Inicio / Maternidad / Embarazo / 24a semana: sexto mes de embarazo

Maternidad

24a semana: sexto mes de embarazo

por Redacción enfemenino Publicado en 15 de enero de 2017

Comienza tu 24a semana de embarazo, 26 semanas de amenorrea (SA) y te encuentras justo en el sexto mes de tu embarazo. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Salud de la madre

Poco a poco vas sintiendo pequeños movimientos de tu bebé, y deseas saber más acerca de ellos para poder comunicarte con él. La haptonomía es una técnica que ejercita el contacto afectivo entre ambos progenitores y el bebé antes de su nacimiento. Normalmente, las sesiones de haptonomía deben iniciarse cuando empieces a notar sus movimientos. Tanto las mujeres como los futuros padres pueden participar en estas sesiones de haptonomía.

Desarrollo del bebé

El feto ya pesa unos 700 g y su sistema nervioso continúa desarrollándose. Algunos nervios comienzan a rodearse de mielina, una sustancia adiposa indispensable para la conducción correcta de la transmisión nerviosa. La superficie de los hemisferios cerebrales labra su camino. El cerebelo, clave para el equilibrio, crece hacia la parte de atrás del cerebro. Más adelante, cuando el bebé camine, este órgano desempeñará un papel clave, junto al oído interno, la vista y los nervios sensoriales propioceptivos, que intervienen en la regulación del equilibrio.

Descubre: Embarazo: evolución del feto a través de ecografías

El desarrollo del embarazo semana a semana © iStock

Consejos para este mes de embarazo: precauciones cotidianas

En caso de contracciones: ¡reposa!

Quizá podrías empezar a sentir algunas contracciones. Es el momento de frenar el ritmo y cuidarte. Ve a tu médico para saber qué tipo de reposo debes hacer, si se trata simplemente de hacer las cosas con más calma o tienes que estar en casa limitando al máximo tus actividades diarias.

Cuando el médico te manda reposo

¿Qué es lo que significa? A veces, el médico recomienda estar en reposo durante la segunda mitad del embarazo o, dependiendo de los casos, incluso antes. Puede tratarse de una simple medida de precaución para que el embarazo se desarrolle en las mejores condiciones posibles. Sin embargo, otras veces el reposo es imperativo a causa de tener muchas contracciones, o cuando la bolsa de aguas se ha fisurado, tienes placenta previa, el feto tiene un retraso en el crecimiento o si sufres de hipertensión arterial. Según el caso, tendrás que llevar una vida más calmada, evitando llevar peso y hacer las tareas de la casa.

¿Qué hacer en caso de contracciones?

Intenta mantener la calma. Las contracciones que son normales no deben alarmarte: forman parte del proceso normal del embarazo. Cuando te dé una contracción, sobre todo si es al final del embarazo, túmbate, cálmate y respira profundamente: la sensación de tensión de tu vientre desaparecerá rápidamente. Si te sientes muy cansada o tienes contracciones más regularmente (durante al menos una hora, sean las contracciones dolorosas o no) o cualquier otro síntoma poco habitual (como dolores musculares), ¡ve a la maternidad!

Consejos para periodos de reposo

- Cuídate, ponte ropa cómoda y no te pases el día en pijama. Si te apetece, maquíllate para sentirte más guapa. ¡Te vendrá bien para la moral!
- Mantén cerca todo aquello que te pueda ser útil (listín telefónico, teléfono, medicamentos)
- Ponte cómoda: con cojines para que la espalda no se resienta.
- Cambia de aires: actividades intelectuales (podrías aprovechar para aprender un idioma), lectura, televisión, tejer, coser algo para tu bebé, poner al día el álbum de fotos...
- No dudes en pedir ayuda. Tus próximos se sentirán felices de poder ayudarte y darte compañía.
- Dile al papá que te ayude en la casa (compras, tareas domésticas...)

¡Mi lista de recordatorios!

Prueba voluntaria de la amniocentesis
Anunciar tu embarazo en el trabajo
Pedir la cita para la tercera ecografía
Quinta cita obligatoria con el ginecólogo
Pedir la cita con el anestesista para cuestiones relativas con la epidural

por Redacción enfemenino