Inicio / Maternidad / Embarazo / Doula o matrona, ¿qué opción escojo?

Maternidad

Doula o matrona, ¿qué opción escojo?

por El equipo editorial Creado en 17 de diciembre de 2019

Toda madre primeriza necesita de una mano amiga. Por fortuna, existen dos tipos de figuras que pueden ayudar a las futuras madres a hacer la transición del embarazo de forma mucho más sencilla y segura: las doulas y las matronas. Pero, ¿cuál es la mejor alternativa?

El concepto de parto tradicional, si reconocemos el término tradicional como el proceso de dar a luz en un entorno controlado por médicos y enfermeros, siempre ha ido acompañado de una figura que la mayoría de las madres conocen: las matronas.

No obstante, en estos últimos años donde los diversos tipos de maternidad han florecido, también ha aparecido una figura que, hasta hace poco tiempo, era prácticamente desconocida para nuestra sociedad: las doulas.

Aunque la mayoría de las personas consideran que sus funciones son similares, lo cierto es que doulas y matronas tienen capacitaciones, deberes y certificaciones diferentes. ¿Quieres saber cuáles? Sigue leyendo.

Video por Patricia Álvarez


¿Qué es una doula y cuál es su función?

Una doula representa la figura de una “mejor amiga” de la madre. Esta palabra, cuyo origen es griego, hace referencia a la figura de criada de una mujer. El vínculo, a diferencia de una matrona, comienza mucho antes de la fecha de parto, ya que ambas planean cómo les gustaría que fuera el proceso y aprenden las respuestas a todas las preguntas que tengan.

Existen dos tipos de doulas: de nacimiento y de posparto.

La doula de nacimiento -o doula de parto- tiene el trabajo principal de estar al lado de la madre, ofreciendo técnicas no médicas durante el trabajo de parto, como el masaje, la respiración o la ayuda para poder colocarse en ciertas posiciones corporales.

También brinda apoyo emocional y actúa como defensora de los intereses personales de la madre, indistintamente del tipo de nacimiento que tenga. Una doula está allí para ayudarla, hacerla sentir segura y fuerte. No importa si la madre decide usar o no medicamentos durante su parto, la doula siempre le apoyará.

Por ejemplo, en el caso de una cesárea imprevista, una doula puede ayudar a la mujer embarazada a aliviar los temores y las ansiedades, siendo una parte útil entre el equipo de parto.

Para muchas embarazadas es necesario reducir la intervención médica, dejando que el proceso sea mucho más natural y pausado, dejando que el proceso sea lo más tranquilo tanto para ella como para el bebé. Por ello, muchas mujeres optan por preparar su parto con una doula que, simplemente, las acompañen durante este momento.

No obstante, recuerda que una doula no es sustituta alguna de un profesional sanitario, ya que no tienen la misma formación y experiencia que un médico o matrona.

Después del nacimiento, las doulas posparto ayudan a la nueva madre a recuperarse tras el proceso de parto. Esto incluye, entre otras tareas, guiar a la madre en la lactancia y cuidar al bebé. En estos casos, la doulas pueden ser de gran ayuda si hay hermanos mayores en el hogar a los que deben prestarse atención.


¿Qué tipo de certificación tiene una doula?

Generalmente la figura de doula no requiere de una certificación, aunque depende en función del país. Precisamente por ello, no todas las doulas pasan por un proceso de formación.

Si una doula busca asentar sus capacidades y optener un certificado, generalmente estos se centran en la capacitación didáctica y la asistencia durante los partos.

Debemos tener en cuenta que si una doula no está certificada también puede usar este título aunque dentro de la comunidad médica esta figura y sus deberes son controvertidos. Las doulas sin experiencia pueden considerarse como un apoyo emocional, pero no médico, ya que sus conocimientos no se centran tanto en la parte biológica.


¿Qué es una matrona y cuál es su función?

Una matrona es una profesional médica capacitada. Aunque tradicionalmente esta labor ha sido principalmente desarrollada por mujeres, los hombres también están presentes en este sector.

Las matronas juegan un papel clave durante el parto, ya que son enfermeros y enfermeras cualificados. Sus labores son:

  • realizar exámenes ginecológicos
  • proporcionar atención prenatal
  • administrar medicamentos para el dolor
  • dar medicamentos que inducen el parto
  • vigilar al feto con equipos electrónicos
  • ordenar una epidural
  • realizar una episiotomía
  • ayudar en un parto por vía vaginal
  • reanimar a un bebé

Las matronas pueden ayudar a controlar la hemorragia posparto, así como otras complicaciones antes y durante el mismo. Las matronas no sólo están para ayudar en el parto natural, sino para detectar posibles complicaciones y ayudar aplicando medidas de emergencia cuando sean necesarias.


¿Qué tipo de certificación tiene una matrona?

La obtención del título de matrona varía en función del país, pero en este caso nos centramos en el proceso que se debe seguir en España.

Como hemos comentado con anterioridad, una matrona es una enfermera especializada, de modo que el primer paso es pasar por la universidad para realizar el grado de enfermería. Una vez superado, deben optar por la especialidad oficial de enfermería obstétrico ginecológica, además de pasar el examen EIR para convertirse en enfermera interna residente y, tras eso, superar los dos años de formación práctica y remunerada en alguno de los centros públicos o privados que ofertan este tipo de plazas.


¿Cuál es la mejor opción? ¿Matrona o doula?

Dado que ambas figuras ofrecen beneficios para las futuras mamás, puedes optar por tener ambas durante el proceso de parto.

Si la opción que has escogido es un parto en casa, nuestra recomendación es que no renuncies a una matrona certificada y con experiencia médica, ya que será crucial en el caso de que surja algún problema. Las matronas son capaces de anticipar los problemas y realizar todas las evaluaciones necesarias para ver la evolución del bebé.

Además, recuerda que las doulas no son profesionales médicos, por lo que no pueden recetar ni administrar analgésicos como la epidural.

Decidas la opción que decidas, ya sea tener a una de las figuras, a ambas o a ninguna, consulta tu decisión con un equipo médico y recopila toda la información posible para tomar una decisión bien fundamentada.


Y además:

Los mejores libros de maternidad para leer durante el embarazo
Ácido fólico durante el embarazo: todo lo que debes saber sobre cómo tomarlo
Prueba Triple Screening: en qué consiste y cuándo hacerla