Inicio / Psico / Experiencias

Psico

10 situaciones que vivirás si acabas de independizarte

por Laura Sutil Creado en 19 de enero de 2016
10 situaciones que vivirás si acabas de independizarte© Girls

Comenzar a vivir sola es todo un reto, no hay duda. La comida, los horarios, las horas muertas... Todo un mundo de opciones que nunca antes te habías planteado se abren ante ti. Por si acabas de independizarte o estás pensando en hacerlo en los próximos meses, aquí te dejamos una serie de situaciones que te van a resultar familiares.

Muchas de nuestras protagonistas favoritas de la ficción eran mujeres independientes, luchadoras y que vivían en un apartamento muy luminoso con decoración underground en el bajo Manhattan. De vuelta a la realidad, nos vemos viviendo solas en las afueras de cualquier ciudad, en un cuarto sin ascensor y en un piso de 20 metros cuadrados. Poco a poco nos vamos adaptando a este espacio y lo que antes nos agobiaba, ahora se ha convertido en un piso muy coqueto y acogedor. Ahora sí, tu vida se parece más a la de ellas:

© Amelie

1. ¿De dónde salen tantas facturas?

'Pero, ¿quién pagaba antes todo esto?' '¿De verdad esto también tengo que pagarlo?' '¿La comunidad no entra dentro del alquiler?' 'Otra vez aquí la factura de la luz...'. Estas son, entre otras muchas, algunas de las frases que indican que has entrado por la puerta grande en la vida adulta...

2. O te vuelves muy ordenada o el desastre se apodera de ti

Así es. Cuando una comienza su vida independiente pueden ocurrir dos cosas: o tu vida se vuelve un absoluto caos o, por el contrario, aprendes a ordenar al milímetro todo lo que te rodea.

3. Conoces a los repartidores de comida japonesa, china, al de la pizzería...

Al final la pereza se apodera de ti en cinco de las siete cenas que haces a la semana. Por eso, el repartidor de comida sabe ya de memoria cuál es tu piso y que tu pizza es la que tiene doble ración de queso...

4. Prohibido levantarse en mitad de la noche

Tus miedos de la infancia vuelven a ti multiplicados por 100. Las sombras del pasillo a media noche o esos ruidos inexplicables te hacen no salir de tu habitación hasta que llega la luz del día. De hecho, te tapas tanto que apenas puedes respirar...

5. Netflix se convierte en un imprescindible de tus noches

No hay una forma mejor de acabar el día que enganchándote a una de las series de moda que te propone Netflix, ese compañero fiel que nunca te falla.

6. Te conviertes en una organizadora nata de fiestas

Casi sin saber cómo, tu casa se habrá convertido en el mejor lugar para organizar una fiesta con amigos. Algunas veces eso está bien pero otras...

7. IKEA es tu segunda casa

Es normal. Ese primer momento en el que empiezas a amueblar la casa, todo parece fantástico y, de repente, tienes muchas ganas de llenar tu hogar de muebles y decoración personalizada. Te conoces los pasillos de IKEA y los nombres suecos de los muebles mejor que la palma de tu mano.

8. Descubres algunas habilidades que desconocías

Cuando te vas a vivir sola, de repente tienes que hacer muchas cosas por ti misma que antes eran labor de otra persona. Por eso, es el momento de que descubras tu talento oculto. Puede ser la decoración o una mano excepcional para las plantas.

9. Te conoces al pie de la letra la sección de congelados del súper

Nada de las verduras frescas, la pescadería o la charcutería. ¿Quién sabe pedir cantidades en gramos? Para ti no hay nada más sencillo y cómodo que darte un par de paseos por el pasillo de congelados del supermercado y arrasar. De hecho, podrás subsistir durante semanas sin consumir ni un solo producto fresco. Duro pero cierto.

10. Se apoderará de ti una sensación de libertad maravillosa

Puede que al principio encuentres más de un problema pero una vez que te adaptas a esta vida, conseguirás ser tan feliz...

​Y además
¡Eres una pesada pero te quiero! 30 cosas que solo entenderás si tienes una hermana
Las 10 frases que nunca debes decirle a una amiga que está triste