Inicio / Psico / Consejos

Psico

Celos patológicos

por Elena Bonet Creado en 5 de julio de 2009
Celos patológicos

Los celos patológicos no existen sólo en el amor. Pueden también inmiscuirse en una relación de amistad y ser muy destructivos. Así que te proporcionamos algunos consejos para entender y evitar que nos arruinen la vida.

¿Cómo nacen los celos patológicos?

Los celos patológicos son un sentimiento, que se siente con la misma intensidad que otras emociones. Aparecen a menudo a lo largo de una relación amorosa pero también amistosa. Cuando nos hacemos amigos de una persona le concedemos un lugar privilegiado en nuestra vida.

Esta relación se fundamenta en el deseo de compartir e intercambiar experiencias, pero también crea una situación de dependencia frente a esta persona. A medida que esta relación se construye - y más aún en el caso de una amistad muy profunda - se puede temer que esta fuerte unión desaparezca. Nace entonces un sentimiento de inseguridad que, poco a poco, si se tiene la impresión de que el otro se está alejando de nosotras, se transforma en celos.

El objeto de los celos patológicos

Los celos patológicos pueden adoptar diferentes formas pero raramente ocurren sin motivo. No se está celosa sin razón y, lo admitamos o no, casi siempre sabemos muy bien cuál es la fuente que los ha originado. Se puede estar celosa de una situación, por ejemplo: nuestra mejor amiga tiene un trabajo mejor pagado o acaba de tener un ascenso.

También pueden motivarlos cosas más triviales (daríamos cualquier cosa por tener su mismo pelo, o podernos poner sus vaqueros que le sientan 100 veces mejor que a nosotras...), o incluso fijarse en una tercera persona que amenaza el equilibrio de la relación, como un nuevo novio o la llegada de una nueva amiga al grupo.

Canalizar sus emociones

Los celos patológicos, ya sea que se provoquen o que se sufran, pueden volverse rápidamente oprimentes si adquieren proporciones desmesuradas. Se trata de un sentimiento normal, pero se tiene que canalizar y controlar por el bien de la relación, y sobretodo por el bienestar de cada uno, ya que los celos son, generalmente, fuente de conflicto.

En ciertos casos pueden ser tremendamente destructivos, en particular si se transforman en posesividad enfermiza, o a la inversa, en odio profundo. Es por eso que los celos tienen que expresarse de manera positiva y constructiva, para que nos permitan avanzar y mejorar.

Elena Bonet
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte
Los celos entre amigas
por Bechra Dominguez