Inicio / Belleza / Tratamientos / Cosméticos de origen vegetal, ¿por qué debemos elegirlos?

© iStock
Belleza

Cosméticos de origen vegetal, ¿por qué debemos elegirlos?

por Patricia Álvarez Publicado en 9 de octubre de 2016

Si cada vez somos más y más conscientes de la importancia de cuidar los ingredientes que incluimos en nuestras comidas para evitar todo lo que puede perjudicar a nuestra salud, ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestros productos de cuidado personal? Nuestra piel es el órgano más grande del cuerpo, y el que más expuesto está a todo tipo de agresiones externas. ¿Acaso no se merece los mejores cuidados?

¿Alguna vez te has parado a leer los ingredientes de tus cosméticos? Si lo has hecho seguro que te habrás percatado de que en muchas ocasiones se trata de nombres impronunciables que no sabes ni lo que son. Probablemente se trate de una retahíla de siliconas, aceites minerales y parabenos, que entre otras cosas, son los responsables de obstruir los poros de nuestra piel, impidiendo que los cuidados que le apliquemos penetren correctamente.

Por suerte, en el mercado contamos también con firmas como Yves Rocher, que basan su filosofía de marca en la creación de cosméticos de origen vegetal, tomando casi la totalidad de sus ingredientes de la naturaleza, algo que nuestra piel sin duda agradecerá. ¿Quieres saber por qué? ¡Descubre con nosotras todo lo que la cosmética natural puede hacer por ti!

© iStock

Mejora la capacidad de asimilación de un producto

La asimilación es la capacidad que tiene nuestra piel para dejar penetrar un principio activo y después extraer todos sus beneficios para utilizarlos en cualquiera que sea la necesidad que tenga en ese momento. Y es que, la piel es un órgano inteligente y sabe elegir lo que le conviene y lo que no.

Los vegetales, al ser también seres vivos, contienen principios activos que son mucho más fáciles de asimilar que aquellos que se hayan creado artificialmente en un laboratorio. Por ello, optar por cosméticos de origen vegetal nos asegura una mayor eficacia, y reduce al mínimo la probabilidad de producir reacciones en las pieles más sensibles. Un cosmético de estas características busca ser lo más parecido posible a la composición de nuestra piel, por lo que la compatibilidad a nivel bioquímico está prácticamente asegurada, con todas las ventajas que esto conlleva: no son productos agresivos, fortalecen y mejoran las funciones dérmicas, estimulan la capacidad de regeneración de la piel y no tienen efectos secundarios.

Un laboratorio a cielo abierto

Otra de las ventajas de elegir cosméticos de origen vegetal es que al consumirlos no solo beneficiamos a nuestra piel, sino también al medio ambiente, pues en su fabricación no se generan residuos agresivos ni químicos, que perjudiquen a la naturaleza. Y es que, es precisamente la naturaleza lo que en Yves Rocher consideran su propio laboratorio a cielo abierto, el más grande y rico del mundo, con más de 3,7 miles de millones de años de antigüedad.

Cada día, sus investigadores estudian las plantas en su propio jardín botánico situado en La Gacilly, en Bretaña, donde disponen de una amplia colección de más de 1.100 especies vegetales, además de recorrer los cinco continentes en busca de ingredientes naturales que consigan cubrir todas y cada una de las necesidades de nuestra piel.

Además, se trata de una cosmética en la que podemos confiar con total seguridad, pues cuentan con unos estándares de calidad vegetal muy elevados. ¿Cómo lo hacen? Con aquellas plantas que no pueden crecer en nuestros climas, trabajan con productores que las cultivan en armonía con la naturaleza, respetando a las poblaciones de los propios lugares de origen. Para el resto, desarrollan las condiciones de cultivo ideales en sus propias tierras en Bretaña, a través de la agricultura ecológica. Suena bien, ¿verdad?

Respeto por la naturaleza

Por supuesto, la producción de cosmética vegetal no podría darse sin que las firmas que la crean no fuesen respetuosas con la naturaleza, y tuvieran programas a través de los cuales se apuesta por la biodiversidad. La Fundación Yves Rocher pone su granito de arena movilizándose a favor de la plantación de árboles. En 2015, alcanzaron la cifra de 50 millones de árboles plantados y hoy se plantean un nuevo reto de conseguir plantar 100 millones de árboles por todo el mundo.

¿Necesitas más razones para pasarte a la cosmética vegetal?

por Patricia Álvarez

Puede interesarte