Inicio / Belleza / Maquillaje / 6 errores de maquillaje que te están echando varios años encima

Belleza

6 errores de maquillaje que te están echando varios años encima

por Redacción enfemenino Creado en 15 de septiembre de 2017

A la hora de maquillarnos, todas tenemos nuestros propios trucos y preferencias pero, ¿te has planteado si son los mejores? ¿Y si el color de tu base o la forma en la que te aplicas el colorete te estuviese envejeciendo? ¡Te dejamos por aquí nuestros consejos de maquillaje para mujeres maduras!

Una tez uniforme, libre de manchas, luminosa y de aspecto jugoso es básica para que nuestro maquillaje funcione y consigamos un aspecto joven y saludable. Hasta ahí estamos todas de acuerdo pero, ¿sabes que hay veces en las que en nuestro intento por disimular todos esas pequeñas imperfecciones, conseguimos echarnos más años encima? ¡Te contamos cuáles son los 6 errores de maquillaje que quizás estés cometiendo y te hacen parecer más mayor!

1. ¡Te has pasado con el corrector y llevas la máscara blanca puesta!

Máxima precaución con el uso de los correctores. Si utilizas un tono demasiado claro o te aplicas mucha cantidad, puede que el contorno de los ojos se vuelva muy pálido y acabes consiguiendo ese indeseable efecto de máscara blanca. Puede que a simple vista no se note demasiado pero, ¿has visto cómo resalta el exceso de corrector en las fotos? ¡Evitemos ese momento de drama! Por otra parte, la cantidad el exceso puede llegar a potenciar esas pequeñas arruguitas que tenemos bajo los ojos y que, si se remarcan, nos van a echar unos cuantos años encima.

¿La solución? Aplicar una capa fina de corrector en la zona de la ojera y difuminarla convenientemente para cubrirla. Es imprescindible, por supuesto, elegir un color acorde al tono de nuestra ojera para poder neutralizarla. Lo mismo ocurrirá con el resto de manchitas que pueden aparecer en nuestro rostro: si utilizamos colores complementarios conseguiremos "camuflarlas".

2. Demasiado colorete

La aplicación del colorete también es un tema importante en este intento por conservar un aspecto natural y nuestra edad intacta (más allá de lo que diga el DNI). Debemos tener especial cuidado con el tono que elegimos porque hay colores que pueden aportarnos, incluso, un aspecto enfermizo. Además, es importante prestar atención a las zonas de aplicación y la cantidad. Si te pasas, quizás estés acentuando ángulos que resalten demasiado nuestras facciones.

¿La solución? Ten en cuenta el tono de tu piel. Cuanto más oscuro sea, más rojizo podrá ser el colorete. Si tienes la tez más clara, debes intentar que los colores sean más rosados o melocotón.

3. ¡No pierdas de vista tus cejas!

Aunque cada vez es más evidente la tendencia natural para las cejas, lo cierto es que cuando somos mujeres maduras, la forma de nuestras cejas varía respecto a unos años atrás. Con el paso de los años nuestras cejas son menos pobladas y van perdiendo su definición. Esto no significa que tengamos que dejarlas de lado.

¿Solución? Cómprate un maquillaje para cejas en polvo. ¿Por qué? Los lápices crearán un efecto menos natural, será más difícil conseguir la simetría y la curvatura de tus cejas será mucho más dura. Sin embargo con la textura en polvo o, incluso en crema, lo único que harás será rellenar tus de un modo más natural, siguiendo su propia forma.

Video por Patricia Álvarez

4. Una base del tono adecuado

Ninguno de todos los consejos anteriores funcionará si no elegimos bien el color de nuestra base. Si es demasiado clara, tendremos un color enfermizo. Si se trata de una base oscura y anaranjada, el efecto será, hablando muy gráficamente, que te conviertas en hermana gemela de un Cheeto.

Solución: Si no tienes claro cuál es el tono de maquillaje que debes elegir, pregunta siempre a los expertos cuál es la tonalidad hacia la que tiende tu piel: fría o cálida. En función de eso, habrá una base perfecta para ti. Olvídate de la clásica prueba en la mano, puesto que el tono de tu rostro poco tiene que ver con el de tu mano y haz la prueba siempre en un lugar en el que haya una buena luz.

5. Di adiós al maquillaje en polvo

No se trata de una norma súper estricta pero, con el paso del tiempo, nuestra piel pierde su hidratación y frescura. El maquillaje en polvo acentuará esa sequedad de tu piel y puede que remarque aún más algunas de las pequeñas arrugas que, precisamente, intentas disimular.

¿Cómo lo solucionas? Procura hidratar bien tu piel antes de aplicarte el maquillaje y decídete por una base más fluida para conseguir ese aspecto jugoso. En el caso de las sombras de ojos, puedes utilizar una primer en crema que hidratará la zona y con el que conseguirás que las sombras no remarquen las pequeñas arrugas de expresión.

6. Ojos de mapache no, por favor

Huye de looks en los que los ojos estén maquillados con sombras oscuras o demasiada máscara de pestañas. Si aplicas alguno de estos productos en el párpado inmóvil lo único que vas a conseguir es que tus ojos parezcan más hundidos.

Solución: La mirada es el espejo del alma y, por eso, cuando llega cierta edad nuestra forma de mirar dice mucho sobre las maravillosas experiencias que llevamos a nuestras espaldas. Para conseguir un maquillaje radiante para tus ojos, céntrate en el párpado móvil, con sombras claras y luminosas capaces de aumentar (ópticamente) el tamaño de tus ojos.

Y además:
¡Y yo con estos pelos! Los crímenes capilares de los famosos
Los trucos de belleza de las famosas