Pero si dura más de uno o dos días, lo más conveniente es que lo consultes con tu ginecólogo.

3. Otros síntomas
Los ya mencionados son los síntomas más fáciles de advertir si estamos intentando quedarnos embarazadas. Sin embargo, podemos experimentar otros signos que pueden darnos alguna pista. Entre ellos están los cólicos, las ganas frecuentes de orinar, hinchazón de las mamas, acidez en el estómago, fatiga y somnolencia, náuseas y vómitos –sobre todo por la mañana–, y molestías intestinales.

Cada embarazo es único y, por ello, los síntomas que experimentan las mujeres embarazadas no son siempre los mismo. Así, cuando la implantación tiene lugar, no todas las mujeres notan signos de ella y, cuando se hacen notar, con frecuencia pasan desapercibidos en nuestra vida cotidiana. Es decir, un ligero dolor en el abdomen puede ser confundido con el dolor de la regla.

¿Cuáles son los primeros signos de embarazo?

Se puede decir que el embarazo comienza una vez el embrión se implanta en el útero, lo que se puede detectar con un análisis de sangre y, como hemos dicho, con un análisis de orina. Del mismo modo que los síntomas de la implantación no aparecen en todos los embarazos, los primeros síntomas del embarazo tampoco son los mismos en todas las mujeres. Así, en algunos casos, es posible notar los primeros cambios incluso antes de que se detenga la regla. Sin embargo, es cuando esto ocurre cuando se comienzan a elevar los niveles de la hormona hCG, y que será la que desencadene los síntomas de la gestación y los cambios que tienen lugar en el organismo de la futura mamá.

Como te decimos, no hay una guía única que enumere los síntomas que debes experimentar, pero entre los más comunes se encuentran el sabor metálico en la boca, la sensación de tensión o dolor en el pecho, el incremento del apetito, las náuseas y el dolor de cabeza.

¿Existen métodos para facilitar la implantación del embrión?

Siempre han existido mitos sobre el embarazo, desde consejos para ser más fértil hasta trucos para tratar de influir en el sexo que tendrá el bebé. Por lo tanto, no es de extrañar que también circulen consejos más o menos engañosos relacionados con la implantación del embrión. Estos consejos incluyen alimentos que no se deben comer o deportes que es preferible no practicar. Estos trucos, sin embargo, no se apoyan en investigaciones científicas, por lo que no son del todo fiables. Sin embargo, algunos hábitos sí pueden favorecer la implantación:

  • Dejar el tabaco y el alcohol
  • Tomar ácido fólico
  • Llevar una dieta equilibrada
  • Mantenerse en forma
  • Evitar el estrés
  • Procurarnos un buen descanso

Descubre: Maduras, guapas y explosivas: estas son las 'celebrities' más increíbles
Kim Basinger © Getty
por María Viéitez