Inicio / Maternidad / Embarazo / Aborto terapéutico, cuándo y cómo se realiza

Maternidad

Aborto terapéutico, cuándo y cómo se realiza

por María Viéitez Creado en 8 de octubre de 2019
Aborto terapéutico, cuándo y cómo se realiza© GettyImages

¿Qué es el aborto terapéutico? ¿En qué supuestos se recurre a este tipo de intervención? ¿Cuál es el procedimiento? A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre el aborto terapéutico.

El aborto terapéutico es la interrupción del embarazo que se realiza por razones médicas, es decir, en caso de que suponga un riesgo grave para la salud físca y/o psíquica de la madre o del feto. En España se puede llevar a cabo, y solo bajo este supuesto, hasta la semana 22. Esta condición extraordinaria está regulada por la Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, que dicta que el aborto voluntario se puede levar a cabo hasta la semana 14 sin justificación alguna.

Durante el embarazo pueden tener lugar diferentes complicaciones que, bien pueden provocar que la gestación no evolucione con normalidad y que, por tanto, se convierta en un riesgo para la salud de la mujer; bien pueden conducir a un aborto espontáneo, es decir, la interrupción del embarazo por razones fisiológicas.

¿Sabes qué es el aborto espontáneo? Síntomas y causas que lo provocan

El aborto espontáneo, aunque no muy común, ocurre entre el 10% y el 20% de los embarazos, y suele producrise durante las 20 primeras semanas. Aunque las causas pueden ser muy diversas y no hay un acuerdo claro a la hora de determinarlas, no es cierto que las caidas, las relaciones sexuales o la actividad física puedan producir un aborto espontáneo y, de hecho, son muy raras las ocasiones en las que está relacionado con algo que ha hecho la mujer embarazada. Algunos de los posibles motivos que pueden provocar un aborto espontáneo son los siguientes:

  • El óvulo fecundado tiene un número anormal de cromosomas.
  • Algunas enfermedades, como la diabetes, o las infecciones graves aumentan el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
  • Los abortos espontáneos en etapas avanzadas, es decir, después de los 3 meses, pueden estar relacionados con anomalías fisiológicas del útero.


El aborto espontáneo manifiesta síntomas como el sangrado vaginal o los cólicos, que pueden ser moderados. Aun así, en la mayoría de los casos el sangrado no es un signo de alarma, e decir, se detiene y el mebarazo sigue su curso de forma normal. Hay varios tipos de aborto espontáneo:

  • Aborto espontáneo inevitable. La hemorragia no se detiene y el cuelo del útero se ensancha, lo que imposibilita el desarrollo del embarazo.
  • Aborto espontáneo incompleto. Una parte de los tejidos que permiten la evolución del embarazo salen de tu útero, y parte queda dentro. Esto puede requerir una intervención con el objetivo de retirar del interior del útero el resto de tejidos.
  • Aborto espontáneo completo. Todos los tejido del embarazo sales del útero.
  • Aborto espontáneo retenido. No se producen cólicos o sangrado, pero una prueba de ultrasonido determina que en el embrión no hay latido o que el saco gestacional está vacio.

¿Cuándo se recurre al aborto terapéutico?

El aborto terapéutico debe ser prescrito por un médico y se recurre a él en los casos en que el feto presenta malformaciones o enfermedades incompatibles con la vida de él mismo o de la madre. También cuando supone un riesgo para la salud psiquica de la gestante. Se puede llevar a cabo según diferentes procedimientos y dependiendo del estado del embarazo.

En la mayoría de los casos se requiere de una intervención quirúrgica, ya que solo se puede recurrir al aborto farmacológico (que consiste en el suministro de la píldora RU486) durante los dos primeros meses de embarazo.

No debemos confundir este tipo de aborto con el aborto voluntario, porque no siempre lo es. El aborto terapéutico, aunque es una elección libre, no siempre es deseada: en muchas ocasiones la gestante recurre a este procedimiento a pesar de que desea ser madre porque supone un riesgo para su salud.

Los casos más frecuentes que requieren aborto terapéutico

Los casos en los que se recurre al aborto terapéutico son muy diferentes. Las causas más comunes que conducen a esta solución son:

  • Hemorragia por desprendimiento de la placenta.
  • Ruptura prematura del saco amniótico con infección generalizada.
  • Malformaciones del feto que ponen en peligro la vida y la salud de la gestante y que puede haberse sometido a pruebas prenatales como la villocentesis o la amniocentesis.
  • Malformaciones o problemas durante el embarazo determinados por una ecografía.

En todos estos casos siempre se debe dar prioridad a la vida y la salud de la mujer.

¿Cuál es el procedimiento?

Por lo general, dentro de las primeras 15 ó 16 semanas de embarazo, para llevar a cabo un aborto terapéurico se realiza un vaciado del útero con anestesia general. Este vaciado del útero se realiza mediante un raspado o aspiración (histerosucción).

Después de las 16 primeras semanas de embarazo, el aborto terapéutico se realiza a través de la inducción prematura del parto. Las contracciones se provocan a través del suministro de medicamentos. Desafortunadamente, puede ser tan doloroso como un parto natural. Se pueden utilizar soluciones farmacológicas para mitigar el dolor, como la epidural.

Video por Carla Dominguez

Y además...
Viajar en avión durante el embarazo, ¿existen riesgos?
Aborto voluntario: qué hacer para interrumpir un embarazo
Quedarse embarazada a los 45 años, ¿es o no es posible?