Inicio / Maternidad / Familia / Vacaciones durante el embarazo: ¿por qué el mar es la mejor opción?

Maternidad

Vacaciones durante el embarazo: ¿por qué el mar es la mejor opción?

por María Viéitez Creado en 14 de octubre de 2019
© GettyImages

Hinchazón, cansancio, falta de energía... Durante el embarazo pasamos por periodos complicados pero, ¿sabes que puedes hacerlos mucho más llevaderos si los pasas en la playa? A continuación, te contamos todos los beneficios del mar para las embarazadas.

Durante el embarazo, y a medida que crece nuestro bebé, cada vez nos cuesta más trabajo movernos y a veces necesitamos ayuda para llevar a cabo tareas cotidianas, ¡a veces incluso para ponernos los zapatos! Huelga decir que los meses de verano son si cabe más duros. Tenemos calor, nos falta energía y nos fatigamos con facilidad. ¿Hay alguna manera de hacer el embarazo (o más bien sus consecuencias) más llevadero? Sí, darte un respiro en un lugar tranquilo que te transmita paz y donde puedas relajarte y alejarte del estrés. ¿Dónde? En la playa.

El mar es el lugar perfecto para disfrutar de todo lo bueno que tiene la gestación y minimizar el cansancio, la hinchazón y la fatiga. Por eso, disfrutar de unas vacaciones durante el embarazo es muy recomendable porque, una vez estés relajada y hayas olvidado el estrés de las tareas diarias, te darás cuenta de lo maravilloso que es sentir crecer a tu bebé día a día.

Video por Carla Dominguez

A menudo, sin embargo, la futura madre se llena de un sinfín de dudas sobre si es o no correcto irse de vacaciones: ¿sufrirá estrés el feto? ¿cpmprometeré mi salud? ¿puedo viajar en avión? ¿hará demasiado calor? ¿será peligroso exponerse al sol? Veamos todo lo que debes saber para irte de vacaciones con tranquilidad.

¿Es bueno ir a la playa durante el embarazo?

Aunque no hay contraindicaciones específicas para ir a la playa durante la gestiación, hay algunas reglas dictadas por el sentido común que es bueno tener en cuenta: El priemer cuarto del embarazo y los dos últimos meses son etapas delicadas para el bebé, por lo que deberás ser especialmente cuidadosa con los movimientos o actividades que realizas.

Por otro lado, y sobre todo si vas en verano, es preferible estar en la playa durante las horas menos calurosas, como antes de las 11 de la mañana y después de las cinco de la tarde. Además, hacia el atardecer y en cualqueir estación, podrás disfrutar de hermosas puestas de sol: la sensación de placer, calma y bienestar es muy beneficiosa para tu bebé.

Pero, ¿qué me puedo poner?

¡Lo que quieras! Hace años quizás fuese más complicado encontrar ropa premamá: la mayoría eran prendas anchas sin formas y más bien poco favorecedoras. Sin embargo, ¡ahora hay todo un mercado de moda para las mamás! El embarazo aporta a todas las mujeres una belleza y encanto especiales que las hace estar preciosas. Aprovecha este atractivo natural con el que no necesitarás gastar mucho dinero. Bañadores y bikinis, pareos y vestidos ligeros, ¡estarás preciosa!

¿Qué hacer en la playa?

Puede que lo primero que se te venga a la cabeza al pensar en ir en la playa sea holgazanear, especialemente si estás embarazada y has llegado al último trimestre. Y lo cierto es que es una muy buen plan para conseguir olvidarte del estrés y relajarte, ¡pero no es el único!

Pasea, báñate, juega con las olas. Te ayudará a acumular energía a la vez que te transmitirá paz. Déjate arrullar por las olas y disfruta de cada momento: ¿sabe que su bebé es capaz de apreciar el sonido del mar, incluso desde tu vientre? Obviamente no te proponemos hacer una travesía oceánica, pero si la temperatura es agradable, incluso tu hijo disfrutará de estar en el agua contigo. Y si no te apetece, puedes sumergirte solo hasta la ingle, es un alivio inmediato para las piernas hinchadas.

¿Y leer? Aprovecha esta oportunidad para fortalecer tu mente y tu espíritu y aunque no queremos asustarte, tenemos que decirte, con la llegada del bebe, pasará algún tiempo antes de que puedas volver a disfrutar de este lujo.

Al sol, sí, pero protegida de los rayos UVA y UVB

Estar embarazada no significa tener que dejar de tomar el sol, sino aprender a exponerse con moderación. ¡Una tez más sana te hará lucir todavía más guapa!cAdemás de evitar las franjas horarias mencionadas anteriormente, es importante proteger la piel del riesgo de quemaduras solares utilizando un protector solar FPS 50, tanto para el cuerpo como para la cara. Además, una exposición responsable ayuda a reducir los riesgos de padecer melasma o cloasma, las manchas marrones que a menudo aparecen en los pómulos de las nuevas madres durante el embarazo y la lactancia.

Descubre: ¡Las famosas se van de vacaciones! Descubre sus 'looks' para viajar en avión
Kim Kardashian © Getty Images

Te puede interesar:
Las claves para hacer un detox digital
7 consejos para dormir como los ángeles toda la noche
Navidad en Europa: los mejores destinos para esta época del año
Llega el otoño: los 4 hábitos de belleza que necesitas para recibir la nueva estación

por María Viéitez