Inicio / Ocio / Ocio TV / De 'Compañeros' a 'SKAM': así han evolucionado las series de instituto españolas

De 'Compañeros' a 'SKAM': así han evolucionado las series de instituto españolas

Hola buenos días, ¿hablamos de tele o k ase? Lo siento, demasiada Isla de las tentaciones en vena, estamos ya perdiendo la cordura hasta en la redacción. ¡¡¡¡¡ESTEFANIIIIAAAA!!!!! ¿Lo veis? Se nos va de las manos esta situación tan heavy que nos ha tocado vivir pero, no veníamos aquí a contaros por qué Fani y Rubén todavía siguen juntos, veníamos a hablar de nuestra querida adolescencia. 

¡Ay, los 15 años, qué tiempos aquellos! Teníamos de todo, salseos en el instituto, fiestas juveniles con más calimocho que la cafetería de la facultad de Ciencias de la Información de la Complutense, mensajes de texto con más faltas de ortografía que los exámenes de Bart Simpson... ¿no echáis de menos aunque solo sea un poquito esa época en la que lo más importante era averiguar si el chico que nos gustaba nos correspondía y si en el oral de Historia iba a entrar la Revolución Soviética o el comienzo de la Guerra Fría? Lo raro de todo esto es que aun con las hormonas revolucionadas y nuestra cabeza en las nubes teníamos tiempo de estudiar y algunas, ¡hasta de aprobar!

Tiempo de estudio que, además de los conflictos propios de la edad, nos quitaban también las series de la tele, ¡y a eso vamos! Han pasado más de 20 años desde que nuestras carpetas se llenaron de fotos de Quimi y Valle paseando su amor por el colegio Azcona, colegio Azcona, que gran colegio, que privilegio, pasar los días en este centro, no hay otro sitio como el Azcona... (sí me sigo sabiendo la cancioncilla de memoria). Igual que podría recitaros de principio a fin aquel monólogo de Carol en El internado justo antes del gran beso con Marcos: ''¿Sabes lo que me pone más triste? Pensar en los besos que no nos vamos a dar, en las cosas que no nos vamos a decir. Dime, ¿Cómo puedes echar de menos algo que nunca ha ocurrido?'' 

Dicho lo cual, en estos 20 años hemos sido testigos de un sinfín de nuevas series adolescentes que nos han enganchado a la pequeña pantalla más que la primera edición de Operación Triunfo y es que desde que los guionistas de Al salir de clase descubrieran que los dramas juveniles gustan más que la nueva canción de Karol G y Nicki Minaj, no han parado de darle vueltas al coco pensando nuevos argumentos, tramas e historias de amor para las series venidera. ¡Y vaya si vinieron! 

Sufrimos más ansiedad con el misterio en El internado que al recoger las notas de Selectividad, nos emocionamos con Fer y David en Física o química como si de nuestra propia historia se tratase, hemos pasado noches enteras dándole vueltas a quién sería el asesino en Élite y ahora recordamos nuestros tiempos mozos dando una vueltecita por Movistar y su maravillosa SKAM. Y ahora nos preguntamos, ¿cuánto han cambiado y cómo han evolucionado las series de instituto españolas? Nos hemos liado la manta a la cabeza y lo hemos analizado, todo, todo, todo, que diría Jesulín pero con 'a'. Desde las grandes historias de amor hasta los cambios en los uniformes, pasando por el papel de la mujer en estos dramones juveniles, el por qué de escoger siempre a la típica ''rubia guapa'' o que en todas, absolutamente todas las series tengamos un ''chico malo'' con problemas al que solo puede salvar el ''amor''. 

¿Lo bueno? Que en los últimos años hemos dado pasos de gigantes incluyendo historias LGTBI que antes ni nos imaginábamos, le hemos dado la relevancia que merece a las mujeres apoyando sin miedo el feminismo, la inclusión y la igualdad, hemos mejorado los argumentos y llevado a actrices que empezaron en estas series a lo más alto (miren a Ana de Armas triunfando en Hollywood, a Blanca Suárez sacando pelis como churros o a Úrsula Corberó convirtiéndose en la Tokio más cañera que nos ha dado Netflix. ¿Lo malo? Que hay cosas que no cambian nunca y a pesar de tantos y tantos esfuerzos, los productores siguen apostando siempre por caras bonitas, tramas ''chica pija conoce a chico malo de clase humilde'' y uniformes más rebuscados que el argumento de Shutter Island. 

Un análisis de lo más entretenido que te hará volver a tus años más locos de insti, esos en los que soñabas con que Quimi apareciera en su moto para surcar contigo todas las calles de Madrid. Aviso: artículo altamente lacrimógeno si eres de las melancólicas adictas a los dramones juveniles. 

Puede interesarte...

El antes y después de los protagonistas de 'Al salir de clase': ¿qué fue de ellos?

'La casa de papel': estas son las parejas de los actores en la vida real

5 años sin 'Aída': el antes y después de sus actores