Inicio / Psico / Consejos

Psico

¿Simple compañera o amiga de verdad?

por Elena Bonet Creado en 5 de julio de 2009
¿Simple compañera o amiga de verdad?

¡Enhorabuena! Según tu perfil web tienes 103 amigos. Pero, ¿realmente se puede interpretar que tienes 103 amigos? Probablemente no. Entre los colegas, los primos, la gente que has conocido en vacaciones, antiguos compañeros de instituto, amigos de la niñez y tu profe de baile... hay que elegir. Así que: ¿simple compañera o amiga de verdad? Aquí tienes una guía para reflexionar sobre quién será la madrina de tu primer hijo, ¿Marta o Laura?

Las palabras tienen un significado
Aunque el inglés formal sólo tiene una palabra, friend, para definir amigo y compañero, el español tiene dos. Y por una razón muy clara: porque no quieren decir lo mismo. Retomemos las definiciones de base.

Según el diccionario: «Un amigo es una persona con la que nos relacionamos mediante un afecto recíproco» mientras que «el compañero es un conocido con el que nos llevamos muy bien». El matiz es muy sutil, pero aquí tienes algunos ejemplos concretos y señales inequívocas.

También te puede interesar

¿Quiénes son tus verdaderos amigos?

-Sofía la histórica: desde la muerte de tu hámster hasta el primer beso, pasando por el doloroso divorcio de tus padres... Sofía ha estado presente en todas las etapas importantes de tu adolescencia. Y aunque vuestros caminos se hayan separado un poco, podéis llamaros y retomar el hilo de la conversación como si nunca lo hubierais roto.

-Astrid la fiel: no os escondéis nada y podéis revelaros hasta los secretos más vergonzosos. No te juzga y está siempre dispuesta a tapar tus locuras. Su lealtad no le impide ser una persona lúcida y rescatarte sin dudar cuando vas por mal camino. Las discusiones con Astrid pueden ser agotadoras, pero sabes que lo hace por tu bien.

-Inés la discreta: no os veis todas las semanas pero os pasáis horas y horas al teléfono, de ahí que entienda cómo te sientes en un instante. Ante el abismo, puedes agarrarte a ella, estáis ahí la una para la otra. No conoce todo tu pasado por eso su punto de vista no está influenciado, es completamente objetivo y, por lo tanto, muy útil.

-Carina la luminosa: más experimentada y audaz, te guía y anima. Es tu ejemplo y te ayuda a ser mejor persona. Está ahí en los bajones y en los mejores momentos, es tu faro y a ti te apetece ser el suyo también.

-Olivia la reformadora: con ella cambiáis el mundo, debatís durante horas sobre temas serios y triviales, comparáis ideas y no dejáis de enriquecernos la una a la otra. Cuando os separáis, seguís pensando un largo rato en la conversación que acabáis de mantener. Y sólo pensáis en retomarla cuanto antes.

A veces todas estas personas se encuentran reunidas en una sola, no dudes en llamarla «mejor amiga».

¿Quiénes son sólo compañeras?

-Carlota la fashion: con ella vas de compras, os prestáis vestidos y esperas que te revela la última tendencia que descubrió durante su última estancia en Sidney. Pero a pesar de que aprecias su lado más fashion, reconoces que tampoco tenéis nada más de lo que hablar.

-Carla la bomba: es genial, brillante, divertida y súper simpática. Lo tiene todo. Su compañía es muy agradable y cuando estás con ella te da la sensación de formar parte de un grupo muy selecto, pero es extraño porque no la invitas cuando vas con tu pareja. Es como si pensaras que se lo fuera a ligar. ¿Celosa? No, desconfiada.

-Cristina la compañera: en el trabajo, te partes con su lado más divertido y sus bromas un poco indecorosas, te encanta cotillear con ella al lado de la máquina del café, pero cuando organizas una comida entre amigas no la invitas. No lo admites, pero a veces te avergüenzas un poco de ella.

-Vero la siamesa: a las dos os encanta «Mujeres desesperadas» y analizáis cada capítulo. Os perdéis por Jude Law y vais a clase de salsa juntas, os echáis una mano cuando uno de vuestros pequeños cae enfermo, etc. No la llamas «amiga» cuando te refieres a ella. Falta algo: la verdadera complicidad.

-Sara la mujer de: es la compañera del mejor amigo de tu pareja. Es maja y a menudo pasáis tiempo juntas: almuerzos, fines de semana en el campo, recepciones de boda... Pero no tienes ni la costumbre ni las ganas de llamarla «amiga» porque sí. De echo, nunca habláis de cosas personales y, aparte de vuestras parejas, no tenéis demasiado en común, aunque cuando os veis os lo pasáis bien juntas.

A saber

-El tiempo no es forzosamente garantía de amistad verdadera. A veces quedamos con gente desde hace años simplemente por costumbre y no por auténtico afecto.

-A menudo decimos que los verdaderos amigos siempre está en los momentos difíciles. Es cierto, pero también un poco abusivo. Podemos sentirnos más respaldados por alguien a quien apenas conocemos que por una persona muy cercana que se ve sobrepasada por nuestro problema o demasiado afectada como para prestarnos apoyo. Sobre todo, reconocemos a nuestros amigos porque son los que verdaderamente se alegran de nuestros logros.

-Los anglosajones hacen una pregunta muy divertida para saber si un amigo es verdadero o no: «¿Me ayudarías a transportar el cadáver de alguien a quien he asesinado?» Un poco radical pero muy eficaz.

Elena Bonet
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte